Home > Columnas > Que vergonzoso

Que vergonzoso

El coronel en activo Ariel Salvador De león y el Comisario de policía Lucindo Chávez Cifuentes, fueron capturados por el MP y la PNC, en un operativo que se llevo a cabo para desarticular una estructura criminal integrada por pandilleros de la mara salvatrucha, ambos acusados de abuso de autoridad, asociación ilícita y el primero de los mencionados también por lavado de dinero.

.

Este operativo contra la mara Salvatrucha contó con el apoyo de los Estados Unidos de Norteamérica y se sucedió simultáneamente en el Salvador, Honduras y Guatemala;  el objetivo era desarticular la estructura e identificar a los operadores de las redes de lavado de dinero producto de las extorsiones y como resultado se logra, en primer lugar, la captura del Coronel De León, quien de acuerdo a la información recabada, lavaba dinero proveniente de las extorsiones para esa estructura, y en el caso del Comisario Chávez Cifuentes de acuerdo con la información, su función era filtrar información a los pandilleros sobre operativos policiales y emisión de órdenes de captura.

Este nuevo hecho vergonzoso demuestra con mucha preocupación y absoluta certeza que algunos miembros del Ejército y la PNC tienen relación o mantienen nexos con estructuras del crimen organizado, y de manera concluyente se puede afirmar que las instituciones de seguridad si han sido infiltradas por estructuras criminales.

Es por eso por lo que el combate a la criminalidad organizada es tan difícil y tan complejo de poder realizar ya que, al interno de las propias instituciones, en muchos de los casos, sin percatarse las autoridades, se ponen tropiezos y se manipulan personas para que las investigaciones se desvíen hacia otros objetivos o que no avancen, de ahí la importancia de fortalecer las oficinas de inspectorías o de asuntos internos de estas instituciones y donde estas no existan, crearlas y fortalecerlas, incluidas las instituciones del sector justicia.

Todos estos actos en los que participan miembros de las instituciones de seguridad no solo desprestigian la institución propiamente dicha, sino, además, hacen que la población, no confié en ellas y las perciba de una manera equivocada, ya que por la mala actuación de una o varias personas en una institución no significa que todos se comporten de igual manera.

Para el futuro cercano, tanto las inspectorías como las oficinas de asuntos internos tienen que modificar su ámbito de actuación y mejorarlo, para eso es importante que se mantengan investigaciones constantes sobre su personal y sus relaciones, especialmente cuando se tenga alguna información que los pudiera relacionar con estructuras criminales, realizar investigaciones socioeconómicas periódicas para determinar si su patrimonio se ha incrementado o si gastan mas de lo que perciben en salario en sus instituciones, pasar pruebas de confiabilidad de manera habitual que, aunque la ley no lo exige, tiene que establecerse como mecanismos para que, aquellos que laboran para el área de seguridad y justicia en el país, tengan que pasarlos de manera obligatoria.

Todos estos procedimientos que señale anteriormente no significan que sean infalibles, pero de alguna manera mejoran los controles y supervisión del personal y sobre todo logran que las autoridades puedan trabajar con personal que no este relacionado o que tenga vínculos con la criminalidad organizada, ese debe ser el gran objetivo.

.
.