Home > Columnas > El caso CICIG, se agota la lucha contra la impunidad

El caso CICIG, se agota la lucha contra la impunidad

#Sueños…

Al derrumbarse el muro de Berlín, en 1989, muchos anunciaron el fin de la historia. El capitalismo, ese milagroso sistema económico que permite la explotación intensa y destructiva de los recursos naturales y sociales había triunfado. El comunismo murió y la racionalidad del mercado se impuso a todos los seres humanos.

Estados Unidos emergió como el gran triunfador, la única superpotencia en el mundo. La gran nación del norte, un país sin nombre, se convirtió en el único juez y poder de la Tierra. ¿Qué pasó entonces?, ¿por qué el sistema capitalista está en crisis? ¿cómo fue que Estados Unidos perdió el control y permitió que resurgieran Rusia, los europeos no saben a dónde van y los fanatismos religiosos e ideológicos vuelven de sus tumbas para amedrentar a los vivos?

Los avances del capital que invertido transforma todas las sociedades a imagen y semejanza de los países más avanzados, la aplicación acelerada de la ciencia y la tecnología a la producción, el uso intensivo de la información, la informática y las comunicaciones hacen crecer en forma tan intensiva el consumo y el crecimiento descomunal de la población humana, que voraz e incisiva destruye la naturaleza a su paso, con el fin de consumir y crecer, no dejan lugar a dudas. Nos acercamos al final de nuestra cultura humanista. La cultura humanista es la perversa idea de que los humanos fuimos creados en forma diferente y especial y tenemos derecho sobre todas las formas de vida y podemos destruir el planeta a nuestro placer. ¡Creded y multiplicaos!, no importa si tus deseos y necesidades provocan el sufrimiento de la vida en el planeta.

El capitalismo nuestro tiene la virtud de la lógica de la producción eficiente y competitiva. Tiene la maldad de destruir toda la belleza natural para cumplir la lógica de hay que crecer a una tasa de interés compuesta. Lo que ha provocado una contradicción imposible de solucionar. O detenemos el crecimiento económico y reducimos la población humana de casi 8 mil millones de humanos a 4 millones, o destruimos en forma total las condiciones de vida en el planeta.

El mundo es tan interdependiente y complejo, que el gobierno de Estados Unidos no puede resolver la contradicción migración versus aliados incondicionales, aunque incompetentes. Por ejemplo, la relación migración, muro de Trump y creación de Estados autosuficientes. Trump y Pence, líderes de la gran nación del norte, están convencidos las emigraciones masivas, crecientes, sostenibles de muchedumbres famélicas de Centroamérica son un reto para la seguridad y estabilidad de Estados Unidos, solamente se pueden detener creando sociedades eficientes en lo económico y solidarias en los social en Centroamérica. ¡Allí está el detalle! No logran convencer a las fuerzas dominantes de estas sociedades a que permitan la transformación desde sociedades capitalistas semifeudales (basadas en grandes propiedades de la tierra, el analfabetismo, la desnutrición, la violencia y el fanatismo religioso), para pasar a sociedades capitalistas democráticas (con inversión en educación y salud de calidad para todos, redistribución de la tierra e instituciones públicas honradas, estables y solidarias con toda la población).

Deciden las potencias capitalistas, en medio de su crisis, realizar un ensayo para fortalecer las instituciones y combatir la corrupción de los estamentos políticos y comerciales. Escogen a Guatemala y le instalan una CICIG. Los mandos de Guatemala no entendieron la jugada. Lo cual no es nada especial, la dirigencia guatemalteca nunca ha entendido que significa construir un Estado moderno. Así que se embarcaron, creyeron que era un juego para distraer a la opinión pública mundial y se embarcaron. Ahora, después de que están en lista de espera para ir a parar a la cárcel todos los que han gobernado los últimos 20 años, no hayan camino que tomar y el actual presidente está a punto de entrar al libro Guines, por la mayor cantidad de metidas de pata de un presidente en el mundo. Y, eso es un verdadero récord, porque desde hace algunos años, no existe un presidente en el mundo que merezca la pena mencionarlo.

Ante las medidas desesperadas por evitar los juicios a la corrupción y los delitos contra la población, el gobierno realiza verdaderas piruetas humorísticas, como decir que no se necesita la Cicig, pues el gobierno captura aviones del narco con camiones. Salida descabellada de la dirigencia nacional que fue superada por el secretario de Estado, Michael Pompeo que llamó al presidente guatemalteco.  Y, en una cabriola digna del mejor demagogo del mundo le reiteró el apoyo al gobierno de Guatemala y el apoyo a la Cicig. (¿?) “El Secretario reiteró el apoyo de los Estados Unidos a la soberanía guatemalteca.  Ellos discutieron la importancia de continuar nuestra cooperación en la lucha contra la corrupción y la impunidad, (¿sabrá Pompeo que Jimmy es uno de los encausados por corrupción), y los esfuerzos del Gobierno de Guatemala en trabajar con la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG). (En el gobierno de Trump nadie podrá decirle a Pompeo que el gobierno de Guatemala quiere echar a la Cicig y terminar con el ensayo de construcción de la institucionalidad.)”

Pompeo, Pence y Trump se encuentra agarrados del moño, por el grupo clandestino de resistencia dentro del propio gobierno gringo. Así que echarle un vistazo a Guatemala no es prioritario. Los gobernantes gringos ignoran, evidentemente, que “la Fiscalía General y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), el órgano independiente auspiciado por la ONU, tienen investigaciones abiertas por casos de corrupción contra el presidente Jimmy Morales, 37 diputados y muchas de las empresas más grandes del país.” Según la prensa internacional.

Centroamérica seguirá en su mundo de los años 70-80 del siglo pasado, cargando sus problemas eternos, pobreza, desigualdad, opresión de las mayorías, capitalismo semifeudal, corrupción acelerada, gobierno de minorías y mala asignación de recursos productivos y sociales.

Mientras tanto Christine Lagarde, https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=9923, desde el Fondo monetario internacional, afirma que “la crisis financiera internacional continúa siendo uno de los acontecimientos decisivos de nuestros días. Dejará marcada para siempre a la generación que la atravesó. Las secuelas de la crisis —los onerosos costos económicos que soporta la gente común y corriente, sumados a la indignación que causan el rescate de los bancos y la impunidad de los banqueros en un momento en que los sueldos reales siguen estancados— son uno de los principales factores que explican la reacción en contra de la globalización, sobre todo en las economías avanzadas, y la pérdida de confianza en el gobierno y otras instituciones.”

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.