Home > Columnas > Educación y Economía Social de Mercado -parte II y final-

Educación y Economía Social de Mercado -parte II y final-

///
Comments are Off

#CrisolLiterario

.

Como bien podrá recordar mi audiencia lectora, en la entrega anterior hacia el párrafo final referíamos que la inclusión de la palabra “SOCIAL” dentro del título del artículo, no está asociado con el término “SOCIALISMO” ni con el término “POPULISMO”. Ambos conceptos distintos, el uno del otro. El socialismo es una ideología que tiene una filosofía, una metodología y una praxis en la historia del pensamiento. Mientras que el populismo, es una práctica o procedimiento aplicado por un gobierno «de la ideología que sea» para alejarse de la libertad, de la soberanía y de la autodeterminación de un vecindario, país o nación. Sus extremos son: la anarquía por un lado; o bien, el autoritarismo por el otro lado. En general, el populismo se aleja de todo aquello que invocan la democracia, la inclusión y la prosperidad social de las poblaciones. La historia reporta ejemplos con matices diferenciados. (Wikipedia = https://definicion.de/populismo/).

Antes bien, la palabra SOCIAL en el marco del título está relacionada con el término sociedad (∑ Pi = Sociedad. Donde la variable “P” significa un individuo o persona y sus características y el subíndice “i” es el número de personas de un determinado país; para el caso de Guatemala i = 1, 2. 3,…, N. Donde N = 16 millones de personas (según proyecciones). Esperemos para ver que nos determina el censo poblacional que actualmente se desarrolla en el país. Y el término  ∑ = sigma del alfabeto griego significa sumatoria. Lo anterior se lee: La sumatoria de todos y cada uno de las personas de una población completan o conforman la sociedad. Entonces, la Economía Social de Mercado es un ordenamiento económico ordoliberal -orden y libertad- con disciplina fiscal centrada en la sociedad «busca entregar bienes y servicios para satisfacer las necesidades mínimas  -con decoro-  de todos y cada uno de los individuos»; como consecuencia de esto, la Economía Social de Mercado está centrada en la persona Humana.

Los ejes transversales en los que descansa la Economía Social de Mercado -ESM- para el logro de los preceptos del párrafo anterior son: a. Subsidiariedad entre ciudadanos o entre sectores. Y cuando sea necesario y posible, apoyo desde los sectores mayoritariamente organizados hacia las micro y pequeñas empresas desde el enfoque de un apoyo temporal solidario, b. Solidaridad y competencia funcional desde el gobierno,  basada en una política de recaudación fiscal, en las políticas de compensación social y en el desarrollo empresarial a nivel Mipymes -fuente de trabajo digno en territorio nacional- c. Ordo liberalismo = Orden y libertad. Esto es, disciplina en materia económica, fiscal, social y política. Estado-sociedad en conectividad e interrelacionados mutuamente. El corolario sería: El Estado debe ser subsidiariamente solidario. Subsidiariedad ≠ subsidio y Estado ≠ gobierno.  Los primeros términos en ambas ecuaciones son más amplios que sus respectivos segundos términos.

Como dijera el canciller alemán, Konrad Adenauer «palabras más, palabras menos» a manera de resumen de lo que es la Economía Social de Mercado: “Todos somos importantes que nadie se quede atrás; incluyéndose, él mismo”. Y Ludwig Erhard, ministro de Hacienda y segundo canciller alemán, uno de los precursores de la Economía Social de Mercado: “Yo quiero procurar mi vida y la de mi familia por mí mismo; del Estado, espero que propicie las oportunidades de cómo lograrlo”. Magnífica definición de lo que es la subsidiariedad desde la base y, desde el Estado, lo que significa solidaridad a partir una perspectiva subsidiaria. Por tanto, la Economía Social de Mercado es aquel ordenamiento que busca satisfacer necesidades en su sociedad. No es una filosofía o tratado del desarrollo de la persona Humana; ésto, debería estar en las constituciones políticas de los países. Para el caso de Guatemala, está bien contemplado que el objetivo central de la Constitución Política, es: la supremacía de la persona (ver arriba  ∑ Pi = sociedad)  por encima de la burocracia y otros fines. Gran constitución guatemalteca a la que debemos suministrar y fortalecer energía necesaria para tonificar y robustecer en ella, el sentido social práctico que invoca.

Comprender La Economía Social de Mercado requiere, no más allá, de sentido común; o en todo caso, un entrenamiento liviano de economía básica. Pero sobre todo, demanda rigurosamente de valores cívicos, morales y éticos. Para profundizar en el tema sugiero dar un vistazo a la miniserie (seis fascículos) de Economía Social de Mercado -ESM- que me publicara este espacio de difusión literaria El Siglo, donde se enfatiza la importancia de la educación y difusión del conocimiento como factores de convergencia hacia la disminución de las desigualdades. Especialmente las desigualdades laborales para incidir directa y positivamente en la reducción de las diferencias salariales por capacidades, no importando el género. Lo cual implica que el trabajo digno es una condición básica para el cumplimiento de la subsidiariedad en el marco de la sociedad.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.