El Siglo

¡Bienvenida, campeona!

Martínez: “Esto no se queda aquí, en 2 años iré por los 2 oros”.

Gaby Martínez se fue a Costa Rica como subcampeona y aterrizó ayer en el Aeropuerto La Aurora como campeona mundial de ráquetbol ante, una multitud de gente que coreó su nombre: “¡Gaby, Gaby, Gaby!”, y le remarcó su hazaña con “¡Sí se pudo!”.

La esperaban sus padres y seres queridos para aplaudirle por su apoteósica victoria frente a la mexicana Paola Longoria, la número 1 de la especialidad en el planeta, y que esta vez sucumbió frente a las condiciones de Martínez

“Es una sensación diferente estar parada en el podio arriba de Paola, después de tantos años de verla a ella con el oro. ¿Qué cambió? Mi actitud, el nivel lo he tenido siempre, así que era psicológico, que yo me la creyera, que ejecutara de forma correcta los tiros”.

Longoria era la favorita para revalidar el título, el que sería su cuarto al hilo, pero se topó con Martínez, una guatemalteca con cuentas pendientes a la que había vencido en la final de 2016, en Cali, Colombia, y el mes pasado en Barranquilla 2018.

“Ser segunda del circuito mayor, realmente me deja con una espinita que en algún momento me tengo que sacar”, dijo Martínez, en una entrevista a Diario de Centro América hace 2 años, cuando conquistó su séptimo título juvenil mundial consecutivo. 

Y se la sacó Gaby, en una dramática final, pues aunque perdió el primer set  8-15, ganó el segundo por 15-6 y en el tercero con un 11-6 firmó el triunfo que le dio su primera corona en la categoría absoluta, contra una de sus máximas rivales.

“Después de Barranquilla boté toda la presión, todo lo negativo y me sentía lista. Sabía que era el momento. El día del juego solo me levanté y le escribí a mi entrenador: “Hoy es el día”. Dicho y hecho”, confesó la raquetbolista nacional. “Esto no se queda aquí, en 2 años iré por los 2 oros”, expuso a su llegada Martínez. Y es que no pudo continuar en las semifinales de dobles, ya que debió salir por una lesión en el brazo izquierdo.

.
.