Home > Columnas > Basura: Guatemala y Japón

Basura: Guatemala y Japón

///
Comments are Off

El problema de la basura en Guatemala es grave.  Vemos las orillas de las calles, carreteras, puentes, caminos comunales, orillas de los ríos, lagos y playas contaminadas con todo tipo de desperdicios.   A veces, en lugares hermosos nos vemos invadidos por olores nauseabundos debido a la cantidad de heces fecales y materiales orgánicos que llevan los ríos.  También vemos en los parajes más bellos de nuestro país todo tipo de desechos sólidos esperar su lenta descomposición.

Alguna iniciativa ha surgido para prohibir el plástico de un solo uso.  Es un error.  Trasladamos nuestra responsabilidad a un producto que nos es útil.  La basura no llega a estos sitios solita.  Alguien la tiró, una persona con nombre y apellido.  Esa persona usó el producto que estaba protegido inocuamente por su empaque.  Y luego tiró el empaque en cualquier sitio menos en un basurero.  No podemos echarle la culpa al empaque.  Es la persona la que tira la basura donde le da la gana la responsable.

Me pregunto si esto es cultura o una cuestión de educación.  En Japón, por ejemplo, no hay basura en la calle.  No hay basureros en las calles tampoco.  Los japoneses guardan la basura que generan durante el día y la llevan consigo para tirarla en sus casas al final de la jornada o bien en las oficinas donde trabajan.  En este caso es una cuestión cultural y de educación que han aprendido en el hogar.  Para un japonés, tirar la basura en la calle es vergonzoso.  Tampoco hay “graffitis” en el metro ni en paredes.  Ni pensar en ver a una persona orinando en la calle.

En Guatemala, vemos gente tirar basura por la ventana de los vehículos desde camionetas por la carretera hasta lujosos vehículos en la ciudad.  Uno llega a cualquier lado y lo que ves es basura por todos lados.  En las principales ciudades del país, las municipalidades tienen que tener una enorme cantidad de personal para ir recogiendo lo que otros tiran.  Nos hemos acostumbrado a ensuciar porque hay quien limpie.  Es una mala costumbre porque hay lugares donde no hay gente que recoja la basura.  La excusa de que no hay suficientes basureros en el país no es válida pues el ejemplo de Japón nos demuestra que si eres limpio y responsable puedes guardar tu basura hasta llegar a tu casa o encontrar un lugar apropiado para ello.

Vemos gente orinar y escupir en la calle.  Ya sé que hay quienes dicen que no hay baños en la calle.  Siempre se justifica la irresponsabilidad.  Como si no pudieran aguantarse como las mujeres.  No vemos mujeres orinando en la calle, pero si hombres.  Y es que ¿no hay forma en que aprendamos que podemos ir a un restaurante, comprar un café o algo del lugar y pasar al baño?

Si bien el tema de la basura tiene algo de cultural en algunos países como Japón, en Guatemala también se necesita certeza ante la ley de que si tiras la basura fuera de su lugar serás amonestado.  Lo vemos en el IRTRA donde los mismos guatemaltecos que fuera de las instalaciones tiran la basura por doquier, adentro se comportan responsablemente.   El IRTRA está limpio porque existe una cultura de limpieza.  Si un visitante tira basura en el piso, siempre hay alguien del personal que lo ve y con educación se le acerca a decirle que la recoja.  En ese momento el guatemalteco siente vergüenza y más aún si es delante de muchas personas.  ¿Por qué tenemos que esperar a que alguien no amoneste?

Está bien que grupos en lo privado hagan campañas con lo que consideran que es mejor para el medio ambiente, pero se equivocan si pidiendo prohibiciones de ciertos productos van a lograr su objetivo.  Hay algo más, es cuestión de hacer responsable individualmente a cada uno.  Yo soy responsable de mi basura.  Tú, ¿eres responsable de la tuya?

.
.