Home > Columnas > Mayoría de familias sin niños

Mayoría de familias sin niños

///
Comments are Off

#DescubrirLasRaíces

Reproduzco como inicio una idea que centra el tema: que un continente sin hijos es un continente sin futuro Y Europa tiene cada vez una natalidad que ha caído a niveles dramáticos y convierten al Viejo Continente en una sociedad sin niños, con hogares solitarios, y cada vez menos familias. Esa es la conclusión del «Informe sobre la Evolución de la Familia en Europa 2018» que presentó en el Parlamento Europeo el Instituto de Política Familiar (IPF), en el marco de las celebraciones del Día Internacional de la Familia.

La falta de conciliación laboral y familiar, señalan desde el Instituto, es uno de los grandes agravantes de esta situación. Así, señalan, que para apoyar la maternidad falta mucho por hacer en cuanto a flexibilidad y racionalización de horarios, la posibilidad de la jornada continua, a tiempo parcial, o la reducción de esta.

La familia, concluían, no se ha tomado en serio en los distintos países que componen la Unión Europea:  se habla mucho, pero la realidad es que no tiene apoyo, y la familia no puede cumplir su misión. En el caso de España, no solo no se le ayuda, sino que se le pone dificultades con leyes anti-familia y anti-vida, que solo agravan los problemas». Los Gobiernos, añade el presidente del IPF, deben darse cuenta de que la familia es el pilar fundamental de la sociedad y apostar por ella es una inversión, no un gasto.

Y es que el invierno demográfico aparece más crudo cada día y afecta a la mayoría del planeta, pues hasta en los países árabes caen los índices de natalidad. Y se señala que el caso de España es especialmente cruel, pues según estudios de la ONU ya iba siendo el segundo país más viejo del mundo, sólo superado por Japón.

Y ven las consecuencias de esto: ir camino a ser una sociedad achacosa y decadente, que va a una lenta pero inexorable muerte Y viendo este peligro evidente de la baja natalidad, se pueden recordar aquellos cuatro puntos relacionados con ello. si no repunta la natalidad, y pasando por un empobrecimiento continúo. Concretemos algo…

En primer lugar, la existencia de una menor proporción de gente en edad de trabajar, en comparación con el número de jubilados. El resultado es que la financiación de las jubilaciones y el gasto sanitario se convierte en un reto cada día mayor, por tratarse de gastos financiados en la mayoría de los países por impuestos sobre el seguro social, que pagan quienes trabajan en el presente. En segundo lugar, el descenso de la innovación, porque la mayoría de las nuevas ideas provienen de inventores y científicos jóvenes; incluso una población más numerosa aumenta el incentivo para innovar.

En tercer lugar, una sociedad con niños es más alegre, esperanzada, creativa, generosa: tiene futuro. En cuarto lugar, la solución para los países en caída de natalidad suele ser abrir las puertas a la inmigración, a veces con consiguientes problemas políticos y sociales; aparte del peligro de la pérdida de la historia, tradiciones, valores, cultura y lengua.

Como ya se señaló, el querer disminuir la población fácilmente conduce a tener miedo al compromiso, al matrimonio, a los hijos; se hace un mal servicio a todos, porque prescinden de la dignidad de la persona y dañan a la familia, condiciones esenciales para resolver los problemas de la humanidad y vivir en paz. Y si hay países (Alemania, Holanda…) que si están creando programas para promover la familia y la natalidad. Se puede…  podemos…

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.