Home > Columnas > La gestión ambiental de la huella hídrica

La gestión ambiental de la huella hídrica

#LugarHermenéutico

.

La huella hídrica es un concepto que se utiliza como un indicador alternativo en el uso del agua, aunque hubo varios intentos previos, fue hasta 2014 cuando la organización internacional de estandarización, público la norma ISO 14046:2014 Gestión Ambiental de la Huella Hídrica.

Esta norma se basa en la evaluación del ciclo de vida de los productos e identifica el potencial de los impactos ambientales relacionados con la utilización del agua, los cambios en la calidad de esta luego de su utilización unificando conceptos para su utilización en empresas, procesos y producto.

La huella hídrica muestra volúmenes de uso y contaminación sea a través del consumo directo cuando se le utiliza en la fabricación de un producto incluyendo el agua utilizada y/o contaminada durante este proceso de fabricación y el agua incorporada en el propio producto como ingrediente.  Así mismo el consumo indirecto que corresponde a toda el agua necesaria para producir diferentes materias primas utilizadas en todo el proceso y la cadena de suministro.

En países desarrollados esta norma es de gran aplicación tanto por organizaciones como por municipalidades e incluso el gobierno central, pues la misma sirve para establecer los balances hídricos, así como determinar los volúmenes de esta con sus respectivos niveles de contaminación y su forma de tratamiento.

Mientras tanto en Guatemala no obstante se garantiza en la misma Constitución Política de la República el uso y goce de este bien natural, la cantidad de intereses creados ha derivado que nuestro país carezca de normas y mecanismos para la gestión, integral, eficiente y sostenible de los recursos hídricos del país.

El país cuenta con una gran riqueza hídrica al ser bañado por 38 cuencas hidrográficas que conforman una red de 27,000 km. Lineales con un volumen de correntía estimado en más de 93,390 millones de m3 anuales.  Este es suficiente caudal para satisfacer todas las necesidades de agua para el consumo humano, para la agricultura, para producir energía y para el desarrollo agroindustrial. Sin embargo, solo el diez por ciento es aprovechado en todos los sentidos. El resto fluye con grandes niveles de contaminación, hacia, El Salvador, México, Belice, Honduras y hacia ambos mares.

Pese a esta riqueza hídrica, como el uso del agua es arbitrario y anárquico, el país sufre de stress hídrico absurdo en todos los órdenes, porque agua sobra, pero no existe una gestión integral del recurso.  Por décadas se ha estado inmerso en el debate sobre la importante necesidad de regular el uso del recurso hídrico, sin embargo, la falta de normativa y un adecuado manejo y gestión integral del recurso, ha llevado al uso y abuso por parte de algunos, y a la escases o carencia del vital líquido para una gran parte de la población guatemalteca.

En función de lo anterior es necesario que los grandes usuarios del agua en este caso, el sector agrícola, ganadero industrial y textil que suman más del 80% del uso total del agua en Guatemala, realicen una gestión ambiental de su huella hídrica, ya que no pagan por el uso de este bien, al menos que lo devuelvan limpio a los ecosistemas.

La norma ISO 14046:2014, es una excelente herramienta, como lo es también los sistemas de producción más limpia que por años se han venido desarrollando con éxito en muchos países y algunas empresas ambientalmente responsables de Guatemala.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.