Home > Columnas > EL ERROR DE AISLARSE

EL ERROR DE AISLARSE

///
Comments are Off

#DescubrirLasRaíces

El título me lo sugirió una poesía que decía: no caigas en el peor de los errores, el aislarse. La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes. ¡¡Huye!! Emite tu grito sano por los techos de este mundo.

Tema muy amplio, y en esa línea me sorprendió la noticia de que un importante canadiense ha desarrollado una app para relacionar entre sí a los empleados que trabajarán en un complejo de edificios que se levanta en Toronto. Con ella, los trabajadores podrán planificar sus reuniones y sus clases de fitness, ordenar comida y… encontrar un compañero con quien comer.

Puede parecer una simpleza: los alimentos van a parar al estómago con independencia de que haya alguien más presente cuando se toman. Pero un estudio de Oxford Economics ha revelado que sentarse a la mesa sin compañía puede incidir negativamente en la sensación de felicidad de una persona, algo muy relacionado, por supuesto, con su estado de salud.

Educadores y psiquiatras advirtieren actualmente del riesgo de que cada quien se encierre y aísle “en un mundo virtual”, reduciendo considerablemente el insertarse en la vida real de todos los días, en las relaciones de amistad.

Recientemente (aciprensa marzo 18) en una entrevista a Joanna Raczynska, arquitecta polaca, madre de dos niños, que dirige blogs temáticos y administra varios perfiles en Facebook, ante la pregunta de cuál es su pasión, se ríe y responde: Mi pasión es mi familia y el arte, pero mi marido es programador, y realmente nos gusta pasar tiempo delante de la computadora e ir descubriendo las posibilidades de internet. Para mí es una fuente de inspiración y también gracias a Internet puedo compartir con los demás mis ideas y mi visión del mundo. Y continúa, concretando en su familia, unas ideas aplicables a cualquiera. Habla de una campaña social que promovió llamada “Menos pantalla, más familia” y resume. “Yo defiendo mucho las ventajas de internet,  pero la familia exige una atención prioritaria. Algunas propuestas podrían resumirse así:

  • Menos tiempo delante de la pantalla, más tiempo para los demás.
  • Menos redes sociales, más relaciones personales con los otros.
  • Menos televisión, más juegos de mesa.
  • Menos “picar” delante de la pantalla, más comidas en
  • Menos juegos de computadora, más deporte.
  • Menos Internet, más libros.”

En el fondo, hay quienes piensan que estamos en una revolución que puede cambiar nuestros hábitos sociales: al pretender sustituir la comunicación real por la comunicación virtual, que no rara vez inunda de “ruido” nuestro interior haciéndonos creer que la cantidad y rapidez de comunicación mejora la calidad de nuestras relaciones, cuando frecuentemente es todo lo contrario

Esa actitud desordenada acabaría conduciendo a la superficialidad, a la dispersión; por ejemplo, cuando la atención se centra en la respuesta a un mensaje o a la última actualización, en lugar de concentrarse en el propio estudio o trabajo.

Los padres, primeros educadores, deben ocuparse del uso que los jóvenes hacen del mundo virtual y antes… educarse ellos mismos.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.