El Siglo

Migrantes necesitan protección integral

Ya fue inhumada la joven migrante Claudia Patricia Gómez González, quien decidió abandonar Guatemala y a su familia con la esperanza de encontrar una vida mejor y alcanzar el sueño americano.  Sin embargo, el 23 de mayo murió cruzando la frontera en Río Bravo, Laredo Texas, cuando un agente de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos le disparó un balazo en la cabeza.

La familia de la joven pide justicia por esta muerte y, además, demandan no se trate como animales a los migrantes. La frontera de México con Texas es una de las demarcaciones más violentas y donde más abusos y atropellos a los derechos humanos de los migrantes se han denunciado. Un caso es las celdas donde se recluyen a los migrantes en Texas, llamadas “las hieleras” que poseen temperaturas muy bajas, que deben soportar los indocumentados durante su cautiverio allí.

El portavoz de la Organización Internacional para las Migraciones señaló: “La frontera con el estado de Texas, es una de las zonas más preocupantes, con 191 muertes en 2017, lo que representa un 26 % más que en 2016, cuando la cifra anual fue de 151 decesos”. (Noticias Telemundo, 6/02/2018).

En Texas se calcula vive un alto porcentaje de latinos (40% aproximadamente); sin embargo, resulta ser uno de los lugares donde más racismo experimentan los migrantes desde hace más de 20 años. Se han organizado grupos de pobladores para “cazar” a los migrantes latinoamericanos. Lamentablemente a estos grupos también se han unidos actores como Steven Seagal, en 2011.

En ese Estado rige desde el 1 de septiembre de 2017 la Ley anti-santuario SB 4, que siembra mayor intolerancia contra los migrantes que desean ir a trabajar a allí al huir de sus países de la violencia y pobreza. Dicha norma la propuso el gobernador Greg Abbott, la cual faculta a la policía solicitar el estatus migratorio a quien detengan, con la intención de deportar. También dispone destituir a funcionarios o autoridades locales que se opongan a su aplicación.

La intransigencia contra el fenómeno migratorio que se revela en la Ley SB 4, empieza a dar sus frutos.  Desde finales de marzo pasado se han observado efectos de dicha ley, luego que un Tribunal de Apelaciones dio luz verde para que entrara en vigor casi en su totalidad.  Border Network for Human Rights, es una organización que capacita en esa región para documentar cualquier incidente con la policía o patrulla fronteriza.  Posiblemente el video de la muerte de Claudia Gómez, donde se contradice la versión inicial de la patrulla fronteriza responda a ese entrenamiento.

Los latinoamericanos por ser “morenitos y chaparritos” como señala Ricardo Arjona, no somos el look preferido en el país de las “libertades”.  El rechazo al fenómeno migratorio, con base en prejuicios y percepciones negativas, solo promueve que casos como el de Claudia Gómez se repitan en el futuro.  Ojalá los países férreos en oponerse a este creciente fenómeno puedan sentarse a buscar soluciones humanitarias a esta problemática, y no buscar solo métodos violentos que generan más violencia y vulneran la dignidad humana de las personas que solo desean una oportunidad para trabajar.

.
.