Home > Columnas > Independencia ¿En serio, celebrar que cosa?

Independencia ¿En serio, celebrar que cosa?

#DiviFilius

.

Países como los nuestros, dígase México, Guatemala, Honduras, Salvador, en serio ¿Qué celebran?  ¿Qué racionalidad tiene amarrarse en banderas de países que no ofrecen ningún futuro a los jóvenes o cantar himnos de países que son fábricas de migrantes y generadoras de pobres?

Es duro hacer este reconocimiento, pero, por mucho nacionalista enfermizo que haya rondando, cualquiera que pueda sacar otro pasaporte distinto al original (sobre todo cuando se es ciudadano de países como México, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Salvador, ) no lo piensa dos veces.

México y los países del Triángulo Norte aglutinan las estadísticas de violencia homicida más ´gordas´ que se tengan en el mundo para países que no viven conflictos abiertos.  Uno voltea a ver países como México y no entiende cómo se normaliza una realidad que es enfermiza:  Fosas y fosas llenas de cientos de cadáveres donde hay estudiantes secuestrados, torturados, personas desplazadas por el narco así cómo los despojos humanos de la estúpida guerra contra el narco.  México, un país vacío de futuro para su gente pero lleno de  narco-fosas.  México hoy celebra su ´independencia´ pero su clase política tiene que pedirle permiso para pensar a Estados Unidos.  Y  los países del Triangulo Norte no se quedan atrás con la violencia homicida, pero su realidad es peor que la mexicana  porque a diferencia de México se encuentran en situaciones de precariedad total con respecto a las capacidades estatales para gestionar política pública efectiva. Son países vulnerables ante cualquier condición y sin capacidad de reacción. Mucha independencia, pero sin la ayuda internacional, ni puentes, ni escuelas, ni carreteras, ni nada…    Ni que decir, que en estos países (México, Guatemala, Honduras, Salvador) la realidad del trabajo infantil y de las niñas embarazadas es moneda de cambio.

Tales realidades, la verdad, deberían obligar a ser menos ilusos.

Va otra vez, en serio, ¿Qué celebramos?   Se celebran días de la independencia porque a muchos el accidente de nacer en un país no lo pueden cambiar.  Pero es ridículo ahogarse en retórica nacionalista del tipo ´ los lagos más bellos y los volcanes más altos´ cuando no existe infraestructura pública de calidad (ni infraestructura hotelera de calidad)  para disfrutar del paisaje. Es ridículo echarle a la cantaleta nacionalista en términos que ´nuestros paisajes son únicos´ si cuando se quiere salir a visitarlos hay que tener precaución de no transitar de noche, ´cuidado si te detienen´, ´fíjate si el retén es legal o ilegal, ´ ´lleva dinero para la mordida´.

Por alguna razón interesante, los países que tienen futuro, los países que aseguran un mínimo de dignidad para su gente tienden a ser menos nacionalistas, si bien tendrían todos los argumentos para llenarse de slogans del tipo ´somos únicos´, ´no hay país igual al nuestro´, ´dios nos hizo especiales´ etc.etc.etc.etc..    Alemania, Noruega, Suecia, Canadá,  Austria, Holanda, Francia (entre otros)  tiene paisajes de ensueño,  a los cuales se puede acceder con normalidad porque hay infraestructura más que básica y, se puede visitar sin mayores condiciones de seguridad.    Si se trata de gritar a los cuatro vientos que un país es mejor que los demás, pues simplemente hay que revisar las cifras de desarrollo humano, renta per cápita, acceso a educación, servicios públicos etc.   Y allí México así cómo el Triángulo Norte puntean mal.

Es ridículo celebrar la ´independencia´ de países que la única condición que pueden asegurarle a sus ciudadanos es la de ser migrantes o futuras cifras de violencia homicida.  En los países donde hay futuro, las expresiones nacionalistas, el acto de amar a la patria no es portar banderas ni cantar el himno:  Se dan en términos de pagar impuestos y respetar las reglas del juego social.  Algo en lo que ni en México ni el Triángulo Norte se enfatiza.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.