Home > Columnas > Hasta nunca Iván Velásquez Gómez

Hasta nunca Iván Velásquez Gómez

///
Comments are Off
RAUL FALLA

#Kidon

El miércoles de la semana recién pasada, la Corte de Constitucionalidad emitió una resolución a todas luces ilegal, por virtud de la cual de forma dolosa pretende dejar sin efecto la orden presidencial de impedir el ingreso al país del extranjero Iván Velásquez Gómez.

Desde luego, esa orden manifiestamente ilegal no debe ser acatada por el Presidente de la República, ministros de Estado o empleados medios de las dependencias gubernamentales encargadas de la seguridad nacional, pues la misma fue dictada en un prevaricato flagrante que incluso faculta a la fuerza pública, para detener y consignar a estos magistrados, por el grave daño institucional ocasionado.

Y es que, la orden de no permitir el ingreso al país del colombiano se fundamentó en el análisis del Consejo Nacional de Seguridad, quien, luego de estudiar a fondo las diversas actuaciones del ex Comisionado, llegó a esa conclusión. Pues, es un hecho notorio como el extranjero Velásquez, ha pretendido defenestrar al Presidente de la República, mediante la presentación de antejuicios espurios y politiqueros. Encarceló a su hijo y hermano por un hecho que no es constitutivo de delito. Irrumpió de forma ilegal la casa presidencial, a pesar de que la misma es inviolable por ser la residencia del mandatario. Pretendió modificar la Constitución Política de la República para implantar un sistema judicial inquisitivo en el país. Firmó de manera ilegítima una carta de entendimiento con el Tribunal Supremo Electoral, para desde allí concretar el fraude electoral que le permitirá robarse las elecciones, para imponer en la silla presidencial a un aliado ideológico. Todo ello, sin olvidar las cuatro personas fallecidas por su irresponsabilidad y la brutal golpiza que las cobardes guaruras del colombiano le propiciaron al joven Zimeri.

Caben recordar también, las conferencias de prensa humillantes, donde se exhibió el rostro de varias personas inocentes. La forma como utilizó testigos falsos y colaboradores falaces para incriminar injustamente a personas honorables. La utilización de escuchas ilegales en contra de sus opositores ideológicos. La coacción a jueces probos para que, retorciendo la ley emitieran órdenes de detención o allanamiento infundadas. La forma en que solapó a sus aliados ideológicos de la UNE, en los casos Transurbano, Sigma, Dragados de Champerico y Bolsas Solidarias. O, como protegió impunemente a la ex Fiscal General Thelma Aldana en el caso conocido como el Bodegón, en la conexión de ésta con el narcotraficante Otto Herrera, o el caso del edifico de la corrupción. La falta de investigación en contra de la ex Secretaria General del Ministerio Público Mayra Véliz López, sindicada de liderar una banda internacional dedicada a la facilitación de pasaportes guatemaltecos a extranjeros, en su mayoría árabes. Lo cual, viene a perfeccionar la tesis de la que la CICIG es una estructura criminal organizada.

No obstante, a ello, el extranjero Velásquez se aferra a continuar en su cargo, argumentando una falsa convicción de justicia, cuando todos sabemos que la única convicción real de este hampón es la de embolsarse mensualmente los cuatrocientos mil quetzales que devenga, por violentar nuestra soberanía y los derechos humanos de nuestros conciudadanos.

Por ello, por el bien del país, se hace necesario llevar a cabo una verdadera lucha contra la corrupción y la impunidad, sin sesgo ideológico ni político, que permita desde el propio Ministerio Público investigar de forma transparente, objetiva e imparcial, todos los hechos delictivos por igual, garantizando así una verdadera paz social y una convivencia pacífica entre los guatemaltecos.

Por fortuna, ya solo queda el triste recuerdo de un extranjero corrupto que, debido a la impunidad que lo acompaña, será difícil encarcelarlo por el momento en Guatemala, más no en el extranjero. Pero, si será fácil perseguir y encarcelar a magistrados, jueces y fiscales del calibre de Gloria Patricia Porras Escobar de Pacheco, José Francisco de Mata Vela y Bonerge Amilcar Mejía Orellana. Pablo Xitumul de Paz, Iris Jasmín Barrios y Erika Aifán Dávila. César Romeo Santos y Santos, Yoni Humberto Morales Chin y Juan Francisco Sandoval, quienes, debido a los actos de corrupción cometidos en el ejercicio de su cargo, deberán enfrentar los procesos penales solos, ya sin el acompañamiento y protección que les brindó el non grato.

Recordad: los hombres pasan, las instituciones permanecen. Y será en esas mismas instituciones que hoy tienen cooptadas, donde los perseguiremos y procesaremos judicialmente por todo el daño que le ocasionaron al país. Que Dios bendiga Guatemala, libre, independiente, soberana y digna.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.