Home > Columnas > De Iván el Terrible, a Iván el relegado.

De Iván el Terrible, a Iván el relegado.

///
Comments are Off
RAUL FALLA

#Kidon

La Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, fue instituida bajo la falsa premisa de combatir las estructuras criminales incrustadas en el Estado. Fue así, como se engañó a varios guatemaltecos, sobre la necesidad de instaurar un organismo internacional que coadyuvara con el Ministerio Público en materia de investigación penal. Sin embargo, al poco tiempo de haberse estrenado, se logró demostrar que se trataba de una estructura criminal organizada más, con capacidad logística, económica e impunidad perpetua para operar en el país.

Por años los buenos guatemaltecos, hemos tenido que soportar como este grupo criminal organizado, ha violentado la soberanía nacional y los derechos humanos de miles de guatemaltecos, que sin haber cometido delito alguno se encuentran hacinados en alguna prisión del país, en muchos casos muriendo de alguna enfermedad o por la desesperación de no tener la certeza jurídica de cuando podrán solventar su situación.

Estos hechos lamentables han sido denunciados en más de una oportunidad por las propias víctimas o por sus familiares, sin que tales denuncias hayan tenido éxito, primero porque el sistema de administración de justicia está cooptado por varios jueces y fiscales corruptos al servicio de este grupo paralelo incrustado en el Estado, y segundo, porque la persona que dirige esa comisión por desgracia goza de impunidad total y perenne para responder ante la ley los ilícitos que cometa.

Sin embargo, los continuos ataques a la institucionalidad del país, así como las graves violaciones a los derechos humanos de nuestros connacionales, han logrado despertar el nacionalismo, el amor patrio y los sentimientos de justicia de varios funcionarios públicos de primer nivel. Y me refiero al Ministro de Gobernación Enrique Degenhart Asturias, quien, pensando en la seguridad de los guatemaltecos, ordenó que más de veinte agentes de la Policía Nacional Civil asignados a esa comisión, iniciaran de inmediato patrullajes de seguridad ciudadana, en beneficio de la comunidad, en vez de custodiar la guarida del comisionado. De la misma forma la Fiscal General María Consuelo Porras Argueta quien, de forma técnica, objetiva e imparcial, puso un frenó a las elucubraciones del extranjero y sus seguidores en su afán por defenestrar a quien representa la unidad nacional, así como a todas aquellas conferencias de prensa humillantes para los sindicados y sus familias. Y que decir del Procurador General de la Nación Jorge Luis Donado Vivar, un abogado comprometido con los intereses del Estado, listo para recomendar al Presidente de la República, la no postergación del mandato de la CICIG, debido a las múltiples violaciones en el ejercicio de su cargo.  Así como la excelentísima Ministra de Relaciones Exteriores Sandra Erica Jovel Polanco, una mujer valiente que ha defendido de forma espectacular el interés de nuestros migrantes, así como la soberanía nacional, al denunciar públicamente ante las entidades internacionales la intromisión del comisionado en asuntos que no son de su competencia.

Estos valientes funcionarios públicos, sumados a los que integran la Junta Directiva del Congreso de la República y al Ministro de Salud doctor Carlos Soto Menegazzo, han iniciado una operación jurídica encaminada a recuperar la institucionalidad y el estado de derecho del país, vilipendiado por el comisionado Velásquez, la ex Fiscal General Thelma Aldana, y otros enemigos de la libertad atrincherados en fundaciones de ideología marxista.

Es por ello, que el relegado comisionado, se vio en la necesidad de salir corriendo a presentar sendas quejas ante la comunidad internacional, así como a poner en mal el nombre del país con una ensarta de mentiras, cuyo único objeto es justificar los cuatrocientos mil quetzales que se embolsa mensualmente por transgredir la ley y vilipendiar la soberanía nacional.

Por fortuna las cosas en Guatemala están cambiando para bien y la comunidad internacional lo sabe, es por ello por lo que varios senadores de los Estados Unidos de América solicitaron recientemente la congelación de los fondos para la CICIG, mientras no se esclarezcan varias denuncias de violación a los derechos humanos en contra de varios ciudadanos guatemaltecos, así como en contra de una familia de inmigrantes rusos ilegalmente encarcelados en el país.

Por ello, con toda certeza puedo concluir que aunque el embajador de los Estados Unidos de América Luis Arriaga, persista en desinformar a su país sobre la verdadera situación de Guatemala o aunque continúe amenazando con el retiro de visas por defender la soberanía nacional, nuestra lucha por la institucionalidad del país no cesará y cada día será más activa, hasta lograr que el extranjero Velásquez salga de nuestro país por la puerta de atrás, desprestigiado y muy seguramente con más de algún proceso penal internacional, donde no podrá argumentar inmunidad diplomática en su defensa.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.