Home > Columnas > Un sí valioso, que invita revisar flatulencias cívicas

Un sí valioso, que invita revisar flatulencias cívicas

///
Comments are Off

La pobreza, el analfabetismo, información y educación ciudadana, debilidades que se ciernen sobre la práctica de una democracia plena

 Guatemala, un país civilizado que su historia le ha enseñado a respetar la convivencia de paz sometió al pueblo a un diferendo para iniciar un procedimiento Jurídico internacional.  Es así como Guatemala y Belice llegan a este momento de realizar una consulta popular para dejar en manos de la Corte internacional  que dirima en  definitiva este problema limítrofe entre ambos países.

Si desde 1999, que se planteó la solución de este problema fue necesario elaborar un plan estratégico que demandara la ejecución de  actividades bien concatenadas, que permitieran minimizar el abstencionismo marcado, en primer lugar se hubiera incluido en el currículo escolar, contenidos programáticos fundamentales del tema, dando importante  a la formación cívica,  y luego demandar que el Tribunal Supremo Electoral cumpliera con  la las funciones de las delegaciones departamentales y municipales en la misión de promover la educación cívica de la ciudadanía  y tener claro el porqué de su participación.

En esta consulta, la respuesta en un porcentaje altamente significativo fue el SI, El esfuerzo económico de la nación y la madurez y experiencia para hacer el montaje; excelente, pero, nos muestra algunas flatulencias que tenemos que superar para ser más significativa la decisión democrática basada en la participación ciudadana, entonces ¿qué pasó con la mayoría de los habitantes que no acudieron a las urnas a emitir el sufragio?

Debe considerarse la gran cantidad de analfabetas, que cada vez que se practica una actividad cívica y democrática de elección, estará siempre opacada y manipulada por las fuerzas del mal y los intereses de los poderosos; la situación económica al momento de tener que trasladarse a los centros de votación, para la población rural, sin obviar las limitaciones de información y educación cívica sobre la participación ciudadana que son fundamentales al momento de emitir su voto, para fortalecer el sistema, y hacer que la ciudadanía se pronuncie masivamente para decidir conscientemente la fortaleza de mantener la libre determinación de los pueblos mediante las prácticas democráticas transparentes.

Estas y otras flatulencias que deben ser superadas, es la pobreza y pobreza extrema, y no ser testarudos al querer ignorar que la gran masa poblacional de Guatemala es analfabeta sin esfuerzos agresivos para eliminar este estigma de ignorancia, que nos hace caer en la falta de conciencia y reflexión para validar con transparencia los eventos cívicos que se avecinan.

Informar en un período tan corto, la importancia de este evento y no fomentarlo en el tiempo transcurrido desde que se convino este tratado, concientizando al pueblo que este es el mejor camino para dirimir este problema, demuestra la falta de prever, es decir, planificar eventos que deben concretarse, fomentando  la educación ciudadana, información masiva por todos los medios de comunicación, participación de la iniciativa privada y toda la estructura de gobierno para socializar los beneficios en el tiempo preciso y demostrar la eficacia de sus funciones como Estado.

El éxito de la manifestación cívica de haber alcanzado un sí, en ese porcentaje, deja además dos aportes importantes: Haber socializado la cronología de los tratados entre ambos países, haber logrado que la ciudadanía conociera a profundidad la historia real de lo que nos pertenece; y  por otro lado, demostrar al mundo que se ha cumplido con el compromiso pactado, dejando al margen las agresiones bélicas y haciendo valer las diferencias que se pueden dirimir mediante el diálogo y la buena voluntad de las parte para fortalecer la convivencia pacífica de los pueblos.

.
.
WP Facebook Auto Publish Powered By : XYZScripts.com