El Siglo

Principios de Economía Social de Mercado

#CrisolLiterario

Como en anterior apartado se comentó, el objetivo es acercar al lector el concepto de Economía Social de Mercado -ESM- y de su importancia  e  impacto en las economías emergentes; cuya base estructural de comercio sea, a estas alturas del siglo XXI, el sector primario de producción. Antes de todo inicio, es significativo concebir o visualizar que el enfoque, modelo  o  sistema de la ESM, no se trata de concepciones ideológicas de izquierda o de derecha. Ya que en el recorrido de la historia; y más aún, en este cambio de época, estos conceptos ideológicos (metafísicos) han demostrado  ser  abstractos  e  imprácticos  al haberse quedado únicamente en el ambiente etéreo  o  incorpóreo dentro del sistema de bienestar social de la población guatemalteca. Para muestra, veamos el volumen poblacional de migrantes en busca de oportunidades de desarrollo personal.

A diferencia, la Economía Social de Mercado es un ordenamiento de regulación económica-social que depende en gran medida de la voluntad y decisión de los órganos del Estado con enfoque de unidad nacional y se fortalece sobre la base de una política «monetaria, cambiaria, crediticia y tributaria» sólida. Y los conceptos que obedece son: 1. Todo el Estado que sea necesario para todo mercado posible;  esto merece, revalorizar  las fuerzas  entre el Estado y el sector empresarial para un mejor complemento de la economía nacional -Mipymes- en materia social y de comercio internacional.  2. Ningún derecho sin responsabilidad y ninguna autoridad sin democracia.  3. Hacer más con menos  -El Estado-  con rendición de cuentas y auditoría social. 4. Una educación con cobertura  y  calidad universal permanente; con enfoque de idiomas maternos -al menos en los primeros tres años- entre grupos generacionales pero sostenible en el tiempo inter-generacionalmente. Y, 5. Eficiente recaudación fiscal para una mejor política social mejorando el indicador nutricional de la primera infancia, reduciendo los niveles de pobreza y pobreza extrema. Mientras  que  los  principios  -eje transversal-  en los que descansa la Economía Social de Mercado son: subsidiariedad entre ciudadanos, solidaridad del gobierno; y competencia funcional,  basada en una política de recaudación fiscal y en la masificación empresarial a nivel de Mipymes como fuente de trabajo digno. «El Estado debe ser subsidiariamente solidario».

Casualmente, el sistema de desarrollo social guatemalteco adolece y enferma debido a la carencia de estos cinco conceptos y principios del modelo actual; que justo, son los principios en los que descansa y se fortalece la Economía Social de Mercado -ESM-. Por tanto, esta realidad hace ineludible e impostergable el encuentro de una guía o faro de luz de desarrollo que busque reunificar y converger en un punto de equilibrio estrella, las funciones del Estado y la dinámica comercial en pro del desarrollo y bienestar de la población guatemalteca. En esta búsqueda radica el esfuerzo del presente artículo de Economía Social de Mercado -ESM- por considerar que sería la perspectiva o representación que podría conectar el punto intermedio entre el mercado libre y el equilibrio social guatemalteco; dispar hasta este momento.

Como indicara para Alemania, Alfred Müller-Armack quien acuñó el término de ESM en 1946, definiéndola, como: “La conexión entre el mercado libre y la búsqueda del equilibrio social”. Posteriormente, su colega, Ludwig Erhard estudioso del tema y ex ministro de Economía y de Finanzas de la Alemania de los años 50´, reforzó la expresión popularizando el axioma: “El bienestar para todos… y el bienestar a través de la competencia están indisolublemente unidos; el primer postulado caracteriza el objetivo,  mientras que el segundo identifica el camino que conduce a este objetivo”, concluyó el Dr. Erhard.  Para finalizar este intento descriptivo de Economía Social de Mercado, es importante enfatizar que gracias a la voluntad  y  al decidido apoyo político en todo momento del primer canciller alemán Konrad Adenauer, floreció  La Economía Social de Mercado; sin la cual, reza la literatura, el horizonte económico-social de la Alemania de aquel entonces hubiera sido incierto. Hoy 70 años después esta «La ESM» sigue siendo la referencia económico-social; aunque a la luz de encuestas realizadas, requiere un rediseño delante de los avatares de la globalización económica, del cambio climático a nivel mundial y del reajuste monetario de la Eurozona; por el Brexit del Reino Unido, la desesperanza de las economías del litoral del mediterráneo (España, Italia y Grecia), el comercio europeo y las altas tasas de desempleo en el mercado laboral.

.
.