Home > Columnas > ¿Interesados en salvar el planeta?

¿Interesados en salvar el planeta?

#Poptun

.

Actualmente California sufre de una ola de calor que marca temperaturas históricas.     En Guatemala hemos tenido varias ondas de calor intenso, en este año.

Estas altas temperaturas, sólo evidencian que el planeta se está calentando por causa de los gases efecto invernadero.  Estos provocan un aumento en la temperatura del planeta, y de los cuales derivan otras terribles consecuencias, entre ellas, sequías, tormentas, huracanes, inundaciones. Los gases efecto invernadero, contribuyen de forma fundamental al calentamiento de la Tierra y a una brusca alteración del equilibrio ecológico.

Las actividades del hombre, tales como, la quema de petróleo y carbón natural, la deforestación, son algunas de las causas principales del abrupto calentamiento global que sufrimos hoy en día, las que promueven el derretimiento de los glaciares, que además originan un aumento en el nivel del mar.

Estados Unidos, es el segundo país del mundo que más genera gases efecto invernadero, no obstante, el año pasado anunció que se retiraba del Acuerdo de París, que es un convenio internacional que surgió el 12 de diciembre de 2015, como un acto sin precedentes entre los países que conforman las Naciones Unidas, los que consensuaron restringir el aumento de la temperatura del planeta, reduciendo las emisiones de gases de efecto invernadero.

En la otra cara de la moneda, vemos al primer país que los produce (China), comprometido para revertirlos y ahora se constituye en un ejemplo de políticas amigables con el medio ambiente.

Antes del año 2015, Guatemala servía de pulmón del mundo, sin embargo, eso ha cambiado y ahora se ha unido a los países que los emiten, aunque en menor índice. Este cambio, probablemente ha ocurrido porque los guatemaltecos no poseemos una conciencia pública de los peligros que amenazan el medio ambiente, así como el Estado no ha impulsado políticas que sean amigables para promover su conservación.

El daño a nuestro planeta es producto de la irresponsabilidad del hombre frente al cuidado del medio ambiente.  En mi caso particular, tuve el privilegio de crecer rodeada de selva tropical que era un pulmón del mundo, muy cerca de biodiversidad de especies de flora y fauna y animal, sin embargo, ahora que visito esa región, me inunda el desconsuelo al observar que los afluentes están contaminados y son menos caudalosos, hay extinción de ciertas especies y deforestación del área, y es frecuente que los espacios verdes se han convertido en planicies para la crianza de ganado.

Eso hace preguntarme: ¿Cómo país, estamos interesados en salvar el planeta?  En virtud que actividades tan básicas como separar los residuos, usar bombillas ahorradoras, o bien apagar los aparatos eléctricos, no las efectuamos, ¡pareciera que lo que le pasa a nuestro entorno, no nos atañe!

 

Esa misma actitud de indiferencia la observamos con las autoridades gubernamentales, ya que en este siglo 21, siguen sin incorporar al ordenamiento jurídico, la obligación de separar los residuos; reciclar el papel, el plástico y el aluminio; o bien limitar el uso de bolsas plásticas, pajillas y utensilios de duroport, entre otras cosas.  A las empresas no les exigen plantas de tratamiento de aguas, el uso de energías renovables, así como reciclar los residuos de su actividad comercial o bien autorizan la explotación de recursos naturales o el sembradío de especies no nativas que provocan infertilidad de la tierra.

Debemos de estar conscientes que el dilema de un ambiente sano y equilibrado, implican un cambio paradigmático en el accionar y comportamiento de los distintos Estados, pues requieren para su efectivización de la creación y conformación de una nueva conciencia ecológica básica.  Ese cambio de paradigmas además debe nacer en nosotros los pobladores, que tenemos asignada una cuota de responsabilidad para velar por el cuidado de este. Los recursos naturales son bienes que la naturaleza nos brinda y que podemos utilizar para satisfacer nuestras necesidades, por lo tanto, justo es, que nos unamos a su preservación.

 

La protección del medio ambiente es, sin lugar a duda, el desafío y la tarea más importante que a nivel mundial poseemos los seres humanos. Los Estados, deben ser líderes en este cometido, impulsando políticas que coadyuven en su conservación.  Sin embargo, también está en nuestras manos participar activamente, poniendo nuestro granito de arena para frenar los efectos del deterioro del medio ambiente.  Esto se logrará transformando nuestros hábitos, para lo cual nos toca informarnos sobre sencillas pautas que a diario podemos efectuar para restringir su detrimento.

Recordemos, que no sólo es nuestro derecho a vivir en un ambiente sano y equilibrado el que está en juego, sino el de las futuras generaciones, y nuestro compromiso es heredar un mundo tal y como lo conocemos hoy.  ¡Aún estamos a tiempo!

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.