Home > Columnas > Trump, el mundo de cabeza

Trump, el mundo de cabeza

#Sueños…

.

Mientras el mundo rueda como un balón de futbol, y millones de personas sueñan quimeras sobre el resultado de cada partido y cada grupo del mundial, las potencias no cesan de presionarse mutuamente en torno a los objetivos geoestratégicos de dominación de la economía mundial, los energéticos, el financiamiento del desarrollo y las posiciones militares en puntos esenciales del planeta.

A la mejor forma leninista, Trump se orienta por una visión de llevar las contradicciones hasta las últimas consecuencias. La BBC informa “que el presidente de los Estados Unidos anunció el 15 de junio la imposición de aranceles del 25% a una lista de productos chinos por valor de US$50.000 millones, acusando a Pekín de robo de propiedad intelectual.” Al mismo tiempo se anuncia que China y la Comunidad Europea preparan respuestas de la misma magnitud en contra del imperio mayor del mundo.

Trump es un líder convencido de que el libre comercio no es la mejor manera de manejar las relaciones internacionales. Es preferible promover guerras comerciales para ganar posiciones a los contrincantes. Es de vértigo que Trump no reconozca amigos ni aliados. Desde su visión todos son enemigos de Estados Unidos, y la potencia mundial está sola rodeada de países y gentes que quieren aprovecharse de su país.

La visión estratégica Trump parece ser un poco paranoica. Yo estoy solo siendo eficiente, creativo y productivo. Todos los que me rodean son oportunistas que quieren aprovecharse de mí. Por lo tanto, tengo que cerrar mis fronteras y no dejarlos que sean superavitarios y se enriquezcan con mi endeudamiento. Estoy solo contra el mundo.

¿Cuáles son las propuestas de Trump? Que fortalecen una visión conservadora en el mundo y ponen en riesgo los acuerdos internacionales. ¿Cuáles son los riesgos para la región centroamericana?

Uno, sí Estados Unidos se retira de los acuerdos internacionales, el mundo entrará en una espiral de violencia que limita el crecimiento para los países menos desarrollados.

Dos, la tesis del gobierno de Trump, de que el cambio climático es pura propaganda, por lo tanto, que no firmará nunca el acuerdo de París para detener el cambio climático, y que hay que utilizar todas las fuentes de energía para mantener los ritmos de productividad va a provocar una intensificación de los problemas climáticos en todo el mundo, en especial en la zona centroamericana.

Tres, de acuerdo con la estrategia de seguridad nacional de la actual administración norteamericana, se están articulando decisiones alrededor de políticas económicas y militares. El resultado final esperado es la desintegración de Rusia, y el control de todo el oriente medio por Estados Unidos y su gran aliado, el capital financiero dominado por una nación elegida. De no frenarse esta visión, en la región podrían renacer las confrontaciones ideológicas que solo dejan resultados estériles.

Cuatro, pareciera que la tendencia de la globalización económica y cultural llegó a sus límites históricos. Con qué se podrá sustituir. Con regiones enormes que cierren sus fronteras y vivamos en el futuro cercano en fincas completamente aisladas: Rusia, China, Estados Unidos, la Europa capitalista. Frente a confrontaciones regionales para mostrar las garras de las potencias aisladas para frenar cualquier agresión externa.

Quinto, es innegable que Estados Unidos necesita reconvertir su capital financiero y dedicarlo a la reindustrialización, en un país que vive un declive económico que se muestra en el uso del capital para consumo y no para inversión. Que lleva al liderazgo de Trump que apuesta por el aislacionismo y la reinversión industrial. Sin abandonar el objetivo de guerra global.

Sexto, es claro que un problema fundamental es que hacer con la inmigración. Estados Unidos tocó el detonante, pero ya se le unió Italia y pronto otros países desarrollados cerraran sus puertas al emigrante. Lo que tendrá un gran impacto en los países del cuarteto del norte de Centroamérica. Que no pueden resolver el problema de convivencia pacífica y oportunidades sociales para las mayorías, y que encuentran en la emigración un alivio, que podría cerrarse violentamente. Qué va a pasar.

Séptimo, estaremos atentos al 15 de julio, día de la gran final del mundial. En donde los sueños de todo el mundo se sintetizan con las patadas a un pobre balón, con forma de planeta Tierra.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.