Home > Columnas > Golpe de estado orquestado por la CICIG

Golpe de estado orquestado por la CICIG

///
Comments are Off
RAUL FALLA

#Kidon

.

El día viernes de la semana pasada, el Ministerio Público y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala presentaron unas diligencias de antejuicio en contra del Presidente de la República, a quien sindicaron de la supuesta comisión del delito de financiamiento electoral ilícito durante la campaña electoral donde fue electo.

La urgencia del non grato por defenestrar a la persona que representa la unidad nacional, radica en la necesidad de designar a un sucesor ideológico afín, que garantice su permanencia en el país y junto con ello los cuatrocientos mil quetzales mensuales que se embolsa, por destruir la certeza jurídica y el Estado de derecho.

Y es que el plan orquestado por la CICIG para ubicar en la silla presidencial a un partidario del  colombiano, tiene como finalidad principal deponer al Presidente de la Republica, por medios no permitidos por la ley, para luego suspender la convocatoria a elecciones generales bajo el argumento malicioso de instaurar un gobierno de transición, el cual convocará una Asamblea Nacional Constituyente por virtud de la cual se modificará la Constitución, con el objeto de postergarse indefinidamente en el poder, limitando nuestras garantías individuales y las funciones del Ejército, lo cual facilitará el control de las cortes para encarcelar y expropiar a cuanto ciudadano se oponga a la refundación del Estado, basado en un sistema socialista de repartición igualitaria de la miseria.

Me sorprende que la Fiscal General Consuelo Porras Argueta, se haya apartado de la objetividad con que inició su gestión, y hoy apoye a estos enemigos de la libertad en este nuevo intento por romper el orden institucional del país, a través de la promoción de este antejuicio espurio y sin fundamento legal alguno, del cual no me cabe la menor duda que será trasladado a la velocidad de la luz al palacio legislativo para su conocimiento y resolución.

Ya en el Congreso de la República será muy difícil frenarlo y más aún declararlo sin lugar, pues si tomamos en cuenta el pulso político que hará el embajador de los Estados Unidos de América con el retiro de visas a cualquier congresista que se oponga al retiro de la inmunidad, o las presiones que se harán desde la CICIG con el caso Odebrecht u otros procesos que se encuentran en trámite, más la que vendrán desde la propia Corte de Constitucionalidad, podremos rápidamente concluir que el retiro de la inmunidad presidencial es inminente, y junto con ello la reclusión preventiva del mandatario.

Por ello, para mantener el orden institucional y el estado de derecho del país, se hace necesario que hoy mismo el Presidente de la República, actúe con valor y haga uso de las facultades constitucionales que le competen en defensa de la soberanía nacional, y ordene a la fuerza pública la inmediata expulsión del comisionado Iván Velásquez Gómez del país, antes de que la Corte de Constitucionalidad de forma ilegal se lo impida.

Ya estando fuera este individuo, será mucho más fácil enderezar la situación jurídica, política y económica del país, la cual se deberá iniciar sujetando dentro del marco legal las funciones del Ministerio Público, para que desde allí se logre recuperar la certeza jurídica, a través de la persecución penal objetiva e imparcial, sin banderas políticas o ideológicas que permitan repuntar de nuevo la economía nacional; para con posterioridad perseguir, procesar y encarcelar a todos aquellos jueces, magistrados y fiscales que, valiéndose del cargo público que ostentan, osaron plegarse a los intereses de un extranjero indeseable, causado con ello, un grave daño al Estado y sus habitantes, acusaciones que deberán enfrentar solos, ya sin el manto de impunidad que hoy los cobija desde la CICIG.

Caso contrario, es decir que el Presidente de la República no realice ninguna gestión encaminada a recuperar la institucionalidad del país, seremos testigos de como se consuma un  golpe de Estado técnico, que desencadenará una crisis social de gran magnitud como la que se vive en Venezuela y Nicaragua, con las consecuencias desastrosas para el país y para nuestros vecinos del norte, quienes debido a la mala orientación de la política del departamento de Estado y al apoyo irrestricto e incondicional del embajador Luis Arreaga a los seguidores de George Soros, verán como las hordas de guatemaltecos abarrotaran la frontera sur de ese país, en buscada de ayuda humanitaria.

Recuerde Presidente: el abusivo llega hasta donde uno se lo permite.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.