El Siglo

¿Se acerca el fin del mundo?

Huracanes, terremotos, extraños fenómenos atmosféricos, activación masiva de volcanes, misteriosos incendios forestales, sequías e inundaciones, nos ha llevado a preguntarnos ¿Se acerca el fin del mundo?

Resulta llamativo para cierta porción de la población percibir estas catástrofes como señales apocalípticas, para otros estas devastaciones naturales no son un augurio que “el mundo se va a terminar”, sino una muestra que vivimos en un planeta vivo, con actividad constante y los desastres naturales son una consecuencia de ello.

Los expertos sobre cambio climático afirman que el número de desastres naturales ha aumentado a consecuencia directa del mismo y que, de no tomar medidas, la situación empeorará en el futuro. Algunas teorías apuntan que el núcleo de la tierra se ha ido debilitando, afectando así al campo magnético del planeta creando catástrofes naturales sobre las cuales no tenemos injerencia alguna. Este conocimiento sobre los fenómenos naturales ha hecho que el ser humano pueda adaptarse y desarrollar una serie de técnicas que combinados con la tecnología los ha detectado y hecho posible reducir sus efectos destructivos.

Sin embargo, para muchas personas la ciencia no basta cuando hay tanto en juego y consideran que los fenómenos posteriores no son simples casualidades, ya que sospechan que todos estos eventos están relacionados entre sí e incluso se les han atribuido causas sobrenaturales o divinas.

La Biblia contienen profecías respecto al final de los tiempos. Hacer referencia sobre todas ellas y organizarlas sería complicado por lo que no entraremos en detalle. Pero, he aquí un breve sumario: Cristo arrebatará a todos los creyentes en el rapto, vendrá el anticristo, habrá un periodo de tribulación de 7 años.  El anticristo lanzará un ataque final sobre Jerusalén desencadenando en la Batalla del Armagedón en la cual Jesucristo regresará, destruirá al anticristo y sus ejércitos y entonces juzgará a los incrédulos y luego creará Nuevos Cielos y Nueva Tierra que será la morada eterna de los creyentes.

Jesús en Mateo 24 nos dice las señales específicas que deben ocurrir antes que el final se aproxime. En los versículos del 3-14, Jesús las describe como dolores de parto a las señales que indicarán que su regreso está cerca, los cuales comenzarán leves y espaciados, pero se incrementarán como nunca, tanto en frecuencia como en intensidad conforme se aproxima el momento del alumbramiento. Los dolores de parto que Jesús describe son estos: el surgimiento de falsos Mesías; guerras y rumores de guerras; hambrunas y desastres naturales; incremento en la persecución de la iglesia de Jesucristo; apostasía; y finalmente, el incremento de la maldad.

Al dar un vistazo en la historia reciente de fenómenos naturales y notar que la línea entre el bien y el mal ha sido prácticamente borrada, y sin ánimos de ser apocalíptico o escatológico, pero como cristiano interpreto que estamos en el último capítulo de la humanidad sobre esta tierra y que cada paso nos acerca más a ese día que inevitablemente vendrá en el futuro. Sin embargo, hay que recalcar que la Biblia repetidas veces aclara que nadie sabe el día y la hora, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo Dios.

En vez de llenarnos de temor cada vez que hay un desastre natural, o adoptar un sentido de neutralidad espiritual y hacernos torpes en nuestra propia opinión. Es mejor tener la actitud correcta y estar en el camino correcto porque el mensaje bíblico de los tiempos finales es veraz. Jeremías 6:16 dice Deténganse en los caminos y miren; pregunten por los senderos antiguos. Pregunten por el buen camino, y no se aparten de él. Así hallarán el descanso anhelado.”

Para aquellos que tratan de descifrar el final de los tiempos, para entonces empezar a prepararse, les recuerdo que desde la partida de Cristo hemos sobrevivido a más de 200 “fines del mundo” y seguimos contando, porque a cada cierto tiempo salen nuevas profecías sobre el final de los tiempos. Una cosa es dudar de los cálculos humanos sobre el final de los tiempos; y otra cosa son ignorar el incremento desmesurado de la inmoralidad, de la mano con el desencadenamiento de guerras y eventos catastróficos que nadie puede negar.

Por consiguiente, lo único que podemos estar seguros es que “el fin del mundo” algún día ocurrirá. El ser humano necesita tomar la decisión más importante de su vida, sobre en dónde desea pasar su eternidad.

Opino que el último capítulo” de la historia de la humanidad está siendo escrito, pero Dios da a las personas un anticipo de la victoria final sobre la maldad y la muerte, y les ofrece su salvación y el estímulo que necesitan para seguir en la carrera de la fe hasta llegar a la meta.

El mensaje principal de Apocalipsis no es destrucción, sino ¡Dios ganará!” Aquellos que están viviendo en un mundo de tinieblas deben ser sacudidos de su sueño espiritual y advertidos a arrepentirse, porque sólo en Jesucristo hay salvación.

.
.