Home > Columnas > ¡Hartazgo!

¡Hartazgo!

///
Comments are Off

#Catarsis

Desde hace varios días diversas personas me han dicho que se están alejando de las redes sociales porque les ha generado conflicto con sus familiares y amigos, uno inclusive llegó a decirme que se había peleado con cuatro amigos. Mi primera reacción es estar de acuerdo con ellos, sólo un masoquista y desocupado podría disfrutar el discutir a toda hora con sus amistades y hasta con desconocidos. Así mismo, me parece absurdo que familias se dividan y amistades destruyan por culpa del presidente de la república y de Iván Velásquez. Pero esta es nuestra triste realidad, estamos cada día más divididos y enfrentamos una polarización que nos puede traer consecuencias muy serias.

¿Cómo podemos formar patria si acá cada cual busca llevar agua para su molino? ¿No se dan cuenta que los guatemaltecos estamos saturados de esta guerra de desinformación porque quienes nos bombardean con su propaganda lo único que buscan es que nos inclinemos hacia su lado de la balanza?

El supuesto paro que no fue porque no contó con la aprobación popular, terminó en una concentración en la Plaza. Y eso está bien, creo que todas las voces deben hacerse escuchar y este gobierno ha cometido suficientes errores para que la ciudadanía este molesta con el presidente y decepcionada de su mandato. Aún así, una gran mayoría tampoco creemos que es bueno cambiar un amo por otro, sobre todo si es un extranjero y preferimos no asistir a la plaza. Para la gran mayoría esto no es un tema de con quien estoy, sino más bien es una batalla por mantener un sano equilibrio y una neutralidad obligada para no dejarse manipular por las agendas políticas de estos grupos. Al final lo único que buscan es llegar al poder y para ello nos necesitan a todos.

Los organizadores de estas protestas ciudadanas en vez de sentarse a meditar y tratar de comprender las razones por las cuales la gran mayoría no los apoya, alientan a sus seguidores a que se lancen en las redes sociales a insultar, criticar y desmeritar a cualquiera que no esté de acuerdo con ellos. Las confrontaciones cada vez son peores y las personas prefieren retirarse del campo de batalla. Una estrategia de lo más tonta, porque al alejarse la ciudadanía de estos foros abiertos pierden a su audiencia. Están perdiendo la oportunidad de hacerse escuchar. Y se convierten en votantes “enclosetados”, como sucedió en los Estados Unidos con la sorpresiva victoria del presidente Trump. Supongo que a estos individuos nadie les ha dicho que se gana más con miel que con hiel.

Los guatemaltecos tenemos un problema muy serio, nos cuesta hablar las cosas de frente. El guatemalteco es por lo general educado y sumiso. Si uno pregunta a una persona si tiene algún problema, son pocos los que se aventuran a decir la verdad de frente, igual sucede con los conflictos, si existen roces y uno confronta a la persona, la gran mayoría lo negará y dirán que es producto de nuestra imaginación. Sin embargo, sus actitudes a nuestras espaldas demuestran lo contrario, esto genera resentimiento y violencia.

Las redes sociales se han convertido en el escape de las frustraciones de muchos. He tenido la oportunidad de conocer de forma personal a algunas personas con las que únicamente había interactuado por redes sociales y llamó mi atención que la conducta abierta, honesta, explosiva y en algunos casos, hasta agresiva, al conocerlos en persona resultan ser silenciosos, tímidos que uno pensaría que son una dulzura de individuos. Y eso me hace cuestionarme si estas personas padecen de personalidad múltiple o si son unos grandes hipócritas y reprimidos que en las redes sociales se empoderan y se sienten con la libertad de decir lo que llevan dentro e insultar a cualquiera. Obviamente no me atrevo a generalizar, pero hay un patrón.

Y esto es aceptable si les sirve de catarsis y les genera algún bienestar, pero lo que he podido observar es que esa agresividad se fortalece y cada vez se acentúa con más fuerza. Me parece muy triste que una relación se destruya por el simple hecho de tener opiniones diferentes en cuanto a algo y sobre todo cuando estas desavenencias las provocan terceras personas.

Entiendo el cansancio y lo comparto, por eso es importante buscar espacios libres de toda discusión política y tratar de encontrar temas comunes que generen un punto de encuentro para que de esta forma podamos fortalecer a nuestro país. Sí, hay un hartazgo, pero no lo alimentemos más no caigamos en la trampa de estos grupos, es tarea de todos lograrlo si deseamos ver algún día una Guatemala unida y próspera.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.