Home > Columnas > Expropiación: un grave error

Expropiación: un grave error

///
Comments are Off

#HaciaLaLibertad

.

Quienes han pasado por el Tejar y Chimaltenango saben muy bien lo que es perder tiempo porque una carretera tan importante como lo es la Interamericana pasa por justo en medio de esos dos pueblos tardando entre una y dos horas dependiendo de la hora en atravesarlos. Desde hace algunos años se ha trazado y comenzado a construir un trazo que rodea estos pueblos y que permitirá el paso continuo y normal sin que los automovilistas tengan que perder su valioso tiempo.

Pero algo se hizo mal.  El trazo se llevó a cabo, se comenzó a construir, pero quienes estaban a cargo del proyecto cometieron un grave error.  No se aseguraron de que todos los terrenos por donde pasaría el trazo fueran adquiridos de una vez a modo de poder construir la obra y terminarla rápidamente.  ¿A quién, en su sano juicio, se le ocurre comenzar a construir una carretera sin asegurarse anticipadamente la propiedad de los terrenos por donde pasará la misma?  He aquí el grave error que ahora quieren solucionar a través de “expropiación” de los terrenos cuyos propietarios no están de acuerdo en vender al precio que les están ofreciendo.

Creo que la expropiación es un gran error.  La han propuesto los encargados de este proyecto y ahora los integrantes de la Comisión de Comunicación, Transporte y Obras Públicas del Congreso emitieron un dictamen favorable a la iniciativa de ley que autoriza la expropiación de propiedad de los terrenos que afectan que no se pueda terminar la construcción de ese tramo de carretera a modo que pueda comenzar a utilizarse.

¿Por qué deben los propietarios de estos terrenos pagar las consecuencias de la ineptitud de algún funcionario que en el pasado metió las patas al comenzar una carretera en la que no tenía asegurada la propiedad de los terrenos por donde pasaría?  ¿No hubiera sido lo correcto cambiar el trazo antes y pasar por lugares donde tuviera garantizado el paso?

La expropiación implica el fracaso e ineficiencia de las negociaciones de los funcionarios del Ministerio de Comunicaciones, quienes entiendo están a cargo de la obra.

El derecho de propiedad establece las reglas del juego que determina quién hace qué y quién debe compensar o ser compensado si llegase a ocurrir un daño.  En este caso, el error del gobierno lo pagaremos caro todos los contribuyentes al recurrir a la expropiación. Y no queda claro si el daño causado será compensado adecuadamente a quienes no han querido vender sus terrenos u otorgar ese derecho de paso.  Pero se hace más daño a la sociedad ya que pone en riesgo las pertenencias de cualquier persona.  Nadie se siente seguro de sus cosas cuando se comienza a recurrir a la fuerza para apropiarse de lo suyo y es precisamente esto lo que hace el gobierno con la expropiación.

La propiedad es sagrada.  Hace a las personas más responsables de sus propias acciones.  Este sistema garantiza que las personas sufran las consecuencias de sus propios actos.    Cuando la propiedad está bien definida las disputas disminuyen.  La expropiación demuestra el fracaso de la persuasión y negociación.  Es una forma injusta de obtener algo que unos consideran prioritario, pero pasando por el derecho de otros.

Cuando la propiedad se respeta, se generar una gran prosperidad.  La actividad básica del mercado es el intercambio, pero cuando los bienes no son poseídos individualmente entonces no pueden ser intercambiados.  Con la expropiación se está abriendo una puerta peligrosa que luego ya no se podrá cerrar.

Encima de todo, parece que el proyecto de expropiación se aprobará de Urgencia Nacional.  Todos queremos que el paso por el Tejar y Chimaltenango sea expedito, pero no estoy de acuerdo que sea a cualquier costo.  Rechazo que sea a través de la expropiación.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.