Home > Columnas > AMLO. ¿Mesías y falso profeta?

AMLO. ¿Mesías y falso profeta?

#DiviFilius

En un reciente artículo el semanario británico The Economist cuestionaba si una posible presidencia de Andrés Manuel López Obrador sería un experimento arriesgado.  Este riesgo, en suma, se debe a que López Obrador parece ignorar toda la ´ortodoxia´ económica de los últimos 30 años en México.  Cuestionar el modelo, y proponer otra lógica económica le ha valido al candidato de Morena el mote de ´mesías´, ´populista´ y ´falso profeta´.

¿Cuál es la ortodoxia que AMLO cuestiona?

Un modelo económico que tiene a México en el G20, que lo tiene además en la lista de países de la OCDE, una economía exportadora muy diversificada que ha logrado trastocar la balanza comercial estadounidense, un diseño de 12 Tratados de Libre Comercio con 46 países (TLCs), 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones (APPRIs) con 33 países y 9 acuerdos de alcance limitado (Acuerdos de Complementación Económica y Acuerdos de Alcance Parcial.  En buena manera, todo esto ha requerido que México literalmente subaste sectores estratégicos de su economía y los ponga en manos extranjeras. Un caso de lo anterior es el número de trabajadores en la industria productora de maíz que fueron desplazadas por el ingreso del maíz estadounidense (que ingresa a México con subsidios).  Este dumping generado por EEUU hacia México afecta la supervivencia de 15 millones de personas.  Y, a diferencia de lo que los mitos neoliberales promulgan, el resto de las industrias transnacionales que se han asentado en México no han absorbido dicha mano de obra.  Lo anterior es lamentable pero se hace indignante cuando se toma en cuenta que la estructura salarial en México es la más baja en la lista de países del a OCDE y entre los socios del TLCAN. Los salarios se mantienen bajos porque es la estrategia para captar inversión extranjera, siendo este uno de los puntos álgidos en la renegociación del TLCAN donde México no ha dado su brazo a torcer.

En serio, ¿Hace mal AMLO en cuestionar este modelo de precariedad económica? Se deben ver las cifras.  A pesar del número de TLC´s y la privatización de prácticamente todos los sectores económicos, el INE informa que en la población económicamente activa de cada 100 personas 60 cuentan con empleo adecuado y 34 están subempleados. En el rublo de pobreza, más de la mitad de la población vive en la pobreza; alrededor del 10% de las personas viven en la pobreza extrema. Y desde 2006, el 42.9% de las personas estaba por debajo de la línea de pobreza. México tiene un PIB de alrededor de $1,283 billones pero aún así, el PIB por persona es de $14,000. Lo cual significa que existe una gran diferencia en el país entre los muy ricos y los muy pobres.  Alrededor de 25 millones de mexicanos ganan menos de $14 por día y, como decíamos, una cuarta parte de la fuerza laboral está subempleada.  Fantástico modelo económico.

¿Es AMLO el demagogo? Pues no, la demagogia está en el modelo económico de las últimas tres décadas, en las ´eternas reformas estructurales´ que ha prometido ´el primer mundo´ y tiene al país en un paraíso de subempleo y salarios bajos.  Diseño que además, fomenta la violencia y alimenta la exportación de personas a los EEUU.  AMLO no es de izquierda y la prueba real de sus posiciones será si da marcha atrás a las “reformas estructurales”:  La reforma energética, la educativa y la laboral.  AMLO y su equipo económico tienen muy claro que el crecimiento que México necesita no puede darse ya con el “modelo de promoción de exportaciones”. Ahora se deberá buscar promover el crecimiento del consumo y la producción para el mercado interno. Las exportaciones deberán ser solo complemento.

Esto no significa ser populista ni mesías.  Todo lo contrario.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.