El Siglo

No olvidar las competencias de aprender a aprender y aprender a producir

Los programas de educación a distancia, educación en línea, educación acelerada para lograr cobertura; con debilidades significativas en la autoeducación. Disminuye la calidad educativa.

Las exigencias de competencias para alcanzar aprendizajes significativos que permitan lograr la calidad educativa que se demanda, es una exigencia; sin embargo, en contraposición a la implementan de distintas modalidades educativas, verbigracia, programas de educación a distancias, programas acelerados de primaria, telesecundarias, bachilleratos por madurez en el nivel medio del sistema educativo y programas intensivos de profesionalización que distintas universidades han implementado para nivelar académicamente al recurso humano productivo que no cuentan con los créditos para “hacer más eficiente el desempeño de sus funciones” que al no hacerlo con excelencia quedan debiendo a la calidad de su formación para ser eficientes en el cumplimiento de los cargos que ostentan por influencia del nepotismo y/o política.

La formación de profesionales del nivel superior, técnicos, licenciaturas, maestrías que se implementan en estas modalidades en el nivel superior, se ha convertido en una estrategia  nivelar académicamente al capital humano, con la intención que mejoren el servicio al pueblo, en otros casos, instituciones y el mismo Estado financian programas atendiendo convenios en donde se debe pagar los honorarios a las universidades por cada egresado, obviando la excelencia profesional que garantice la  capacidad de enfrentar las diferentes situaciones socioeconómicas, políticas y de productividad no compensa esa inversión que el Estado pretende para tener un país que mejorar el producto interno bruto, que ayude salir de la pobreza y pobreza extrema.

Promover nuevas alternativas educativas que utilizan en otros países, es correcto; utilizar esas experiencias por sus logros de cobertura y calidad para mejorar el nivel de escolaridad de su capital humano, también es correcto, pero ponerlo en práctica en nuestro medio, obliga a ser creativo para reinventarlos y adecuarlos a los principios sociocultural, debiendo considerar la formación de autodidactas de calidad; con altos estándares de autoeducación, haciendo esfuerzos para fortalecer los fundamentos de  aprender hacer y sobre todo de aprender a aprender como lo ha demandado la UNESCO en el informe  de Delors.

En nuestro medio, los indicadores de calidad educativa están debiendo al pueblo, no hemos podido salir del analfabetismo neto, menos el analfabetismo funcional y mucho menos el analfabetismo que está en deuda para hacer análisis, sacar conclusiones y tener la libertad de recrear pensamientos que nos suministra la corriente modernista del conocimiento, que  no permiten hacer discernimiento cual es la mejor opción para tenerlas como desafío para adaptarla a nuestras circunstancias, atendiendo sus peculiaridades de multilingüismo, pluriculturalidad  y aprovechar las bondades de estos programas, que deben adaptarse eficientemente para maximizar los logros obtenidos en otro tipo de sociedades.

Se hace necesario implementar herramientas pedagógicas  fundamentales para fortalecer las competencias de lectoescritura en el vocabulario como claves de un contexto del manejo antónimos y sinónimos, destrezas cognitivas con el lenguaje figurado; diferencias y similitudes, destrezas de comprensión que incluye identificación del tema; detalles, hechos, opinión, idea principal implicada, secuencia e intensión comunicativa del texto y, si excluir la predicción, hipótesis, generación, y resumen con la posibilidad de plantear una tesis, establecer una antítesis para poder hacer una conclusión y síntesis, esto servirá para garantizar que estamos formando autodidactas para ser profesionalizado en cualquiera de esas modalidades educativas que se imponen sin considerar que la población meta no está preparada para digerirlos educativamente para lograr el éxito de su formación.

Las competencias de cálculo matemático; principios básicos de Algebra, (desigualdades, ecuaciones lineales racionales y cuadráticas, exponenciales, expresiones algebraicas, funciones lineales cuadráticas) plano cartesiano y relaciones. Aritmética, operaciones básicas con números reales, porcentajes proporciones geométricas, regla de tres y reparto proporcional; Estadística, interpretación de gráficas y tablas, medidas de tendencia central, probabilidades; Geometría; ángulos, áreas, figuras planas, perímetro, polígonos regulares, triángulos, teorema de Pitágoras, volumen. y matemática comercial proporciones y repartimiento proporcional.

Sobre todo práctica de valores para erradicar la corrupción y fortalecer la ética profesional desde su formación  hasta el ejercicio  del servicio a la población en el marco de la democracia plena; entonces estará garantizado cualquier programa  educativo acelerado.

.
.