Home > Columnas > Financiamiento electoral e institucionalidad

Financiamiento electoral e institucionalidad

///
Comments are Off

#Catarsis

El tema del financiamiento electoral es un tema que cobra cada día más relevancia en el debate nacional, no solo por los casos de financiamiento electoral ilícito que han salido a la luz, sino por la firma el día de ayer de la carta de entendimiento entre el TSE y la CICIG.

Con relación a este tema, escuchaba en una entrevista a un diputado decir que la raíz de la corrupción era el financiamiento electoral ilícito. La contraparte le argumentaba que, por el contrario, era el sistema de gobierno que no es transparente a la hora de ejecutar obras y le da demasiado poder a los gobernantes para hacer contrataciones, concesiones, licitaciones, etc., para que arbitrariamente las otorguen a sus financistas. Al final esto viene siendo como la pregunta de qué vino primero, ¿el huevo o la gallina?

El financiamiento de los partidos políticos y de las campañas electorales, va íntimamente relacionado a la institucionalidad del país. Por lo que, si Guatemala fuera un país con instituciones fuertes y si el Tribunal Supremo Electoral fuera independiente a intereses y presiones externas, los ingresos de los partidos políticos y sus gastos serían completamente transparentes y estarían bien fiscalizados. Es más, si existieran en este país los partidos políticos institucionales, los candidatos y los dirigentes de los partidos rendirían cuentas a las bases del partido sobre los ingresos y sus orígenes, así como de los gastos. Y esa sería la primera fiscalización y quizá la más importante.

En el Reino Unido existen subvenciones públicas a los partidos políticos y sus campañas, pero estas son mínimas en comparación a los ingresos por membresías y donaciones. Estas subvenciones se aplican para: 1- los gastos administrativos de los partidos políticos, 2- los reembolsos limitados de gastos para elecciones parlamentarias y de gobiernos locales. “The Electoral Commission” (La comisión electoral), que es el ente regulador de las finanzas de los partidos políticos y las campañas electorales. Detalla claramente los tipos de donantes, los requisitos para registrar un donante y una donación, y sobre todo los plazos que tienen los partidos políticos para registrar las donaciones.  Si ingresamos en esta el nombre del Partido Laborista (Labour Party), aparece la lista y los montos completos de las donaciones y su origen. La principal fuente de financiamiento del Partido Laborista son los sindicatos.  Mientras que en el Partido Conservador y Unionista (Conservative and Unionist Party), son los donantes individuales.

En los Estados Unidos si un Candidato Presidencial recibe fondos públicos para su campaña, según indica “The Federal Election Commission” (Comisión Electoral Federal), no puede recibir fondos privados, e indica claramente los topes del financiamiento y de los gastos de campaña. Se pueden recibir fondos privados, exclusivamente para el pago de gastos legales y contables.  En las elecciones primarias el financiamiento privado es más fuerte que el público.

Hay muchos que consideran que la única forma de terminar con el financiamiento electoral ilícito es que los partidos políticos y sus campañas sean totalmente financiadas por el estado, yo no estoy de acuerdo. Si los partidos políticos y sus candidatos son incapaces de conseguir los fondos para sus campañas, administrarlos correctamente, y sobre todo hacerlo de forma transparente, mucho menos serán capaces de gobernar al país.

Por otra parte, el financiamiento electoral debe de fiscalizarse, pero no mediante la firma de cartas de entendimiento con textos tan generales y a su vez ambiguos que puedan ser utilizados como herramientas políticas en contra de cualquiera, sino mediante la institucionalización de los partidos políticos, y un sistema que garantice la independencia del TSE como ente regulador.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.