Home > Columnas > La indiferencia de la ONU con Centroamérica

La indiferencia de la ONU con Centroamérica

///
Comments are Off

En las diarias conferencias de prensa en el edificio de la Organización de las Naciones Unidas en donde se encuentran la diversidad de pensamientos culturales, ideológicos y políticos, que es donde se debería hablar del concierto de naciones sin segmentar los temas, Centroamérica parece ser invisible.

África, Siria y Europa son los países que más afligen en las conferencias de prensa oficiales en Naciones Unidas, Latinoamérica y especialmente Centroamérica (países del CA-4) suelen ser invisibles en este espacio multilateral. Juzguen ustedes apreciados lectores ¿acaso un comunicado oficial por escrito basta para poder pronunciarse sobre las manifestaciones estudiantiles en Nicaragua? ¿Acaso un comunicado escrito logra que la imagen de las Naciones Unidas se vea mejorada en la sociedad civil?

Desde el punto de vista de este servidor es lamentable el silencio de los gobiernos Centroamericanos y de la Organización de las Naciones Unidas por los muertos y censuras a medios de comunicación en Nicaragua, el estado de anarquía socioeconómica en el que el Triángulo Norte está sumergida. Los jóvenes somos un grupo ignorado y callado muchas veces sólo por el hecho de ser jóvenes, más no es así, debería ser una cultura a la inversa.

El silencio de la Organización de Naciones Unidas reafirma mucho más el pensamiento ciudadano que este tipo de oficinas multilaterales sólo sirven para foros sin sentido, una desorientación educativa y una oportunidad para que las grandes potencias mundiales logren sus cometidos de conflicto armado. El ciudadano común cuestiona dónde está la Organización de Naciones Unidas promoviendo un verdadero desarrollo humano y defensa de derechos humanos.

En la Carta de Naciones Unidas artículo 1 literal 3 se habla que debe existir una cooperación internacional para la solución de problemas internacionales de toda índole, en el caso de Nicaragua (por ser un tema de coyuntura) Naciones Unidas debería estar ya dispuesto a ofrecer un equipo mediador en la problemática social que actualmente se vive.

Tampoco este artículo pretende desacreditar el interés que debe tenerse por la situación actual en África y Siria, pero también en Centroamérica vivimos un conflicto social que no quiere reconocerse a nivel internacional y que la omisión de las potencias sirve para agravar la situación, colaborar para que la anarquía logre su objetivo.

Más allá de que Naciones Unidas promueve el desarrollo agropecuario, educativo, derechos de la niñez, estabilidad financiera, atención a migrantes y refugiados, la organización debería de preocuparse en el diálogo y negociación internacional en este puente de conexión llamado Centroamérica.

.
.