Home > Columnas > Soberanía y bien común

Soberanía y bien común

#Petardo

Para orientar a guatemaltecos sobre el discurso del presidente de Guatemala la semana pasada, les explicare: trato sobre “soberanía, bien común y paz”. La República de Guatemala es un Estado soberano e independiente.   Forma parte de la Organización de las Naciones Unidas y de la Organización de los Estados Americanos, para lo cual firmó el tratado que debemos cumplir. El sistema de gobierno de Guatemala es republicano, democrático y representativo, según lo establecido en el artículo 140 de la Constitución, la cual fue suspendida el 25 de mayo de 1993 por el entonces Presidente de la República de Guatemala Jorge Antonio Serrano Elías; Y fue restaurada el 5 de junio de 1993 después del derrocamiento de ese presidente; A esa constitución se le enmendó reformas en noviembre de 1993.

Es decir, dicha constitución se modificó, cuando se reinició. Prácticamente ya un presidente de la república, no respeto la constitución de la república, con el fin de concentrar en el ejecutivo el poder. Ahora explíquese usted lector por que los diputados actuales oficialistas, desan pasarse el poder judicial, sin tener la experiencia ni capacidad para ejercer dicha posición, la mayoría no son abogados y pareciera que están en contubernio con el poder ejecutivo.  “El bien común” es un concepto que en general puede ser entendido como aquello de lo que se benefician todos los ciudadanos o como los sistemas sociales, instituciones y medios socioeconómicos de los cuales todos dependemos de que funcionen de manera que beneficien a toda la gente.

Más recientemente, John Rawls lo definió como “ciertas condiciones generales que son… de ventaja para todos”. Consecuentemente el concepto de “bien común” contiene diferentes elementos o puede ser estudiado desde diferentes perspectivas. Por ejemplo: la riqueza general del bien común económico. El otro aspecto es el del mandatario, que es el pueblo y quien aporta con sus impuestos dinero para mantener a sus empleados burócratas. Este pueblo espera que con el dinero que aporta se lleve a cabo un plan de trabajo para la superación de Guatemala, a este pueblo se le debe de favorecer dándole seguridad, salud, educación, trabajo, vivienda y el resto de las necesidades que el pueblo en su mayoría demande.

Los que aportan sus impuestos económicos los que esperan de sus empleados y en los que han delegado su representación con el voto, desea que se invierta lo que han aportado económicamente para el bien común del pueblo y no de sus empleados. Esto nos explica los términos confusos que uso la semana pasada el señor presidente de la república de Guatemala, queriendo confundir con su discurso a la población olvidando que el es empleado del pueblo y tiene la obligación de velar por el bien común de los que le pagan para que haga un buen trabajo sin robar ni engañar, es decir no debe ser ni corrupto ni ladrón. Por otra parte, hipócritamente llama a la paz, en la cual no a cumplido el con su trabajo. Olvidando que la paz es un estado a nivel social o personal, en el cual se encuentran en equilibrio y estabilidad las partes de una unidad, se refiere tranquilidad mental de las personas y la sociedad, lo contrario que el a causado, que es inquietud violencia y guerra. En lo personal sugiero que todo el pueblo de Guatemala nos unamos y hagamos que se cumpla con el ejemplo de nosotros mismos respetando lo que nos manda nuestra Constitución de la República de Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.