El Siglo

La de no acabar

Para los guatemaltecos es un calvario tramitar su pasaporte, resulta inverosímil que en pleno siglo XXI cuando la tecnología es parte esencial de este tipo de instituciones, en Guatemala tengamos serios problemas, no solo para mandar a fabricar los pasaportes con todas las medidas de seguridad necesarias, sino simplemente para entregarlos a aquellos que pagan para adquirirlos.

Para poder entrar a tramitar el pasaporte, los usuarios deben llegar a las 2 de la mañana para ser atendidos y pagar hasta Q500.00 para conseguir un número que les permita lograr los primeros puestos y salir con su documento temprano en la mañana, la Dirección General de Migración, dependencia del MINGOB no ha podido, durante muchos años, hacer eficiente el ingreso de las personas a las instalaciones de la Oficina de Emisión de Pasaportes para la tramitación de un nuevo documento o su renovación, ya que esta dependencia atiende un promedio de mil personas diarias que se exponen a todo tipo de vicisitudes desde la inclemencia del tiempo, pasando por la inseguridad y terminando con las estafas.

Las quejas de los usuarios incluyen la inexistencia de controles o el consentimiento de las autoridades a los tramitadores quienes venden los lugares para ingresar rápidamente a esa dependencia; según los usuarios, de nada sirve llegar temprano si de todos modos ya están otorgados los primeros puestos a los tramitadores, otros que llegan más tarde ya no alcanzan números, por lo tanto, no pueden ni renovar ni tramitar nuevos pasaportes, es necesario recalcar que gran cantidad de usuarios viajan del interior del país para poder realizar el trámite de este documento indispensable para viajar al exterior.

Déjenme hacerles cuentas de una pequeña porción de un negocio ilícito que se produce en las puertas de Migración a la vista y con el consentimiento de las autoridades. De acuerdo a las cifras que han denunciado los usuarios a los medios de comunicación, si ustedes hacen una simple operación matemática y multiplican 200 lugares preasignados para poder salir con su pasaporte en mano durante las primeras horas de la mañana cobrados a Q500.00 cada número, esto genera a esa mafia la cantidad de CIEN MIL quetzales solo durante las primeras horas de la mañana, al correr el día, el precio por la venta de un espacio en la puerta, disminuye hasta llegar a Q100.00, lo que generaría un aproximado de CINCUENTA MIL quetzales más, haciendo un total DIARIO de Q150,000.00 que semanalmente se convierte en 750,000.00 y representa 3 MILLONES mensuales y si este total lo multiplicamos por 12 meses del año, son 36 MILLONES de quetzales que van a parar a manos de este grupo de mafia.

Es por esta razón que es necesario investigar hacia donde va a parar esa cantidad de dinero, investigación que ya debería estar en curso por parte del MP y solicitarle a CICIG su apoyo para la investigación de esa mafia, además, la misma Dirección General de Migración debería hacer cambios de fondo en la forma de atención a los usuarios que acuden a la Oficinas Emisión de Pasaportes implementando un sistema moderno vía internet en el que, el interesado sea quien solicite el turno para ser atendido a través de una cita electrónica, sin la intervención de terceras personas. El país no puede ni debe seguir así,  con mafias que operan impunemente, afectando a la población honrada y trabajadora, hay que ordenarlo y hacer cumplir la ley.

.
.