Home > Mirilla indiscreta > Urge conocer la sedición

Urge conocer la sedición

///
Comments are Off

#MirillaIndiscreta

¿Quién dispuso que el llamado paro nacional fuera el 20 de septiembre?

Haciendo promoción de la fecha, con la debida antelación, lo señalaron como el momento cumbre de una conspiración sediciosa.

Una fecha símbolo, sólo puede darse, si quiénes la planean, controlan las condiciones y su realización, será cumplida al pie de la letra.

Porqué el día 20 y no el 21 o el 22… No el 20 estaba marcado.

El plan tendría su momento cumbre, con un paro nacional, que con el pueblo en la calle, marcaría el final del régimen.

Mejor dicho, la parte del Estado que todavía no tienen bajo su control.

Sitiados mediáticamente, Congreso y Ejecutivo,   los “espontáneos” como aves de rapiña asechan su entorno.

Dos organismos que en permanente agonía respiran por minutos, a veces días y muy raramente meses, propiciando su salida, extrañamente a poquísimos meses de iniciarse un proceso electoral que haría inviable su caída.

¡Un gesto inicial marcaría la salida de la maratón golpista!

Una resolución confusa de la Corte de Constitucionalidad, permitió a su Presidenta y a un vocal, coincidir por primera vez en mucho tiempo, en una unanimidad que el pueblo harto de sus arbitrariedades no terminaba de creer.

Pero la fecha fatal para la coronación de un nuevo presidente continuaba inalterable… Escogido el veinte de septiembre cuando tenía que concluir el operativo planeado.

El martes dieciocho los movimientos de calle fueron el preludio de lo que ocurriría el veinte.

Un grupo de encapuchados ocupando un autobús fue suficiente para intranquilizar la ciudad… que últimamente significa, un buen jornal y pollito

El belicoso autobús y sus tripulantes, se encargaron de fastidiar a los pacientes ciudadanos de la capital… parando el transito y gritando consignas.

Veinte sujetos, agriándole la existencia a la gente… buscando que su provocación les proveyera el escándalo añorado.

El último desplante, frente al despacho del Ministro de la Defensa, que además conforma una instalación militar dotada de tropas y armas como equipo normal.

No consiguieron provocar el garrotazo que les permitiera gritar una abusiva agresión… Y sin pena ni gloria pero tampoco vergüenza se fueron fustigando a las autoridades, esperando el batonazo que les permitiera la ansiada foto para los medios contratados por la intervención y les permitiera la exclusiva mundial del preludio de una guerra civil, provocada por la agresión de los gorilas.

En la esquina de la corte de los sustos en lugar de ser la de los justos, esperaba disciplinadamente, un abogado que allí vive. Edificio que sustituyó la hermosa casa de quienes, por contradicción fueran, Próceres de la Independencia patria.

Donde hoy está la oprobiosa sede de ese órgano de descontrol y arbitrariedad constitucional, estuvo la casa de don Pedro Molina Flores y Doña Dolores Bedoya de Molina que deben espantar al trio de impresentables magistrados, que han deshonrado la toga y le han puesto precio a la entrega del que fuera su país y que esperan dejar como un territorio intervenido.

El día que nos liberemos de ese tumor maligno, el Espíritu de doña Dolores Bedoya de Molina volverá a quemar cohetes como el quince de septiembre de mil ochocientos veintiunos.

Y don Pedro Molina Flores, en su Editor Constitucional, periódico que proclamaba los vientos de la libertad, pondrá simbólicamente, la esquela que señale la desaparición de ese nefasto engendro constitucional que ofende el suelo donde está asentado.

A la señal debida, el abogado de los juicios ganados y moral perdida presentó el papeleo que llevaba la instrucción de ser resuelto como lo exigía el patrón, no obstante que emporcaba la anterior.

La firmaron, el trío de los innombrables con poco que perder, que lo harían sin ver, cualquier resolución que les llevara, ya redactada, el interventor o el gran jefe local.

Esas tres firmas que anticipan el destino de lo que algún día será una esquela de gobierno

Uno de los dirigentes más importantes del operativo conspirativo y sedicioso, con menos recursos que soros pero con los suficientes como para ponerle los ojos redondos a los vende patrias, preparaba la tribuna de un mensaje en tono presidencial, que casi simultáneamente con la resolución que salvó la dignidad de dos Magistrados, confirmando la podredumbre de los otros tres, sustituía el horario estelar de un noticiero, al mismo tiempo que el pueblo entraba en esa incertidumbre que se ha hecho costumbre. Práctica terrorista de los interventores que en lugar de fusiles, integraron su particular pelotón de fusilamiento, para ejecutar la Soberanía, La Libertad y la democracia de nuestro despojado país.

EL cronograma sedicioso cumplido con precisión de reloj suizo.

La resolución, permitía el retorno del verdugo del interventor, con honores de ordenanza y con veintiún cañonazos.

Ya solo esperaba la coronación del nuevo equipo, que, en medio de las multitudes desbordadas, que irían al aeropuerto en busca del inquisidor, a menos de seis meses de ser elegido el próximo gobernante mediante legítimo proceso electoral.

¡Pero el paro y la movilización fracasaron!

Los únicos parados fueron, los vehículos. Obstruido su paso por aquellos manifestantes que marchan en filas de cinco metros entre cada uno.

Que ocupan más de tres metros cuadrados por manifestantes pero que finalmente lucen tan escuálidos como sus principios.

Hecho humo el veinte de septiembre, destrozados por su propio fracaso, tuvieron que recurrir al colmo de la inmoralidad al publicar como propias las fotografías del glorioso dos de septiembre.

Día de la Dignidad y Soberanía nacional, para poder engañar a los extranjeros que ponen la plata que cuestan los traidores.

Quienes aconsejaron al presidente, prudencia en la reacción, ganaron la partida del buen consejo en esta oportunidad… pero hay que pensar, que, así como se desbarató por sí misma la sedición del veinte… Pudo darse una sorpresa en sentido contrario y un tiro o un mártir colado, quizá fue lo único que le hizo falta a la conspiración para cumplir su cometido.

Ese tiro que no se dio, ese mártir que no tuvieron, salvó la situación. Pero también pudo ser a la inversa.

El Secretario de Naciones Unidas, nalgueado por una mano poderosa, se olvidó por unos minutos de la soberbia de su amenaza y la insolencia del trato a un país independiente.

Ojalá el Presidente no se confíe de esa maniobra pasajera. Es la hora de la verdad, no del engaño… Y el pueblo respondió el glorioso dos de septiembre como lo exigieron las circunstancias y ahogó con una sola voz los gritos insolentes de los vende patrias.

Transformó en una marcha de ánimas en pena, el escurrido desfile de los conspiradores

Dependerá del talante del líder que reclama la nación que la conspiración se apague como un refresco sin gas.

Pero faltan detalles importantes: Rescatar a la gente decente del Tribunal Supremo Electoral y aislar a los agentes de los usurpadores que lograron que aceptaran una intervención espuria.

Hace un año una empresa telefónica, accionada por quienes comandan la sedición pueden controlar las comunicaciones del día de las elecciones y eso es inadmisible.

Fortalecer la gestión de quienes adentro luchan por liberar al Tribunal y Registro electoral de los interventores es una urgente prioridad.

¡Para una Guatemala libre todo URGE!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.