Home > Columnas > Del volcán y otros demonios

Del volcán y otros demonios

De niño en las series japonesas de televisión miraba salir de los cráteres de volcanes monstruos como Gotzilla que destruían ciudades enteras con lenguas de fuego que emanaban de sus bocas, sembrando terror por doquier; jamás llegue a pensar que a mitad de mi vida iba a descubrir que esos “monstruos” son reales, que en medio del dolor y la tragedia salen del Volcán de Fuego en sus formas más siniestras como es la manipulación de la sociedad guatemalteca utilizando para ello de una forma despreciable, la tragedia humana, su dolor, la consternación y solidaridad de un pueblo que su único interés es tenderse la mano entre hermanos en momentos como este.

Guatemala con 32 años de democracia y 22 de “firmar la paz”, las frustraciones, venganzas, extremismos ideológicos y sobre todo una ambición desmedida de poder e enriquecimiento fácil han llevado a una parte de la sociedad guatemalteca a vivir una polarización que desborda en lo irracional, lo denigrante, lo perverso, lo despreciable; la problemática de ingobernabilidad y la falta de objetividad para alcanzar el bien común no es cuestión de un Estado fallido o de un Presidente como Jimmy Morales, le hubiese tocado llegar al “Guacamolon” a Zury Ríos, Giamatei, Baldizón, Churchill, Reagan o la abuelita de Batman tendríamos los mismos problemas, las mismas conspiraciones, los mismos ataques y señalamientos vacíos en contra de un Estado legítimo, carentes de propuestas viables que rayan en la estupidez, el sesgo y fanatismo ideológico, simplemente porque no es esa minoría la que gobierna y por ende para ellos todo es culpa del gobierno. Tenemos un poder Ejecutivo que empezó cogobernando con una fracción de gabinete que respondía a las necesidades, exigencias y prepotencia de un minoritario sector de la “izquierda mercantilista”, pero con una capacidad y poder increíble para imponer ante la legitima voluntad democrática de más de 2 millones de personas que en las urnas les dijeron un rotundo NO a sus aspiraciones por convertir el país en una triste, decadente y represiva Venezuela Bolivariana; tan evidente que mientras los Ministerios de Salud, Gobernación, Relaciones Exteriores estuvieron dirigidos por la mismas gentes que hoy incitan a participar en manifestaciones, mentiras, desinformación e incitación a la violencia y sedición para tomar el control del Estado jamás fueron denunciados hasta el día de hoy por la Prensa tradicional y demás medios de comunican, actos que van desde corrupción, presuntas ejecuciones extrajudiciales, prisión ilegal, espionaje, violaciones a la Constitución, nepotismo etc.

“Del Volcán y Otros Demonios” … y es que así como la misma lava ardiendo, llena de material gris oscuro que deja solamente dolor y luto, se desprenden un sin número de acciones coordinadas al ritmo de la tragedia del Volcán de Fuego, sin importar que es un tiempo de fortalecer esas manos hermanas, esos corazones llenos de solidaridad de la mayoría de los guatemaltecos, esas minorías como buitres se lanzan en un intento desesperado a provocar el caos, por medio de manifestaciones, bloqueos, campañas de desprestigio contra el gobierno y sus diferentes instituciones. ¿Si quieren un cambio, un “golpe de Estado” valiéndose de un desastre natural, entonces en lugar de antorchas, bloqueos, machetes, tablas con clavos, desinformación, mentiras y violencia por qué no presentan soluciones lógicas y concretas? Señalan ineptitud de parte del gobierno para recibir las donaciones internacionales, pero no son capaces de explicar que existen “Manuales y Protocolos Nacionales e Internacionales para la recepción y distribución de esa ayuda que no se pueden desconocer, ¿Dónde está el nuevo “manual” para terminar con esa burocracia para agilizar las donaciones en tiempos de crisis y tragedias? ¿Dónde esta una iniciativa de ley que ponga fin a la atadura de los recursos económicos que tiene el Estado para poder ejecutar de una forma transparente y eficiente la labor de cada uno de los Ministerios sin el temor a la persecución selectiva e ideológica donde los problemas administrativos los convierten delitos penales para destruir lo que no les parece? ¿Si ustedes se sienten la “solución”, si se sienten que son el posible “gobierno milagroso e iluminado”, entonces acaso ya tienen en menos de una semana luego de esta tragedia, la solución y todo un proyecto evaluado, sostenible y garantizado para solucionar la problemática de vivienda, trabajo y desarrollo para las comunidades afectadas, no solo por el Volcán de Fuego, si no la de los guatemaltecos que viven en cualquiera de las “áreas de riesgo” identificadas en todo el territorio nacional?.

Guatemala necesita la convocatoria de edificar, no de destruir, de compartir trabajo y desarrollo, no fomentar el parasitismo y el egoísmo ideológico, Guatemala necesita de gente como usted, como yo, que valorizamos el civismo, patriotismo y respeto a Dios para levantar un país unido, porque sabemos que, de la maldad, solo el fruto de odio y muerte podremos heredar. Para febrero de 1976 en medio del peor desastre natural que ha vivido nuestra patria el Presidente de la República, General de División Kjell Eugenio Laugerud García levanto la moral de todo el pueblo con su célebre frase, Guatemala está herida, pero no de muerte”, y que con todo el resentimiento y enfermos de venganza, la izquierda del Presidente Álvaro Colom le negó en el momento de su muerte, los reconocimientos y honores que como mandatario de la nación y gran humano se “gano pelo a pelo” al escribir un gran capitulo en nuestra historia, y que ahora Edgar Gutiérrez, un oscuro y siniestro personaje, con total descaro y sin vergüenza alguna, pretende retorcer al mentir y afirmar que la frase en mención es  autoría de Mario Solórzano Foppa, un miembro del grupo terrorista EGP que su único aporte fue sembrar sangre y odio… ¡esto prueba que los demonios y monstruos que salían de los cráteres de volcanes en las series de televisión… si existen!.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.