Home > Columnas > Después de la Tempestad viene la calma

Después de la Tempestad viene la calma

Una erupción volcánica es una emisión violenta en la superficie terrestre de materias procedentes del interior del volcán. Las erupciones son consecuencia del aumento de la temperatura en el magma que se encuentra en el interior del manto terrestre. Esto ocasiona una erupción volcánica en la que se expulsa lava hirviendo, puede generar derretimiento de hielos y glaciares, los derrumbes, los aluviones, etc.

Las erupciones volcánicas no obedecen a ninguna norma de periodicidad, y no ha sido posible descubrir un método para prevenirlas, aunque a veces, vienen precedidas por sacudidas sísmicas y por la emisión de fumarolas. Su violencia se relaciona con la acidez de las lavas y con la riqueza de estas en gases oclusos estos alcanzan altas presiones y, cuando llegan a vencer la resistencia que encuentran, se escapan violentamente, dando lugar a una erupción explosiva.

En Guatemala el Volcán de fuego acaba de haberse manifestado con su acción, causando los efectos indeseados post erupción. No me refiero a los efectos del volcán, me refiero a los oportunistas malos guatemaltecos que desean aprovecharse de la economía que aportamos los del País y las ayudas extranjeras. El congreso de la Republica de Guatemala el lunes, aprobó el estado de calamidad en los departamentos de Chimaltenango, Sacatepéquez y escuintla, los mas afectados por la erupción.

Algunos mafiosos, corruptos diputados, quieren favorecer el transfuguismo, están queriendo aprobar varias leyes polémicas como la liberación del transfuguismo y la aceptación de cargos, a través de los cuales los sindicados que, acepten su culpa, podrán reducir sus penas, pretenden reformar el código procesal penal. Por otro lado, como casualidad los magistrados de la corte de constitucionalidad deciden al día siguiente del problema del volcán, elegir al magistrado suplente de Consuelo de Porras, siendo electo Erwin Iván Romero Morales como magistrado suplente de la corte de constitucionalidad.

Es oportuno que en este momento toda la sociedad guatemalteca nos volquemos a ayudar a nuestros hermanos que sufrieron las consecuencias de la erupción del volcán, teniendo cuidado con algunos que se aprovechan del dolor y la necesidad de las poblaciones. Según informa el ministro de finanza Julio Estrada se cuanta con 300 millones de quetzales para atender la emergencia más la ayuda que venga de otros países, los 20 millones que donan los del Congreso, son de impuestos del pueblo.

Es importante que este dinero sea bien controlado tanto sus ingresos como egresos, por el ministerio de finanzas, quien tiene la obligación de dar a conocer clara y oportunamente dichos ingresos y egresos, para que sea conocido por los guatemaltecos. El señor presidente Jimmy Morales en sus frecuentes y desafortunados discursos, debe hacerles conciencia a los damnificados, que ese dinero que se invierte para cubrir sus necesidades viene de los hermanos guatemaltecos, como de países extranjeros.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.