Home > Columnas > Baja el número de nacidos fuera de matrimonio

Baja el número de nacidos fuera de matrimonio

///
Comments are Off

#DescubrirLasRaíces

El número de nacidos fuera del matrimonio, que había aumentando en el mundo desarrollado desde hace medio siglo, esta experimentando una disminución. Concretamente   en Estados Unidos, donde el número de niños nacidos de padres no casados ha estado disminuyendo durante una década.

Según Lyman Stone, del Institute for Family Studies (IFS), si en 1960 solo el 5% de los nacimientos eran extramatrimoniales, en 2007 su índice era del 41%. Pero ahí empezó a bajar y en 2017, los niños nacidos de madres no casadas ya constituían menos del 40% del total, y sigue bajando.

A efectos concretos, esto tiene gran importancia, señala el sociólogo Andrew Cherlin citado por el IFS, quien señala que la inestabilidad en el hogar puede incrementar los problemas emocionales y de comportamiento de los muchachos; dicho con claridad, insiste, frecuentemente parecen tener dificultades para adaptarse al ver a sus padres entrando y “desapareciendo” de sus casas o como señala el titular nacidos sin hogar estable.

Ya hace poco tiempo Sir Paul Coleridge, Magistrado del Tribunal Supremo de Inglaterra, estuvo dando que hablar en el Reino Unido por recomendar a las parejas de hecho que se comprometan en matrimonio antes de tener hijos. Su experiencia como juez de familia durante 40 años y las conclusiones de un estudio realizado por el think tank The Marriage Foundation, le llevan a defender que el matrimonio es lo claramente beneficioso para los hijos, no así la pareja sin matrimonio estable.

Siempre sobre el tema, suele afirmarse que nuestro futuro depende de la educación. Pero hay condicionales que vale la pena considerar, si lo que queremos es hacer buenas personas. Este es el problema de fondo: no hay sistema, por muy sofisticado que sea, ni edificios u otros instrumentos educativos, que garanticen que estemos haciendo mejores personas, verdadera finalidad de la educación. No hay recetas mágicas, aunque si condicionales que debemos potenciar porque, si faltan, no se logran el resultado.

Y el primer condicional es precisamente la familia: por su fuerza afectiva, la relación familiar estructura de modo insustituible, desde el nacimiento, el carácter de una persona. Es la mejor escuela de humanidad, facilita personalidades maduras, capaces de enfrentarse a las dificultades y superar conflictos con generosidad. El hogar humaniza la sociedad, porque contribuye a hacer buenas personas… y buenos ciudadanos. Fue ilustrativo el «Innocenti Report Card 7», informe de Naciones Unidas., que analiza la felicidad de los niños en países desarrollados; y Gran Bretaña estaba colocada en la cola… muchos estudiosos sostienen que una de las principales causas es tener un gran número de niños nacidos fuera de matrimonio.

Estamos en un tema complejo, pero no hay que perder de vista las ideas madres. El futuro del país depende de la educación de los niños, y ésta lo facilita (aunque no inexorablemente) el que crezcan con padre y madre estables.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.