El Siglo

Hablemos de deporte

Aprovechando la sensacional noticia que la FIFA ha levantado la suspensión a la Federación Nacional de Fútbol para que las selecciones nacionales puedan volver a participar en los eventos internacionales avalados por esta entidad, es importante hacer una reflexión sobre el deporte en Guatemala y el papel de la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) y el Comité Olímpico de Guatemala (COG).

¿Guatemala tiene la capacidad de generar atletas de alto rendimiento?, considero que existen atletas guatemaltecos que pueden rendir igual o mejor que cualquier deportista a nivel internacional. ¿Entonces qué pasa, por qué no vemos germinar muchos atletas de nivel mundial?

Una de las grandes razones es porque en las Federaciones y Asociaciones deportivas del país no existen proyectos a largo plazo y se pierden los ciclos de los deportistas debido a mala administración –y sin duda por la corrupción que han existido en la mayoría de ellas-.

Pocos países de la región tienen una cantidad porcentual de su presupuesto tan grande como lo tiene el deporte federado en Guatemala. La Constitución manda a destinar una asignación privativa no menor del TRES POR CIENTO del Presupuesto General de Ingresos Ordinario del Estado para el deporte, del cual un CINCUENTA POR CIENTO es destinado al deporte federado. Los entes rectores del sistema del deporte federado son la Confederación Deportiva Autónoma de Guatemala (CDAG) y el Comité Olímpico de Guatemala (COG).

Sin embargo, existen muchos poderes discrecionales para la inversión de los recursos dentro del sistema de deporte federado. Además, no existe una fiscalización eficiente de los recursos que ingresan a través de medios privados, como dejó claro las sanciones que ha impuesto la FIFA en la Federación Nacional de Fútbol.

En un país donde existen muchas carencias en los servicios públicos y oportunidades, el deporte está llamado a ser un mecanismo para la promoción de la salud, educación y de creación de oportunidades. Guatemala ha tenido la experiencia de algunos atletas que pese a las complicadas circunstancias que representa ser un deportista en el país, han logrado triunfos mucho más que sobresalientes.

Las federaciones y asociaciones deportivas están llamadas a ser el centro de reunión de los deportistas y los dirigentes con el objetivo de la promoción de la actividad deportiva especializada, cuya función legal es el gobierno control, fomento desarrollo, organización, supervisión, fiscalización y reglamentación de su respectivo deporte en todas sus ramas, en el territorio nacional. Con la obligación de generar planes de trabajo para cumplir con las funciones encomendadas.

Los proyectos deportivos requieren del esfuerzo de los dirigentes y de los deportistas de forma armonizada; que tanto unos como otros estén comprometidos con el objetivo. Es por ello que el ejemplo que nos ha dejado lo acontecido en el fútbol –que evidentemente tiene repercusión en los resultados de los equipos a nivel internacional, en lo deportivo- debe ser tomado por todo el deporte federado, pues debemos de aprender de los errores y con ello recapacitar para que se creen proyectos a mediano y largo plazo con los deportistas comprometidos para competir a nivel profesional.

¡Ah!, por cierto, los recursos constitucionalmente asignados son para fomentar el deporte, no para que los dirigentes los utilicen de forma discrecional para usos y enriquecimiento personales.

.
.