Home > Columnas > ¿Por qué los empresarios temen a AMLO?

¿Por qué los empresarios temen a AMLO?

La reciente encuesta del diario Reforma,   muestra que el candidato de Morena obtuvo un 52% de las preferencias entre los encuestados con respecto a las elecciones presidenciales.  Es decir, 26 puntos arriba de su más cercano competidor (Ricardo Anaya de Por México al Frente.).  La carrera política de AMLO,  una trayectoria de más de 40 años parece que ha dado resultado pues  no importa la cantidad de información falsa,  fake news, campaña negra,  ataques directos incluyendo los mismos errores comunicacionales del candidato López,  la intención de voto no parece modificarse en lo más mínimo.

El sector empresarial mexicano, concretamente el gran empresariado se había mantenido

– hasta hace poco-  alejado de la polémica.  Habría sido lógico pensarlo dado la evidencia con respecto a que en la CDMX  la inversión privada no se redujo con la gestión de AMLO.  Durante la Administración de AMLO en 2001, la Ciudad de México recibió 10 mil 211 millones de dólares de inversión: La cifra más alta en toda la historia de la capital.   Los datos de la Secretaría de Economía muestran que, con Cuauhtémoc Cárdenas (1997-2000) se tuvo en la CDMX un monto de 4 mil 319 millones de dólares, mientras que con AMLO repuntó hasta 6 mil 226 millones.  Posteriormente, con Marcelo Ebrard (2006-2012), el monto de inversión bajó hasta los 5 mil 324 millones, y con Miguel Ángel Mancera (2012-2018) subió un poco; 5 mil 748 millones de dólares.  Pero le ha salido conveniente al gran empresariado pintar a AMLO cómo el espanta inversiones.

AMLO ha sido muy franco.  Se necesita inversión privada, pero hay que jugar ´derecho´.  Ha sido además muy crítico del gran empresariado y quizá por ello la reacción actual.  El empresario Germán Larrea cabeza el Grupo México (con un aproximado de 50.000 empleados) se dice preocupado por el retorno de un modelo económico populista y el clima de inseguridad.  A este esfuerzo,  se suman Aeroméxico, Chedraui, Cinépolis, Vasconia, BAL, que incluye las tiendas departamentales El Palacio de Hierro así cómo el grupo minero Peñoles y los seguros GNP. Los hombres de negocios piden a sus empleados no votar por ´ya sabes quién´.

Se equivocan en dos cosas los grandes empresarios mexicanos.

Primero, el clima de inseguridad que espanta la inversión lo ha creado el sexenio de Enrique Peña, seguido del sexenio Calderonista.  Si hay falta de certeza para atraer inversiones, esto  no lo genera AMLO.   Segundo,  AMO no tiene un discurso anti empresa privada pero hay formas y modos de hacer las cosas.  La generación de la riqueza requiere, como bien lo explicaba Ronald Coase,  derechos propiedad y un marco regulador funcional.  Los grandes empresarios en México la han hecho ´por la libre´,  basta simplemente notar cómo se evade el ISR.  ¿Por qué se les debe dar importancia a sus reclamos?  AMLO lo entendió muy bien al reunirse con el presidente de la Alampyme, que integra a más de 16 mil micro y pequeños empresarios mexicanos que generan, de acuerdo a los datos de La Asociación Latinoamericana de Micros, Pequeños y Medianos Empresarios el 73% de los empleos del país.  Por el contrario, el Consejo Coordinador Empresarial y el Consejo Mexicano de Negocios representan solamente a las 100 familias más ricas de México que por sexenios se han beneficiado de concesiones – corruptas-  otorgados por la clase política.

Por eso, los empresarios la montan contra AMLO.  En caso de ganar, la ONU le ofrece al gobierno de López Obrador acompañar en el proceso de combate a la corrupción para concretamente revisar licitaciones y adquisiciones.

Ahora queda claro, pero clarísimo la razón por la cual los empresaurios le entraron a la campaña negra con todas las ganas.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.