Home > Columnas > Daniel Ortega debe irse

Daniel Ortega debe irse

///
Comments are Off

#HaciaLaLibertad

.

Las malas noticias siguen llegando de una Nicaragua que se desangra por parte de un gobierno que sigue persiguiendo a su pueblo, lo tortura, encarcela y mata.  Todo un abanico de violaciones a los derechos humanos.  Ahora, en una medida desesperada, Daniel Ortega ha dado instrucciones a que la gente que no tiene tierra invada propiedad privada confrontando, como le gusta hacer, a pobres contra ricos.  Incluso contra los que fueron sus socios en tantas empresas que autorizó.

Pero ahí no queda la cosa.  Amenazas a periodistas son comunes.  Recientemente estuvo en Guatemala el director del Instituto De Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (IEEPP) ha sido amenazado de cárcel por sus actividades en pro del establecimiento de la democracia en Nicaragua la cual no existe desde que Ortega asumió todos los poderes del Gobierno copando la justicia y la policía.   Felix está, al igual que miles de nicaragüenses, arriesgando su vida resistiéndose pacíficamente con muchos otros ciudadanos a todas las medidas represivas y arbitrarias del dictador Ortega y su esposa Rosario Murillo.

Ortega está defendiendo con ilegalidades su poder y su riqueza.  Es obvio que ha acumulado un gran poder y riqueza en todos estos años y no le importa destruir a su gente y su economía con tal de mantenerse gobernando en una posición privilegiada donde él es totalmente impune a cualquier denuncia, donde es el quien manda, decide, juzga, etc…  Tiene el poder absoluto y como tal ha sido corrompido absolutamente por ese mismo poder.

Ortega debe llamar a elecciones lo antes posible y retirarse totalmente del poder.  Debe garantizarse que las elecciones sean transparentes y que puedan participar los candidatos de todos los partidos que estén interesados.  La transparencia puede ser garantizada por organismos internacionales.   Hasta no lograr este objetivo, no creo que los nicaragüenses deban bajar las protestas y lo que Felix Maradiaga llama desobediencia civil.    Lo más difícil será retomar un verdadero Estado de Derecho ya que todas las instituciones importantes que defiendan la libertad, la vida y la propiedad, como la de Justicia, las fuerzas armadas y de seguridad, así como el legislativo, que están tomados por gente de Ortega.

El diálogo ha vuelto, pero no creo que eso lleve a ningún lado, Ortega debe irse.  El diálogo con testigos de países y organismos internacionales sólo sirve para darle oxígeno y más tiempo a modo de consolidarse en el poder.

Me preocupa la vida y lo que le pueda pasar a gente como Felix Madariaga quien por el simple hecho de hacer públicas las denuncias de violaciones de derechos humanos contra los nicaragüenses está siendo perseguido y acusado falsamente, por la policía de su país, de terrorista, narcotraficante y pertenecer al crimen organizado.  Simple y sencillamente lo quieren callar.

La esperanza que tienen los nicaragüenses en no ceder.  Han avanzado bastante, y hay gente como Felix Maradiaga que están dispuestos a seguir la lucha con energía a pesar de todo lo que le pueda pasar.  Esto es un digno ejemplo.  Cuando se lucha por la justicia y por los ideales de una sociedad civilizada donde exista un verdadero estado de derecho y se respeten los derechos individuales de todos los ciudadanos, cale la pena asumir el riesgo y las consecuencias.  A la larga, si todos los nicaragüenses siguen ese ejemplo lograrán su objetivo.

Desde fuera algo podemos hacer.  Comentarlo y denunciarlo públicamente como en artículos de opinión, radio, televisión, u otros medios implica un apoyo y espaldarazo a quienes están luchando por sus vidas y un mejor país, democrático en verdad y bajo el imperio de la ley.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.