Home > Columnas > Timeo Danaos et dona ferentes

Timeo Danaos et dona ferentes

#DiviFilius

Una traducción latina de Homero refiere a que cuando apareció ante las murallas de Troya aquel enorme caballo, un prudente oficial troyano expresó: «Timeo Danaos et dona ferentes» («Desconfío de los griegos, incluso cuando traen regalos»).   Y si le hubiesen tomado en serio

– dicho sea de paso-   Troya no hubiese nunca sido quemada ni saqueada.  En adelante, esta expresión se ha utilizado precisamente pare mostrar desconfianza ante un gesto demasiado generoso.  Vendría muy bien que esta misma frase se la aplicara la futura administración de Andrés Manuel López Obrador con respecto a los gestos tan amables y gentiles que ha tenido el gobierno de los Estados Unidos para con su persona.

La visita del secretario de Estado norteamericano y la amable carta que el Presidente Trump envío a AMLO no son gratuitos.  Detrás todo esto hay una intención,  y esa es,  seducir al presidente electo de los Estados Unidos Mexicanos para que se transforme en una pieza instrumental del plan de política exterior estadounidense.  El rol que México jugaría bajo este  ´nuevo´ esquema propuesto por la administración Trump sería el de país tercera opción para ´contener´ la migración ilegal.  La diferencia,  es que ahora México sería compensado económicamente por aceptar implementar dicho esquema.   Este tipo de práctica dicho sea de paso no es nueva,  como tampoco lo es el hecho que México juegue a la contención migratoria.

En lo que va de enero-abril 2018 un promedio de 44,000 migrantes centroamericanos han sido presentados ante el instituto nacional de migración mexicano con el objeto de ser deportados a sus países de origen.  Esto a pesar de los protocolos de protección  de migrantes que México ha firmado y que obligarían al Estado mexicano a comprender que dichas deportaciones son una sentencia de muerte.  Al mismo tiempo, al año 2017 México  sumó un total de 14 mil 596 solicitudes.de asilo de la cuales menos del 10% fueron concedidas.   Si a esto se agrega que ciudadanos del Medio Oriente (exceptuando Israel) y ciudadanos africanos tienen prácticamente cero posibilidades de obtener visados para internarse en territorio mexicano, la fotografía completa muestra que México ya realiza el trabajo de contención migratorio que Estados Unidos requiere.  Todo esto sucede, a pesar de que la actual administración estadounidense no pareciera reconocerlo o no quiere reconocerlo puesto que ´bullear´ a México en redes sociales es una salida muy conveniente para el presidente Trump.

¿En qué cambiaría la estrategia dentro la propuesta que tendrá que aceptar o rechazar el futuro gobierno de AMLO?   México accede a transformarse en un país que otorga asilo automático a los migrantes del Triángulo Norte a cambio de fondos económicos.  Esta modalidad no es nueva.   La Unión Europea ha prometido una ayuda económica de 6.000 millones de euros destinada a contribuir al esfuerzo económico que está haciendo Turquía para acoger a más de tres millones de refugiados sirios.  De vuelta a América del Norte,  en la propuesta estadounidense pareciera intuirse que el dinero asignado para la construcción del muro fronterizo sería entonces asignado a México.  El muro no se construye, los migrantes no cruzan a territorio estadounidense y a México se le paga por un rol de contención que a la fecha había realizado solamente por entenderse cómo aliado de EEUU.

Incluso se puede pensar que de aceptarlo,  el nivel de conflictividad entre EEUU y México se reduciría.

Vaya dilema,  porque una administración presidencial que se entiende cual progresista no puede evitar el desplazamiento natural de la migración pero si acepta la propuesta,  tiene en sus manos lograr una relación bilateral bastante más estable y racional con Trump.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.