El Siglo

15 mitos sobre los perros que ya deberíamos desterrar

¿Cuántas veces has oído que la saliva de los perros tiene poderes curativos tanto para ellos mismos como para los humanos? Si crees que acercándole al peludo la herida que te hiciste ayer en el brazo y dejándole que te la lama, te la va a curar, te equivocas. Su lengua no tiene el superpoder de la curación y posiblemente lo que logres sea que la herida se infecte. Aquí entra en juego otro mito bien extendido y que queremos desterrar y es el de que la boca de un can está más limpia que la nuestra. De eso nada, la boca de un perro tiene la misma cantidad de bacterias si no más que la boca humana. ¿Así te va a curar la herida? No. Tampoco cuela que el perro sea capaz de sanar la suya a base de lametazos. Lo que sí conseguirá en un primer momento será eliminar la suciedad de alrededor y de dentro. Si el animal persevera con los lamidos, lo que hará, sin él pretenderlo, será dificultar su cicatrización. De nuevo, mal asunto. Cuando tu perro se haga una herida, lo que tienes que hacer es llevarlo al veterinario. Ni más ni menos.

Tampoco es cierto que siempre que un perro mueva la cola signifique que esté contento. Esto es muy importante porque existen no pocas ocasiones en las que los canes mueven la cola con un fin intimidatorio. Fíjate en si la cola está tensa, en posición horizontal y en si el animal tiene el pelo erizado. Si es el caso, no deberías acercarte a él porque puede estar defendiendo su territorio y podría atacar si se siente intimidado.

A continuación te contamos qué otras creencias siguen circulando hoy en día y deberían desaparecer… ¡por falsas! Algunas seguro que las has oído, otras quizá no y las menos posiblemente las hayas asumido pero, a partir de ahora, no te las vas a creer cuando alguien en el parque las saque a colación. ¡Aquí van!

La saliva del perro cura

Lo que hace el perro al lamerse una herida es quitarle la suciedad que esta haya podido acumular. De hecho, de tanto lamerla dificultará la cicatrización.

Un año de humano son siete de perro

Los perros envejecen más rápido que los humanos pero multiplicar sus años por siete no nos dirá la edad que tienen. Los canes no viven todos la misma cantidad de años, al igual que nos ocurre a nosotros. De hecho los perros pequeños suelen vivir más años que los grandes.

Los perros ven en blanco y negro

Que los perros no vean todos los colores que vemos los humanos no significa que solo puedan detectar el blanco y el negro. Los canes perciben el azul, el amarillo y todas las variantes de gris. El verde, el rojo y el naranja pueden percibirlos como una variación de gris o variantes del amarillo.

Siempre que mueven la cola es porque están contentos

Esta rotunda afirmación está a años luz de la realidad y es que cuando un perro mueve la cola lo puede hacer con fines poco amistosos… Si ves a un can con el pelo erizado y la cola en horizontal y tensa, no te acerques a él, aunque esté sacudiendo la cola con energía.

Si tienen la nariz seca, están enfermos

Aunque existe una creencia muy extendida que dice que si un perro tiene la nariz seca tiene fiebre o está enfermo, lo cierto es que un can con la nariz seca puede estar supersano. Para saber si la mascota tiene fiebre, lo que hay que hacer es tomarle la temperatura por vía rectal con un termómetro.

La boca del perro está más limpia que la nuestra

¡Error! La boca de tu mascota puede tener tantas o más bacterias que la tuya.

No ven bien en la oscuridad

Los perros, al igual que los gatos, poseen tapetum lucidum, una capa de células que se encuentra en la retina o detrás de ella y que facilita la visión nocturna.

Los perros se comen la pared porque les falta calcio

Otro mito más para desterrar. Un can puede morder y comerse la pared por motivos diversos: falta de ejercicio físico y mental, sufre un trastorno llamado pica o tiene gastritis crónica, lo del calcio es falso.

Los perros de raza siempre están enfermos

Estos perros, a diferencia de los mestizos, tienen una única forma de combatir las enfermedades, la propia de su raza. Esto no significa que los canes de raza estén siempre enfermos.

Los mestizos no enferman nunca

La mezcla de la que proceden los mestizos les hace disponer de más y más distintas maneras de enfrentarse a las enfermedades, lo que no quiere decir que jamás se pongan malos.

Los doberman y los rottweiler no conocen por la noche

Esta creencia es falsa. Puede que un perro, cualquiera, no un doberman o un rottweiler concretamente, no reconozca a su dueño cuando llega a casa en mitad de la noche pero se deberá a estas causas: que el humano entre a casa sin hablar, que haya ingerido alcohol y su olor esté más difuso o que el viento que traería el olor de la persona sople en la misma dirección que su nariz y esta no pueda captarlo

Siempre comen hierba para purgarse

A algunos perros se les quedan encajadas las mandíbulas

Se sigue creyendo erróneamente que a determinadas razas de perros como los pitbull o los doberman se les queda la mandíbula encajada tras morder. Todos los canes pueden volver a abrir la boca después de morder.

 Con informacion de Muymascotas.es
.
.