Home > Columnas > La doble moral y los protocolos de seguridad

La doble moral y los protocolos de seguridad

#ItzaBal

.

Con motivo de la celebración del 197 aniversario de la patria, el gobierno de Guatemala como todos los años, desarrolló determinadas actividades relacionadas a las fiestas patrias, y para ello este año se dispuso la puesta en marcha de ciertos protocolos de seguridad que son aquellas actividades con un marcado carácter operativo donde se requiere la intervención policial y otras fuerzas de seguridad estatal las cuales mediante la aplicación de técnicas y protocolos de trabajo previamente establecidos dentro del marco legal buscan garantizar a la ciudadanía la paz social.

La Constitución Política de la República establece que es el Estado quien debe garantizar a sus habitantes entre otros derechos fundamentales la seguridad y la paz social, y teniendo en consideración los actos vandálicos sucedidos el 14 de septiembre de 2017, este año se determinó tomar las precauciones necesarias para no volver a repetir lo de hace un año.

Lo que me indigna es la reacción de varios medios de comunicación y algunos analistas políticos, que manejando una DOBLE MORAL, se rasgaron las vestiduras diciendo que se estaba vedando el paso en lugares públicos y que se estaba restringiendo la libertad de locomoción para acceder a la plaza de la Constitución y lugares circunvecinos, incluso el propio Procurador de los Derechos Humanos criticó los protocolos de seguridad implementados invocando otra vez la ¨libre locomoción¨ y el Ministerio Público envió un grupo de agentes fiscales a documentar la situación con el objeto de poder establecer si se cometió alguna ilegalidad con restringir el paso, lo cual obviamente no pudo ser constatado puesto que todo fue realizado dentro del orden legal; ¿Con qué moral?, algunos medios de prensa, analistas, Procurador de Derechos Humanos y hasta el propio Ministerio Publico, critican las acciones tomadas en beneficio de los buenos ciudadanos que si estaban agradecidos con las medidas de seguridad tomadas puesto que las actividades por las fiestas patrias se desarrollaron en total orden y respeto a los participantes, las autoridades y lo más importante a nuestra bandera, ¿Se les olvidó que el año pasado un grupo de manifestantes irrumpieron con violencia en la plaza de la Constitución y destruyeron mobiliario y equipo propiedad del estado?, ¿Se les olvidó que el año pasado en vez de enarbolar el pabellón nacional fue enarbolada una bandera roja por gente encapuchada, donde se puso en riesgo la integridad de estudiantes que vieron frustrado su deseo de celebrar a la patria?, no señores eso no es válido, los guatemaltecos honestos y trabajadores somos muchos más que los que únicamente buscan la desestabilización y el desorden, y son pocos aquellos que usan la violencia y destrucción como medio de manifestación, por tal razón fueron totalmente acertados los protocolos de seguridad implementados por el gobierno.

Mi columna no es un medio de defensa para el gobierno del presidente Jimmy Morales, porque estoy consciente que hay muchas cosas que están mal y otras que hacen falta, sin embargo hay cosas como estas que no se deben pasar por alto puesto que pareciera ser que algunos medios de comunicación dejaran el sentido común únicamente por su pelea con el presidente, se apartan de la razón y no se dan cuenta que ahora ya no son el cuarto poder como se consideraba antes, hoy existen las redes sociales y es allí donde se produce una verdadera democracia porque también allí los medios de comunicación que manejan la doble moral, tienen su castigo a través de la crítica, toda vez que cuando otros grupos como CODECA, CUC, FUNDACIÓN TURCIOS LIMA, y otras malas hierbas que en opinión de este servidor se han convertido en verdaderas organizaciones beligerantes y extorsionadoras que por años han bloqueado carreteras impidiendo la libertad de locomoción de miles de guatemaltecos, ellos han guardado silencio, y les ha importado un bledo el pueblo guatemalteco.

Una muestra de lo anteriormente expuesto es que hace tan solo unos días los Alcaldes Comunales de los 48 Cantones de Totonicapán, realizaron una masiva movilización de pobladores para BLOQUEAR cuatro puntos carreteros en el occidente del país, según ellos en rechazo a las decisiones del gobierno respecto a CICIG e Iván Velásquez, incluso supuestos líderes de estos 48 cantones se dieron el gusto de exigir algunos comercios cerrar ¨hasta nueva orden¨; y es este, el punto medular de mi columna de opinión ¿Por qué callan algunos medios de comunicación ante estas arbitrariedades?; a eso señores se le llama doble moral, cuando se condena por un lado pero se legitima por el otro.

Pareciera que algunos medios de comunicación aún no quieren aceptar que el mundo cambió radicalmente, desde el punto de vista que todo perfil de persona en una red social tiene la oportunidad de expresarse y el derecho de usar las mismas herramientas a las que por años únicamente tuvo acceso la Prensa ¨antes llamado el cuarto poder¨, y que ahora si existe una verdadera libertad de expresión y es esa verdadera democracia la que ahora condena y abre los ojos ante este tipo de injusticia y moralismo asolapado.

Guatemala está cambiando, cambien usted también.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.