Home > Columnas > Macroeconomía guatemalteca y perspectivas para el 2019

Macroeconomía guatemalteca y perspectivas para el 2019

///
Comments are Off

#CrisolLiterario

.

Deuda pública, inflación y empleo tres dolores de cabeza de toda economía.

En el entorno de la región centroamericana, con excepción de Panamá, Guatemala es el país con la mayor economía expresada por medio del macro indicador PIB. El cual, se puede medir tanto por el ingreso de todas y cada uno de los ciudadanos; como igual, por medio del gasto per cápita de la misma población.  De conformidad a la variable ambiental y su inclusión en las contabilidades nacionales de los países,  investigaciones realizadas indican que el PIB debe ser fortalecido en su construcción. Aunque reconocen que sigue siendo el índice más utilizado internacionalmente en la medición de las economías locales.

Es importante destacar que la inflación y la deuda pública son dos dimensiones «que al mismo tiempo que tienen una representación macro económica sus efectos son microeconómicos, en la base de la sociedad» dos dimensiones relativamente bien controladas por parte de las instituciones encargadas de la materia económica  (léase: Banco de Guatemala, Ministerio de Finanzas y la Súper Intendencia de Administración Tributaria -SAT).  En el mismo orden de ideas, por el lado del gasto público, el Congreso de la República es el ente final para la aprobación de los presupuestos generales del Estado; y se espera de ellos, el más loable compromiso presupuestario para el 2019.

Desde la óptica de la política monetaria, cambiaria y crediticia Guatemala hace su mejor esfuerzo, por la vía del Banco de Guatemala, de administración en estas macro variables económicas de conformidad con el intercambio comercial delante del contexto internacional (exportaciones e importaciones, remesas familiares y turismo) principales componentes que determinan el volumen de divisas del país. El riesgo país «expresado por la confianza de inversión extranjera y nacional» en gran parte está determinado por la capacidad de divisas presentes en arcas nacionales. En este sentido, la independencia del Banco de Guatemala ha sido clave en el desenvolvimiento macroeconómico de la economía guatemalteca. No obstante, hay tareas pendientes de mejorar; tales como, la seguridad interna y el empleo. Pero, globalmente es digno reconocer que Guatemala va por buen camino.

En próximas entregas, se abordará el impacto de la estabilidad macroeconómica en el terreno de la microeconomía local; y de cómo ésta, se ve afectada debido a las vulnerabilidades de país frente al cambio climático, expresado en desastres y recurrencia de estos fenómenos naturales en el interior de Guatemala que repercute en los productos agrícolas y en la vida del productor del campo.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.