Home > Columnas > Seguimos siendo una república bananera

Seguimos siendo una república bananera

#ItzaBal

El término ¨República Bananera¨ fue acuñado en 1904 por el escritor de cuentos cortos estadounidense, William Sydney Porter; mientras escribía el cuento ¨El Almirante¨. En su narración el escritor se refiere a un lugar de nombre Anchuria, que era una “pequeña República Bananera ficticia¨, pero que según se dice, para ello se inspiró en la República de Honduras y quizá en nuestra Guatemala, puesto que dicho escritor vivió en el hermano país en los tiempos en que escribió el cuento mencionado.

En un principio las Repúblicas Bananeras, eran aquellos países tropicales que producían bananas (el famoso oro amarillo) y que dependían casi en su totalidad de las rentas de las empresas estadounidenses que se dedicaban al cultivo de dicha fruta, tal es el caso de la famosa United Fruit Company – La UFCO –, también conocida como la frutera, el Pulpo o simplemente la Yunai. En el caso de Guatemala tenía su centro de operaciones en el departamento de Izabal al norte del país.

Sydney se dio cuenta que los países donde básicamente la Frutera tenía su producción de bananas como lo era Centro América, el Caribe y la parte norte de América del Sur, era dicha compañía quien controlaba la economía y por ende la vida política del país.

En su novela “Cien años de soledad”, Gabriel García Márquez escribió ¨Las compañías bananeras llevaron a la región modernidad pero también violencia y muerte¨, ejemplo de ello se puede citar, la participación de la Frutera en la invasión a Honduras en 1919, llamada ¨La invasión de los Marines¨, la llamada masacre de las Bananeras en Colombia, o el golpe de estado orquestado por la United Fruit Company en contubernio con la Agencia Central de Inteligencia –CIA- de los EE.UU. al gobierno de Jacobo Arbenz Guzmán en Guatemala.

En una entrevista al periodista Peter Chapman del diario The New York Times, un ex ejecutivo de la Frutera dijo lo siguiente: “Guatemala fue elegida como sede de las primeras actividades de desarrollo de la compañía porque, para cuando entramos a América Central, el gobierno de Guatemala era el más débil, corrupto y flexible de la región”

¿Cree usted que lo dicho por el ex ejecutivo de la Frutera es cosa del pasado?

Hoy en día el término despectivo ¨República Bananera¨ se utiliza para referirse a un país considerado políticamente inestable y socialmente empobrecido y atrasado, donde gran parte de su economía aún depende de unos pocos productos cuyo cultivo o producción pertenece a élites interesadas en mantener ¨monocultivos¨, y por ende el monopolio de los mismos, entiéndase ¨Azúcar, banano, café, palma africana, cardamomo, etc.), logrando con ello perpetuar en el tiempo el actual status quo, a lo cual también podemos agregar la producción exclusiva y monopólica u oligopólica de la telefonía, el pollo, el cemento, el hierro, y otros.

Desde un punto de vista muy particular considero que desgraciadamente seguimos siendo una ¨República Bananera¨, donde existe un estado fallido, hundido en la corrupción, la pobreza, la desigualdad, y la desnutrición crónica por citar algunos males; un Estado donde se nos quiere vender la idea que una fiscal y una Comisión Internacional han logrado grandes avances en materia de justicia pero que hasta la fecha después de 10 años y millones de dólares invertidos, ¨todo sigue igual o peor¨ no existe siquiera una sentencia condenatoria con los casos emblemáticos de la famosa lucha anticorrupción; un sistema de justicia donde las personas de clase media o baja pasan detenidas en prisión ¨preventiva¨ durante años, con la incertidumbre de encontrar o no justicia dentro de sus procesos y sin ser llevadas a juicio, un país donde a las élites se les da la oportunidad de pedir perdón ¨mea culpa¨, y en los pocos casos en que se les ha girado orden de captura las mismas no se ejecutan, (salvo por intereses políticos); un país donde la justicia es como una serpiente que pica únicamente al que no tiene botas; un país donde es un secreto a voces que para la adjudicación de un proyecto de infraestructura por pequeño que sea el constructor deberá pagar el 10% como mínimo de comisión (mordida) y por adelantado porque si no se lo dan a quien si paga; y cuando al fin es adjudicado el estado o las municipalidades incumplen con los pagos; un país donde a los policías y maestros no se les da un salario y trato digno solo porque a las élites no les interesa ni les conviene que el Estado avance en materia de seguridad, educación y justicia porque el círculo vicioso debe repetirse y mantenerse para volver a lo que ya hemos dicho: ¨Mantener a toda costa el Status quo¨, en beneficio de unos pocos.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.