Home > Vida > Cocina > Cocina al Desnudo > Cambiando vidas desde una cabina

Cambiando vidas desde una cabina

#CocinaAlDesnudo

A través de nuestras conversaciones y pensamientos, cada día podemos ser Agentes de Cambio.

Los libros y la radio, ¡los mejores amigos para motivarnos!

Somos lo que leemos, vemos, y escuchamos. Si buscas una respuesta de por qué eres, cómo eres, presta atención a tus conversaciones y a lo que lees, si se diera el caso… pero lamentablemente en Guatemala, simplemente por pereza, hay muy poca afición a la lectura. Las personas se enajenan viendo contenidos vacíos en televisión, no importando el estrato socioeconómico.

Para mí es un motivo de gran orgullo saber que a través de programas de radio o televisión, y gracias a la retroalimentación de los oyentes, he logrado influir en el futuro de otras personas por medio de consejos, anécdotas o “coaching” que he podido brindarles, transformando vidas para bien.

Es impresionante cómo la cocina de autor puede impactar vidas emocional, psicológica y conductualmente, aún sin haberla probado.

Antes de pasar a contarles mis experiencias en las cabinas de dos emisoras de radio muy distintas, quiero comentarles que creo profundamente en dos aspectos que pueden impactar a un ser humano profundamente, e incentivar su imaginación para lograr transformaciones en su actitud y comportamiento: la primera, la afición a la buena lectura; y  la segunda, aprender a escuchar y seleccionar qué y a quién escuchar. (Yo en lo personal me alejo de las personas negativas, críticas, hostiles y chismosas)

La lectura de buenos libros sobre temas que nos interesan como cocina, historia, política, automotivación, etc., nos alimenta el espíritu.

Basado en esto, te invito a medir tu nivel de consciencia y te incito a leer y escuchar temas que te ayuden a ser una mejor persona.

Un poco de historia…

La primera imprenta en Guatemala fue gracias a la Municipalidad de Santiago de los Caballeros de Guatemala.

La imprenta

El primer trabajo de imprenta formal fue realizado en el siglo XV (1449) por Johannes Gutenberg. Su primer libro impreso fue llamado Misal de Constanza, el segundo fue la impresión de la Biblia. En Guatemala la imprenta fue introducida por Fray Payo Enríquez de Rivera y Manrique en el año de 1660, siendo el obispo No 30 de Guatemala.

Esto sucedió gracias al trabajo en equipo del señor de la Borja y José de Pineda Ibarra, quienes gracias al apoyo de la corona y la Municipalidad de Santiago fundaron la primera imprenta. Los buenos libros son los mejores consejeros.

La radio

La radio, como la conocemos hoy en día, se le atribuye al científico Guillermo Marconi nacido en Bolonia, Italia. Aunque estudios posteriores atribuyen este gran invento a Nikola Tesla, científico serbio nacido durante el Imperio Austrohúngaro, quién inventó la radio en 1895, pero fue Marconi, quien después de hacer una transmisión interoceánica lo patentó en 1904.

La primera radioemisora de carácter regular e informativa fue la estación 8 MK, hoy WJ, de Detroit Michigan, EE.UU.  La primera radio fundada en Guatemala fue la TGW, “La voz de Guatemala”, inaugurada el 18 de diciembre de 1930 con un programa de noticias y un programa de música clásica. Su primera sede fue el Edificio de Telégrafos, y actualmente se encuentra en lo que conocemos como la Tipografía Nacional, sede también del Diario de Centroamérica, decano de la prensa del istmo.

Seleccionemos lo que escuchamos

Creo que lo que escuchamos influye poderosamente en nuestra conducta, y por lo cual debemos seleccionar con sumo cuidado las cosas que escuchamos, ya que impactan profundamente nuestro subconsciente. Es por ello que debemos rodearnos de personas más capaces, más positivas, y más propositivas que nosotros mismos, esto impactará nuestra vida de una forma positiva, llevándonos al siguiente nivel en la gestión de la misma.

El martes 21 de agosto fui invitado al programa Agente de Cambio-Radio en TGW, “La voz de Guatemala”, para apoyar el Innovate Summit, una convención regional de emprendedores que se celebrara em guate el 21 de septiembre, con estoy vinculado desde el año pasado. Este año su director, Diego de León, tuvo a bien invitarme a formar parte del equipo de mentores de dicho programa, quienes tenemos como responsabilidad escuchar y asesorar proyectos de emprendimiento de jóvenes y adultos que quieren iniciar una vida económica independiente.

Déjenme decirles que fue fantástico llegar a la TWF, que se encuentra en el edificio histórico que antes les mencioné, y que queda en la 18 calle y 7ª  Avenida de la zona 1. Pues bien, para llegar a la radio tuve que caminar por el Museo de la Imprenta de Guatemala y recorrer los pasillos del museo donde se encuentran equipos de radiocomunicación, que datan de principios de 1900. Estos equipos y cabinas se utilizaban en las transmisiones de cuentos de Marta Bolaños, programas de noticias, y programas en cadena nacional cuando había algún teremoto, catástrofe o siniestro político, como un golpe de estado, etc.

Al llegar a la cabina me encontré con mis anfitriones Henry Vicente y  Julissa Sánchez, quienes tuvieron a bien entrevistarme para servir de agente de cambio a jóvenes, adultos o adultos mayores que quieren emprender algún tipo de negocio independiente, ya  sea gastronómico o no. Durante el programa compartí algunas vivencias de mi infancia hasta la actualidad, y pude contarle a los radioescuchas que, en mi opinión, lo primero que tenemos que hacer para emprender un negocio y alcanzar el éxito es seguir estos tres pasos:

Tengo que saber quién soy  y a dónde voy. ¿Cuáles son mis habilidades? ¿Puedo cocinar? ¿Puedo oler? ¿Puedo escribir? ¿Puedo pintar? etc. O sea, ¿para qué soy bueno?

En segundo lugar, debo tener el coraje de acercarme a una casa de estudios para tecnificar y potencializar mis habilidades.

El tercer paso sería trabajar en un plan de acción. ¿Qué tipo de negocio o emprendimiento quiero poner y cuáles deben ser los pasos para llegar a la meta final? Sin perder de vista por supuesto que en el camino tendremos lágrimas, desapegos, errores y cortapisas (los cuales son grandes maestros) y que muchas veces nos desaniman, pero lo importante en todo el camino es ser perseverante y tener fe. Para emprender, es vital quitarnos el miedo al qué dirán y el miedo al fracaso, ya que los errores y el fracaso son vivencias que nos dan grandes lecciones, son los maestros más importantes que nos guiarán hacia el método y acción correctos para lograr el éxito.

Desde la cabina platicamos sobre las limitantes que hay en Guatemala para emprender, y llegamos a la conclusión de que son básicamente tres. La primera con la que se encuentran algunas personas, es la oposición familiar cuando alguien quiere empezar a estudiar o seguir una carrera o emprendimiento que “se sale de los cánones aceptables”, como ser doctor, arquitecto, licenciado, dentista abogado, etc. El segundo obstáculo para muchos, es que piensan que en Guatemala no hay un mercado de clientes suficientemente amplio que permita la creación y crecimiento de nuevos negocios. Debemos recordar que en esta era global podemos gestionar clientes de forma fácil y ágil por medio de internet y las redes sociales, y que de esta manera podemos llegar a nuestros clientes cercanos o del otro lado del planeta. Simplemente se trata de aprender a usar las herramientas adecuadas, y buscar el target al cual queremos vender nuestros bienes o servicios.

El tercero, y por ello no menos importante, es que debemos romper los esquemas de mediocridad en la calidad de trabajo que se entrega, y acabar completamente con un concepto que no tiene fundamento, que es la bendita “hora chapina”. Llegar tarde es sinónimo de mala educación, de mediocridad, y de que los demás no son importantes para nosotros. Por eso hice una invitación desde la radio para que en todo tipo de emprendimiento la calidad que entregamos, los valores que manejamos, y sobre todo la puntualidad, sean principios fundamentales para lograr que el emprendimiento tenga éxito. Cumplir con la calidad ofrecida, con el compromiso de la fecha de entrega, y un buen servicio post venta, son los cimientos sólidos del éxito y permanencia en el mercado.

Agente de Cambio-Radio

El próximo 30 de agosto cumple dos años al aire en TGW lo que comenzó como una aventura de tres amigos, que ha crecido hasta contar en la actualidad con un equipo de 11 profesionales y expertos en diferentes temas, que aportan gratuitamente sus conocimientos para el proyecto.

Es un programa que comenzó hace 10 años como una empresa consultora dedicada al desarrollo empresarial por medio de la transformación del talento humano. En el proceso se dieron cuenta de la necesidad de transformación de las personas; muchas empresas lo saben e invierten en su personal, sin embargo hay muchas personas que no tienen el privilegio de capacitarse y desarrollarse. Así nació Agente de Cambio-Radio; un espacio de desarrollo personal y empresarial gratuito a través de la radio, donde buscan desafiar a las personas, e incomodarlas a tal grado, que generen su transformación personal, y que cada oyente sea el constructor de los cambios sociales positivos que tanto necesita nuestro maravilloso país.

Por otro lado quiero contarles que también asistí a Radio Libertópolis, que se encuentra en el penthouse del edificio Géminis 10, ya que fui invitado al programa Geópolis conducido por mis buenos amigos y anfitriones Estuardo Rodríguez Azpuru y Carolina López Ávila. Al programa también asistieron una nutricionista y dos alumnas de Carolina López Ávila en un curso de Comunicación Oral. Fue realmente gratificante escuchar los diferentes puntos de vista de todos los participantes sobre los temas que comentamos.

Fue una gran experiencia compartir la cabina con Estuardo y Carolina, dos sociólogos, abogados, y apasionados por la política y los hechos que involucran a las diversas culturas alrededor del mundo, y aprender cómo todos los hechos afectan las vidas de todos a nivel global. Analizamos la comida desde el punto de vista filosófico, social, geopolítico, nutricional y estético. Los temas principales que tratamos fueron el proyecto de cocina sostenible The Mayan Cuisine; el uso de los chiles en la cocina diaria de nuestro país; la importancia del conocimiento de la antropología e historia de los platos de origen Maya de la gastronomía guatemalteca, y además tuvimos oportunidad de interactuar con los oyentes.

Mis queridos lectores, les comparto que fue una experiencia emocionante comprobar cómo se pueden transmitir conceptos a través de la radio, como es mi cocina bioneural, y lograr motivar e impactar a quien nos escucha. La radio sin duda es uno de los mejores inventos del hombre.

Creo firmemente que estos espacios que nos brindan los medios de comunicación social, abren las puertas a nuestros sueños para hacerlos realidad a través de la interacción con el resto de seres humanos. Porque todos somos uno.

Recordemos, ¡somos fruto lo que leemos y lo que escuchamos!

Programación Neurolingüística (PNL)

La programación neurolingüística (PNL) es un enfoque de comunicación, desarrollo personal y psicoterapia, creado en California (EE.UU.) en la década de los años 70 por Richard Bandler y John Grinder. Sus creadores sostienen que existe una conexión entre los procesos neurológicos («neuro»), el lenguaje («lingüística»), y los patrones de comportamiento aprendidos a través de la experiencia («programación»), afirmando que éstos se pueden cambiar para lograr objetivos específicos en la vida.

Somos lo que pensamos y hablamos. Esto nos programa y condiciona.

Decía muy sabiamente San Pablo:

En esto pensad.

“Por lo demás, hermanos,  en todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad”. Filipenses 4:8.

Pensad Positivamente.

“No viváis ya según los criterios del tiempo presente; al contrario, cambiad vuestra manera de pensar para que así cambie vuestra manera de vivir y lleguéis a conocer la voluntad de Dios, es decir, lo que es bueno, lo que le es grato, lo que es perfecto”. Romanos 12:2-

Agradecimientos

A Ana María Palmieri por ser siempre mi ángel guardián de  la ortografía y redacción. Sin su ayuda cada semana sería imposible esta columna.

A Julissa y Henry por sacarme de mi zona de confort, y ayudarme a convertirme en un Agente de Cambio, y por invitarme a formar parte del equipo de mentores de su excelente programa Agente de Cambio-Radio.

A mis amigos Estuardo Rodríguez Azpuru y Carolina López Ávila del programa Geópolis, de Radio Libertópolis, por siempre tener abierta las puertas de su maravilloso y prestigioso programa, para juntos sembrar la semilla de la curiosidad y la proactividad en los oyentes.

A  mis amigos y colegas los chefs Tati y Kenny por ser fuente de inspiración y creatividad en mi diario andar entre fogones.

A mi familia por su apoyo incondicional, tolerancia, paciencia, comprensión y por sobre todo su amor.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.