Home > Columnas > Los cuentos de Chapinlandia: El Reino

Los cuentos de Chapinlandia: El Reino

///
Comments are Off

Había una vez un hermoso reino en américa central, bendecido por el creador con abundante flora y fauna, con muchos recursos naturales como agua, un poquito de petróleo, oro, plata, níquel, salida a los dos océanos, y una localización estratégica según el gran reino Yankee. El reino se llamaba Chapinlandia, fue bendecido de tal manera que tenía todo para ser un reino rico y próspero, máxime si lo comparamos con el reino Hebreo que solo desierto le dio el creador, sin embargo los habitantes de ese reino aprovecharon mejor lo poco que se les dio.

Chapinlandia fue creado después de independizarse por temas económicos del reino Españolete, si, se pelearon los gachupines hijos de españoletes nacidos en Chapinlandia con los españoletes. Como todo reino nuevo Chapinlandia también tiene su Rey que es electo democráticamente cada 4 años, su corte que es impuesta por el rey, sus nobles llamados los cabales, sus burgueses y su proletariado. Como es normal en los reinos siempre hay inconformes, conformistas y los que se aprovechan.

Lamentablemente en Chapinlandia a su pueblo no lo han educado porque los Reyes de turno no se esmeran en la educación ya que ellos y los nobles siempre han dicho que un pueblo ignorante es más fácil de gobernar que un pueblo inteligente, cosa que hasta cierto punto tienen razón, pero también es más fácil que los engañen los enemigos que quieren saquear Chapinlandia. Lamentablemente los reyes electos en su mayoría se han aprovechado de los recursos del reino para engordar sus bolsillos sin importarles el bienestar de los habitantes de tan glorioso reino, situación que llego al colmo con el Rey Tito y su Vice la Roxy, pero este es un cuento para otro día hoy nos centramos en el reino de Chapinlandia.

En el 2015 se destapo el gran hurto que hicieron los Reyes de turno Tito el cobarde y Roxy la avara, situación que logro que todos los habitantes del reino se unieran sin importar religión o credo, etnia, raza, especie o clase económica para hacer que los reyes renuncien y llevarlos con la gata justiciera para que los enjuicie y así sucedió, caos que le dio fama a la gata justiciera la Kitty Aldana y los títulos de juez, acusador y verdugo pasándose por el arco del triunfo el debido proceso en todos los juicios que su ente querella, a si mismo le dio fama al Fariseo Velázquez, y los títulos de Virrey, Omnipotente y casi deidad ante los habitantes de Chapinlandia.

Situación que dejo al reino en la cuerda vulnerable y en la cuerda floja, pero con la unión de los habitantes que se había logrado, todos pensamos que saldríamos adelante juntos, pero no fue así. Hay que recordar que el reino había pasado por una disputa sangrienta por la lucha de la corona, al mismísimo estilo de Camelot cuando fue atacada por Morgana para destronar al Rey Arturo. Esta lucha dejo al bando rojo como perdedores, y desde 1996 acumularon resentimiento y poder cooptando -cooptar no es una acción ilícita ni una mala palabra como lo hacen ver- puestos estratégicos para su vendetta.

El bando de los rojos que se alío internacionalmente con otros rojos mediante el pacto de Sao Paulo. durante 10 años habían tratado de obtener el poder del reino mediante la democracia, pero no lo consiguieron gracias al repudio del pueblo. Como dicen en rio revuelta ganancia de pescadores, así pues, el bando rojo vio la oportunidad de obtener el poder y dieron inicio con el plan Mackabro de su vendetta con la consigna en estas condiciones no queremos elecciones, hasta llegar al presente tratando de quitar al rey electo y poniendo un virrey de facto, pero encontraron resistencia y lo único que lograron fue dividir al reino.

En las siguientes columnas en los cuentos de Chapinlandia escribiré un poco de cada personaje oscuro que intenta tomar el poder sin importar de que forma para engordar su bolsillo. El siguiente cuento será la Nanny Comunista en honor a la distinguida dama Nety Marroquin.

.
.
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com