Home > Columnas > Cinco años bajo el control de la CICIG

Cinco años bajo el control de la CICIG

#ItzaBal

El 1 de agosto de 2007, el Congreso de la República aprobó el acuerdo firmado en diciembre del 2006 en la ciudad de Nueva York entre el Gobierno de la República de Guatemala y la Organización de las Naciones Unidas; dicho acuerdo daba vida a La Comisión Internacional contra la Impunidad de Guatemala (CICIG).

Según lo establecido en el Artículo 1 de dicho acuerdo, la CICIG fue creada, para “Apoyar, fortalecer y coadyuvar a las instituciones del Estado de Guatemala encargadas de la investigación y la persecución penal de los delitos presuntamente cometidos con ocasión de la actividad de los cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad y cualquier otra conducta delictiva conexa con éstos grupos que operan en el país; así como en la determinación de sus estructuras, actividades, formas de operación y fuentes de financiamiento, promoviendo tanto la desarticulación de dichas organizaciones como la sanción penal de los partícipes de los delitos cometidos”.

Pasaron ya 12 años desde que la CICIG comenzó su labor en Guatemala, sin embargo, fue hasta el nombramiento del Colombiano Iván Velásquez, que la CICIG comenzó hacer notar su presencia y capacidad de investigación en Guatemala, puesto que antes de Iván Velásquez, habían estado al frente de la misma el español Carlos Castresana y el Costarricense Francisco Dall’Anese, estos últimos salieron de CICIG por la vía de la renuncia al verse cooptados por los poderes políticos, económicos y militares que se mueven por estas tierras, y cuyas élites desde mi punto de vista son las responsables de gran parte de los males que aquejan a nuestra amada Guatemala.

Por tal razón denominé mi columna de hoy con ese título, ya que fue hasta en los últimos 5 años de vida de ese ¨experimento de las Naciones Unidas¨, que su presencia Real se hizo sentir a todo nivel en la sociedad Guatemalteca, puesto que los dos anteriores comisionados como ya lo dijimos pasaron como Juan por su casa, mamando la teta de la ONU por 3 años cada uno y cobrando miles de dólares mensuales sin obtener mayores resultados, y cuando se tuvo la oportunidad de demostrar el calibre de sus investigaciones y la capacidad de dicho ente en relación a un hecho sucedido durante el período del comisionado Castresana, fue más fácil armar una telenovela y echarle la culpa al muerto, tal es el caso de Rodrigo Rosenberg donde fue mucho más cómodo decir, que él mismo fue quien se mandó asesinar al contratar un grupo de sicarios para que le dieran muerte, y se omitió contarnos la historia como realmente sucedió, una historia que le convenía al gobierno de turno por ese entonces (La UNE), y que la Prensa, la mal llamada ¨Sociedad Civil¨ y las ONG´S que dicen ser Pro Derechos Humanos aceptaron a conveniencia.

Aplaudí el trabajo de La CICIG en conjunto con el Ministerio Público cuando se destaparon casos como La Línea, donde se desarticula un grupo criminal que terminó implicando primero a la vicepresidenta Roxana Baldetti y luego al presidente Otto Pérez Molina, o casos como El Lago de Amatitlán, las Negociaciones de la Salud, el caso TCQ o el Tráfico de Influencias en el organismo judicial, realmente creí que sí se podría cambiar el status quo en que nos encontramos; sin embargo mi fe duro poco, las cosas dieron un giro inesperado, porque lejos de seguir los objetivos para los cuales fue creada (Investigación de cuerpos ilegales de seguridad y aparatos clandestinos de seguridad) CICIG al mando del Colombiano Iván Velásquez perdió el rumbo, fue cooptado por organizaciones de Izquierda y ante la incertidumbre nuevamente la élite económica vuelve a ganar el pulso puesto que la comisión se apartó de su verdadero objetivo y se dedicó a la promoción de una justicia selectiva y politizada, y es allí donde también perdió el apoyo de gran parte de la sociedad guatemalteca.

Perdiendo la fe en CICIG.

En los últimos dos años Guatemala perdió una gran oportunidad, ya que CICIG si tiene la capacidad de investigar más a profundidad los verdaderos y reales males de Guatemala, pero eso implica tocar a la élite económica y eso va ser difícil que suceda; sin embargo se dedicó a casos mediáticos como el caso del hijo del presidente a quien no defiendo pero considero que no era un caso de mayor relevancia para la hacer el gran show, otro caso fue la investigación y el show que hicieron en el ex Alcalde Álvaro Arzú cuyo pulso al final salieron perdiendo puesto que la gran mayoría de la población se dio cuenta que las cosas no eran como lo dijo CICIG y Thelma Aldana en conferencia de prensa, realmente creo que ese fue el punto de quiebre para la Comisión, a lo cual procedió el caso Odebrecht que para mí será la gran vergüenza de CICIG, puesto que quizá somos el único país que permitió a directivos de esa entidad corrupta salir del país sin hacer ningún pago al estado y sin que sus directivos tocaran ni un solo día la cárcel, ¡ese si era un verdadero mega caso si el comisionado hubiera querido ganarse a la población guatemalteca¡ puesto que son más de 3 mil millones de quetzales los que nosotros, nuestros hijos y nietos tendremos que pagar producto de los préstamos que se hicieron para pagarle a esta empresa, y a políticos corruptos por carreteras que nunca se hicieron. Otro caso al que se le hizo mucho show fue el caso de la familia Bitkov en el cual aun no entiendo porque CICIG dedicó tanto desperdicio de tiempo, recursos y prestigio que hasta la comisión Helsinki terminó interviniendo porque se dudaba de la infiltración Rusa en la persecución política de dicha familia y CICIG se estaba prestando a ello.

Por qué la Prensa guardó silencio?

Al parecer los cateos realizados en las oficinas de Canal Antigua, el grupo Emisoras Unidas, la orden de captura contra Alba Luz Lorenzana e investigaciones en otros medios de comunicación (como los panamá papers) donde aparecieron entidades Offshore relacionadas con directivos de algunos otros medios de circulación nacional, sirvieron a Iván Velásquez para atemorizar y alinear a la Prensa Guatemalteca (no toda pero si la mayoría) y sino está de acuerdo conmigo pregúntese usted cuantos casos judiciales salieron de esos cateos o investigaciones? La respuesta es: NINGUNO.

Siempre me pregunté ¿Por qué figuras de cuello blanco como Erick Archila de Emisoras Unidas, Alba Luz Lorenzana de grupo Alba Visión, Alejandro Sinibaldi ex ministro de Comunicaciones, entre otros personajes nunca habían sido capturados?, ó ¿Por qué en el caso de financiamiento ilícito a la cúpula empresarial si se le permitió salir pidiendo perdón y hacer un Mea Culpa?, son preguntas cuya respuesta respaldan mi opinión sobre CICIG en los últimos años, ¡CICIG perdió el Rumbo! Al mando de un comisionado que se embriagó de poder y que también se dejó manipular por grupos de poder y que hoy se pelean entre sí, al final quien perdió una gran oportunidad fue Guatemala, es la sociedad guatemalteca la que pierde al final puesto que entre la lucha de poderes entre estos grupos, y que asemejo a dos grandes elefantes, nosotros somos el pasto.

Hoy sabemos que existe una declaración prestada el lunes 19 de febrero de 2018 por Aneliese Marcedes Herrera Monterroso quien fuera secretaria privada del prófugo Alejandro Sinibaldi, en las oficinas de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad, FECI, del Ministerio Público, en la cual se indica que entre noviembre y diciembre de 2015 la ex fiscal Thelma Aldana sostuvo reuniones privadas con el ex ministro Alejandro Sinibaldi en las oficinas privadas de este señor. ¿Por qué esto no sale a la luz pública en los medios de prensa tradicionales?…

Desde que la CICIG comenzó a funcionar en el país, se han solicitado cinco prórrogas, la última la hizo el mismo Jimmy Morales el 16 de abril del 2017 cuyo plazo para dicho ente termina el 3 de septiembre del 2019, y esta semana nos enteramos de la decisión del gobierno de no hacer una nueva solicitud de prórroga alegando razones de seguridad nacional, por el bien de Guatemala, es tiempo que actuemos y tomemos nuestras propias decisiones, lo cual no va suceder hasta que nos organicemos desde lo local, fortaleciendo el municipio y haciéndolo cada vez más autónomo e independiente, exijamos en cada uno de nuestros municipios al gobierno central la aplicación de la Ley General de Descentralización vigente desde al año 2002, y solo así, replicando esta misma dinámica en cada municipio podremos construir una gran nación, de lo contrario esas élites de las que hablaba continuarán tomando las decisiones por nosotros a todo nivel y no hay entidad nacional o internacional que pueda cambiar ese status quo.

Recuerde que el Yeso en el brazo cuando hay fractura solo es recomendable un par de meses, pero si se deja prolongar en el tiempo pudrirá el brazo… Analícelo

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.