Home > Columnas > Los tránsfugas no quieren soltar la guayaba

Los tránsfugas no quieren soltar la guayaba

#ItzaBal

.

En total desesperación los diputados tránsfugas ven cómo pasa el tiempo y no hay forma en que puedan reformar lo ya establecido en el Artículo 205 Ter, que ellos mismos adicionaron a la Ley Electoral y de Partidos Políticos en el 2016 con el visto bueno de la Corte de Constitucionalidad.

Recién iniciaba la octava legislatura el 14 de enero de 2016, y los diputados ¨querían¨ dar un nuevo aire al Congreso de la República, apenas ocho meses antes habían iniciado las manifestaciones populares que desencadenaron la renuncia del binomio presidencial Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti, así como la captura y procesamiento de importantes figuras el mundo de la Política; los ¨distinguidos¨ diputados querían enviar un mensaje a la población, en el sentido de ¨vamos hacer como que hacemos¨, así que simulando limpiar la casa con escoba vieja, decidieron emprender y retomar el tema de las reformas a la Ley Electoral y de Partidos Políticos que por años el pueblo ha estado clamando.

El 1 de junio de 2016 entró en vigencia el Decreto 26-2016, en el que se modificaron varios artículos de la normativa electoral, entre las modificaciones realizadas y atendiendo a las demandas populares decidieron según ellos poner un alto al ¨transfuguismo¨, entiéndase esto como el acto de abandonar la agrupación o partido político por el que un diputado fue electo democráticamente mediante voto universal y secreto y se une a otra agrupación en la que ve mayores posibilidades de reelegirse o continuar mamando la teta del estado, haciéndole creer a sus electores que realmente tienen los mismos principios, valores e ideologías que los partidos políticos con los que participan, pero realmente solo los utilizan como un vehículo para llegar al Congreso y luego dependiendo del movimiento de fuerzas nuevamente abandonan el partido con el que llegaron y se suman a otro que les trae o les ofrece mayores beneficios o poder político.

Se metieron autogol y ni cuenta se dieron.

Bien dice el dicho que ¨el que escupe para arriba en la cara le cae¨, y eso mismo les está pasando a los 76 diputados tránsfugas, ya que fue hasta hace algunas semanas que se percataron que al Artículo 205 Ter que ellos mismos adicionaron a la Ley Electoral y de Partidos Políticos para desgracia de ellos ¨le faltaba la última línea¨, ¿Cómo así?, Si!! Así como lo lee, no tenía la última frase. Nuestros distinguidos diputados querían hacer un ¨gallo-gallina¨ al regular el trasfuguismo y les salió el tiro por la culata, ya que en la propuesta original del Artículo 205 Ter, el segundo párrafo lo habían dejado de la siguiente manera: ¨Queda prohibido a las organizaciones políticas y a los bloques legislativos del Congreso de la República, recibir o incorporar a diputados que hayan sido electos por otra organización política, prohibición que será aplicable por tres años a partir de realizada la elección general¨; para desgracia de los diputados tránsfugas y para beneficio del pueblo, alguien nos hizo el favor, que cuando aprobaron las reformas por lectura, alguien omitió la última frase que reza ¨prohibición que será aplicable por tres años a partir de realizada la elección general ¨, o sea que en su redacción final y en la publicación del decreto 26-2016 en el diario oficial de Centro América la redacción del segundo párrafo de tal Artículo quedó así: ¨Queda prohibido a las organizaciones políticas y a los bloques legislativos del Congreso de la República, recibir o incorporar a diputados que hayan sido electos por otra organización política.¨

Los diputados querían prohibir el transfuguismo solo los primeros tres años contados a partir de realizada la elección general, pero en el último año querían tener puerta libre para cambiarse la camisola política y continuar haciendo más de lo mismo, lo cual con la reforma tal como ahora está aprobada ya no les será posible.

El pueblo les dará batalla.

Esta semana el diputado Luis Hernández Azmitia jefe de la bancada (Movimiento Reformador) integrada casi en su totalidad por diputados tránsfugas presentó una iniciativa de ley que busca del dictamen favorable para derogar el Artículo 205 Ter de la Ley Electoral y de Partidos Políticos. Este viernes que pasó la Comisión de Asuntos Electorales entregó a la Dirección Legislativa el dictamen favorable de la iniciativa 5442 con la que se busca reformar dicho Artículo y con ello permitir que los diputados se cambien de bancada, lo cual considero un acto de traición al poder en ellos delegado por el pueblo y que les va pasar factura no solo a los diputados tránsfugas sino a todo aquel diputado que pretenda ya sea por lecturas o de urgencia nacional reformar lo ya reformado.

Los diputados deben tener claro que ahora el trasfuguismo ¨es ilegal¨; y como dice el respetable Abogado Chiquimulteco Erick Estuardo Córdova Castillo ¨Fue una conquista del pueblo en una batalla que desde 1986 se ha venido dando y los diputados no pueden legislar en favor de ellos mismos¨, no se pueden ser Juez y parte a la vez, y aunque se aprobara cualquier enmienda, el pueblo no lo permitirá y está claro que tampoco la Corte de Constitucionalidad, toda vez que el fundamento para expulsar de una vez por todas el trasfuguismo de nuestra legislación es la misma Constitución Política de la República la que en su Artículo 1 establece que ¨el fin supremo del estado es el bien común¨, y el segundo párrafo del Artículo 44 establece que ¨El interés social prevalece sobre el interés particular¨, en este caso el interés del pueblo prevalece sobre el interés de un ¨diputado trásfuga¨ que si bien es cierto el Artículo 157 de la Carta Magna les permite a los diputados reelegirse, tal reelección debe hacerse apegada al principio que los ¨Partidos Políticos¨, son instituciones de derecho público que configuran el carácter democrático del régimen político del Estado, tal como lo establece el Artículo 140 de la Constitución y 18 de la Ley Electoral y de Partidos Políticos, de esa cuenta no es posible que se pretenda burlar la confianza depositada en un diputado electo por el pueblo a propuesta de un partido político y se le permita cambiar de partido como se cambia de vestimenta.

Aunque aún faltan más reformas a la normativa electoral, el haber regulado el trasfuguismo beneficiará a mediano y largo plazo las instituciones políticas quienes deberán ser más cuidadosas en sus filtros para determinar qué clase de personas ingresan en sus filas, así como en su actuar dentro y fuera del Congreso de la República.

Si los diputados no pudieron percatarse del gol que les metieron y solo levantaron la mano al aprobar las reformas en contra de ellos mismos, imagínese usted que atención y preocupación pondrán al legislar en favor del pueblo… Ninguna.

TEXTO PARA COLUMNISTASandra Hernandez | El Siglo
.
.