El Siglo

Desarrollo humano

#GuatemalaAlRescate

En estos últimos 10 años, hemos tenido múltiples oportunidades para sacar adelante el país, sin embargo, esto no ha sido posible; se firmaron los acuerdos de paz hace 22 años y estos simplemente pasaron al olvido, no fuimos capaces de cumplir con las metas del milenio y el Katún 2032 considero que va por el mismo camino, algo nos pasa como sociedad  que no permite que nos reconciliemos, que tengamos una visión de país de oportunidades de mediano y largo plazo para todos, que seamos capaces de poner en marcha planes y programas que sirvan  para desarrollar Guatemala.

En el último informe de Desarrollo Humano para Guatemala 2015-2016, elaborado por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo –PNUD- quedó plasmado el fracaso político y el fracaso como sociedad durante estos últimos 10 años aun cuando las estadísticas demuestran un crecimiento positivo y una estabilidad económica, lo que revela este informe, es la gran brecha existente entre los que tienen mucho y los que no tienen nada.

Las cifras de este informe indican que el 73% de los guatemaltecos no gana lo suficiente para cubrir los gastos mínimos  y una tercera parte ni siquiera cuenta con lo indispensable para comprar alimentos; 8 de cada 10 guatemaltecos  son afectados por la desnutrición crónica, la cual  se encuentra presente en la mitad de la población infantil, a esto hay que  sumarle  los  altos  niveles de deserción escolar, de falta de salud, de educación, de vivienda, de trabajo, de inseguridad, en términos generales  de oportunidades  que  son los ingredientes  que  han incidido para frenar el desarrollo nacional por toda una década, resulta incorrecto calcular el retraso del  desarrollo únicamente desde el punto de vista económico, hay que verlo también desde otras perspectivas lo político, lo social, lo medio ambiental y la tecnológica lo que nos permite visualizar los altos niveles de atraso en una gran mayoría de la población.

Así mismo este informe nos señala que en Guatemala existe un sistema histórico de prebendas y de privilegios que ha favorecido a un pequeño sector de la población, que les ha permitido enriquecerse de una manera exagerada a costa de un gran sector de la población, lo que  ha generado cada vez mayores desigualdades y, una vez más, se vuelve a subrayar la urgencia de poner énfasis y mayor atención en el desarrollo de la población indígena, ladina rural y garífuna que son los sectores pobres y extremadamente pobres en donde las privaciones de todo tipo se instalan de manera inamovible.

Para finalizar, en este informe se hace un llamado de atención a los políticos y a la elite del país para que tomen nota de los peligros inherentes que constituye dejar en el abandono total a una gran mayoría de la población, el abandono solo provoca rechazo, odio y confrontación. Ya es tiempo de dejar de pensar solamente en los intereses personales y actuar en función de los intereses colectivos.

.
.