Home > Columnas > A la luz de la transparencia

A la luz de la transparencia

En más de algún departamento del país, la adjudicación de contratos docentes en el renglón 021 constituye fuente de problemas como por ejemplo la reacción de algunas autoridades locales que rechazan a aspirantes de otros municipios tengan acceso a obtener un contrato en una localidad que no es su lugar de origen, genera incertidumbre el proceso de reclutamiento y selección cuando no es público y entonces la transparencia se pone en duda. En Guatemala hay docentes formados a nivel de educación superior y se puede dar el lujo de seleccionar cuidadosamente a quienes demuestran dominio del quehacer docente haciendo uso de indicadores de calidad, especialmente los que se refieren a los aprendizajes que deben servir para toda la vida y particularmente las posibilidades de responder a las ofertas laborales.

Es de reconocer que en algunos lugares, hay actores que ofrecen acceso a contratos de trabajo a cambio de algún favor, situación que coloca a los aspirantes en un dilema, hacerlo significa un esfuerzo, el no hacerlo se piensa en una oportunidad perdida. Quienes ofrecen los contactos necesarios en muchos casos son conocidos por los docentes y por los intermediarios locales porque son del lugar o de la región. Cuando el ofrecimiento se cumple, los interesados satisfechos, pero cuando la oportunidad de contrato no se concreta surge el problema de cómo reclamar porque abunda el temor y el tema se vuelve delicado porque todos callan y no se puede presentar denuncia alguna debido a que hay desconocimiento de los pasos a seguir, son pocas las instituciones y organizaciones que orientan dónde y cómo se hace. Por ser un tema de interés individual muchos hechos se ocultan y solo pasan a ser parte del rumor cotidiano.

El Ministerio de Educación puede revisar la decisión y las normas que hay para la asignación de contratos en el renglón 021, identificando los puntos débiles del uso de las normas que orientan todo el proceso en el contexto de la transparencia, tomar en cuenta la competencia docente de los aspirantes y atender la demanda educativa según los estudios que hay para el efecto.  Con un proceso transparente se evita el tráfico de influencias, se asignan los contratos en comunidades donde realmente existe la necesidad  y valorar la satisfacción de los docentes porque hay un conjunto de indicadores que tienen que cumplir para conseguir un contrato temporal.

Es interesante saber ¿Qué instituciones aplican proceso transparente para evitar malas prácticas que alimentan la corrupción?  ¿Qué factores limitan la aplicación del proceso para transparentar la adjudicación de contratos 021 en algunos departamentos?, ¿Qué posibilidades hay para investigar prácticas de corrupción en la adjudicación de contratos docentes en el renglón 021?.  Es de reconocer que estamos viviendo momentos oportunos para orientar el quehacer administrativo por los caminos de la transparencia que permite fortalecer el funcionamiento de las instituciones públicas. En este contexto, para el Ministerio de Educación es recomendable que realice convocatoria para la asignación de contratos docentes en mención, efectuar anualmente estas convocatorias a través de alguna comisión específica que organice el proceso en todo el país y tomar en cuenta otras acciones para que la contratación cumpla con el objetivo señalado.

Por otra parte, sería interesante realizar investigaciones sobre las prácticas dudosas para la adjudicación de contrato y orientar a la población en general y específicamente a los interesados sobre el sano procedimiento de beneficio para todos.

TEXTO PARA COLUMNISTA
.
.