Home > Actualidad > ¡SIGO HABLANDO SOLO!

¡SIGO HABLANDO SOLO!

Mirilla Indiscreta 

Tomar la decisión de convocar todas las semanas a potenciales amigos que con conocimiento de causa procuran explicar la confusa situación nacional, es una tarea difícil para mí.

Transformarme en el taquígrafo o escribano conciliador o provocador de esas discusiones, pareciera cómodo por trasladarle a ellos la responsabilidad de asumir las posiciones y yo de simple articulador del debate, repetir como lo hacen algunos programas de televisión…”Esta estación es ajena a las opiniones del siguiente programa”

Pero cómodo para los lectores que se aproximan a una discusión entre distintos personajes… no lo es tanto para mí… porque tal y como usted se lo habrá imaginado… yo tengo mi propia opinión y muchas veces me asfixia y aprisiona el pecho, la ingente necesidad de compartirla con ustedes…

Y hoy quiero que mis invitados me escuchen y expresen con el gesto si están de acuerdo conmigo… o sencillamente y en silencio, para no interrumpir… se levanten y se vayan, y yo, asumir con propiedad la responsabilidad histórica de lo que se me ocurra compartir con ellos y con ustedes.

Les agradezco en consecuencia mis invitados, que tomen asiento y ustedes queridos lectores, lean lo que pienso, o de dejen de hacerlo, mascullando entre dientes, su desacuerdo conmigo.

Comenzaré por darles mi opinión en relación al pretexto por el cual, asueto largo o corto, las conveniencias de su manejo por temor a una manipulada opinión pública, cada año tienen oficialmente, menos valor de decir sin ambages que se celebra el Día del Ejército, lo que me parece una cobardía institucional y justificarlo con un feriado bancario o la aplicación de pactos colectivos que así lo regulan y en el extremo del complejo de una culpa inexistente, por la aplicación de leyes que norman su aplicación de acuerdo al calendario… ¡Una barbaridad!

Ayer, esa fecha conmemorativa fue legítima porque está registrada oficialmente en la historia del país y lo más importante porque existe la gente que lo quiere celebrar, seguramente en mayor número que las que repudian ruidosamente que no se haga y festejan el que no se festeje…¡Qué de a sombrero!

Pero también porque existe el Ejército como una institución que forma parte del Estado y tiene tareas y responsabilidades asignadas en la Constitución Política de la República mucho más importantes que la de cualquier ONG que representa intereses extranjeros.

En sentido contrario, distintos motivos, organizaciones y causas muchas veces extrañas, se diputan el calendario para asentar su existencia y celebración: El día del abrazo o del beso para decir algunos.

Recuerdo el día del árbol que celebré sembrando como alumno de mi recordada escuelita Costa Rica el mío, en el Parque de las Naciones Unidas, que igual que yo, se resiste a envejecer. Cuando lo visito, lo miro como símbolo de la eterna juventud… pero siendo justo con él y conmigo, les confieso que luce más joven que yo…

Fue mi primera contribución al ideal de tareas del ser humano… sembrar un árbol, tener un hijo, escribir un libro, dejar un legado útil y reconocido por todos.

Tareas difíciles de cumplir… de momento me falta la última… dejar un legado útil y reconocido por todos… y en eso estoy… ojalá lo logre.

Pero siguiendo con las efemérides, se celebran muchas todos los días para felicidad de los comerciantes que con ellas hacen su agosto cualquier mes del año…

En Mayo el de la madre…en Junio el del padre…en febrero el del amor… y ahora con grandes desfiles multicolores que se toman las calles con o sin el consentimiento o simpatía de resto de la población y por sus pistolas y derechos hoy por hoy casi universales el 28 de Junio…el día del Orgullo LGTB.

Lesbianas, Gais, Transexuales, bisexuales e intersexuales. anexos y simpatizantes, se toman las calles y la bandera multicolor se enarbola a la par de los pabellones nacionales, tal como lo hizo el año pasado el Ministerio Público, en su estrado principal.

Conmemoran el enfrentamiento ocurrido en Nueva York en 1969 entre policías y aquellos que reivindicaban su libertad sexual públicamente.

Seguramente la marea de moda, ahogaría con gestos rudos cualquier oposición a que se realice, como ellos lo disponen, su particular celebración.

No importa que sean retadoras o irrespetuosas frente a las creencias o conductas religiosas, políticas, o sexuales del resto de la población, que termina siendo un mayoritario observador, en calidad de “raro” en su propio macro-mundo, frente a la militante y ruidosa movilización de una minoría activa y beligerante que arrincona a la mayoría.

Tomada la plaza, paulatina pero sistemáticamente por el micromundo de sus legítimos, beligerantes. audaces, muy protegidos y bien financiados militantes y en esta etapa de apogeo de las contradicciones inducidas para la desestabilización universal… frecuentemente belicosos como airados representantes de esas privilegiadas minorías. Otorgan a sus aliados el reconocimiento de progresistas (Los “progres” que frente al rechazo ideológico se refugiaron en las causas de las partes íntimas para sobrevivir políticamente) y que hacen lucir a los normales como los “inadaptados” del siglo 21.

Son sus oportunistas seguidores, tan limitados en el análisis histórico, que se sienten protagonistas renovados de las nuevas corrientes sociales y políticas.

No se dan cuenta que solamente heredaron la ingrata dependencia, de quienes dueños de un poder más universal y nada mediocre instalan distintas formas de dominación geopolítica, geoeconómica o psicosocial cada cierto tiempo, estimulando las diferencias y angustias de los pueblos débiles y sin identidad, para terminar de hacerlos esclavos de la imbécil novedad sin ningún progreso ni libertad.

Estimulando el desarraigo a los principios y valores fundamentales y eternos: La Libertad, La Moral, La Ética y desde luego las Normas Jurídicas que conforman el pacto social con Derechos y Obligaciones que estructuran la vida en sociedad.

Con sus correlatos derivados: El derecho a la vida, sin condiciones políticas ni coyunturales que la destruyan, sin ser debidamente castigadas (El aborto o el asesinato).

El Derecho a una subsistencia digna, que respete el derecho a escoger el objetivo de realización en la vida, estimulando la igualdad de oportunidades.

El Derecho al trabajo indiscriminado, como emprendedor o dependiente generando oportunidades, que le brinden a todos, un margen básico para la educación, salud, alimentación, vivienda y recreación en todo lo posible, común a todos los habitantes de la nación, como ideal y objetivo social universal.

El Derecho de la familia como la célula fundamental de la sociedad a custodiar los valores supremos del hogar: unión, respeto, solidaridad, creencias culturales y prácticas religiosas.

El Derecho de todos los grupos étnicos a que se fomenten conductas de aceptación, solidaridad y tolerancia en la acción social, valorando la riqueza de esa pluralidad y la interculturalidad que coadyuve en el espacio común y soberano de la patria a una convivencia pacífica y productiva en el ideal de un desarrollo equilibrado y justo de los pueblos que integramos la nación.

El Derecho a tener la cuota de poder político que le corresponde a todos los ciudadanos descentralizando de manera efectiva los niveles de decisión que estimulen la ciudadanía activa y con poder real y trascendente para el diseño y realización de su propio desarrollo

El Derecho Regional, a la debida provisión de recursos financieros, que posibiliten el acceso al emprendimiento empresarial y cooperativo con la creación de pequeñas y medianas empresas que puedan afrontar con solvencia la realización de la obra pública local.

El Derecho que deben tener los ciudadanos a sentirse parte activa y permanente de las decisiones políticas que les son ajenas en un modelo centralizado y opresor.

El Derecho que se tienen como ciudadano de aceptar libre y democráticamente,  la contraparte de obligaciones y sanciones  aceptadas en el pacto social,  para garantizar el respeto a las instituciones, la soberanía, la libertad y los derechos humanos despolitizados.

Pero la dirigencia comprometida e irresponsable, con conocimiento de causa o de mala fe, aunque constituyen una masa crítica precaria y minoritaria, aceptó incondicionalmente una agenda internacional ajena a nuestros intereses fundamentales, aceptó sumarse a la causa de la disociación y el enfrentamiento que ha hecho de fantoches  y representantes extranjeros los verdaderos gobernantes del país.

La dependencia inexplicable de trasladar las esperanzas de los nacionalistas o argucias de los entreguistas a las decisiones de personajes extranjeros que dan la impresión de visitar o mandar en la extensión de sus propios territorios.

Pueden convocar a los responsables políticos de nuestras invisibles repúblicas a que asistan en masa a su llamado, donde es evidente que hay una voz dominante.

Como tres subalternas con rango de anfitriones, que ajustan sus planteamientos, casi con terror, a las que intuyen constituyen los deseos del poderoso visitante.

Titular de una segunda posición, se aproxima a nuestros representantes con el poder de quién lo tiene, frente a quienes domeñados por los agentes internos de esos mismos poderes, no los dejan levantar cabeza ni los “progres” ni los interventores.

Aceptar con resignación la destrucción de Centro América por la ineptitud de los intervenidos y los “Progres” como instrumentos oportunistas de los interventores tiene el mismo pecado por apátridas o entreguistas.

Colocan a los ciudadanos decentes, en la triste realidad de rogar con vergüenza, que los acepten como socios aunque sea sin vos ni voto para que nos salven de los entreguistas y traidores escogiéndolos como interventores…

¡Qué disyuntiva más triste!… ¡No escojan a los comunistas! ¡Nosotros somos mejores administradores! ¡Esos son traidores y los odian! ¡Nosotros somos leales y Trabajadores!

¡Nuestro destino en manos de los Extranjeros! ¡Nuestra dignidad y valor patrio… exiliado a saber en qué lugar!

¡Nuestro ejército, volando en naves en su territorio, con pilotos extranjeros!

¡Nuestros Jueces en la férrea batalla de ponerse una peluca blanca a la usanza inglesa o articulando formas para romper las cadenas y  condenar a los carceleros que abjuraron a su toga! …

! La rebelión Judicial en esperanzado crecimiento!

¡En el Congreso tratando de anular la herencia del líder desaparecido! ¡Y en la Municipalidad, incubando la traición para marcar un derrotero distinto como partido!… Y neutralizar una fuerza importante.

¡En el Ejecutivo, esperando el aliento que vuele del escritorio, antes de septiembre, ese papel ofensivo, que lo condenará o absolverá frente a la historia!

¡En la lucha política de la sucesión dos opciones! ¡Los Indignos, que son muchos y la Dignidad!

¡Muchachos! ¡Que se hicieron! ¿Parece que se fueron?… ¡No allí están…! ¡Con temor…! ¡Pero allí están!

¡Espero que ustedes, mis lectores, hayan terminado de leer!

.
.