Home > Columnas > Jueces disidentes en la Corte de Constitucionalidad

Jueces disidentes en la Corte de Constitucionalidad

///
Comments are Off

Resulta valioso el auto emitido por la Corte de Constitucionalidad de fecha 8 de marzo de 2018 dentro del “caso gobernadores” (como la misma Corte le denomina) para comentar brevemente la mecánica o cultura de los votos razonados dentro de la misma Corte.

.

En este caso, la Corte de Constitucionalidad emitió una sentencia “estructural” en donde ordenó al Presidente de la República repetir el nombramiento de todos los Gobernadores Departamentales que habían sido nombrados sin haber observado el procedimiento contemplado en la Ley del Organismo Ejecutivo. El referido auto tiene como propósito, en resumidas cuentas, determinar si el Presidente cumplió o no con lo ordenado por la Corte en su oportunidad. La conclusión de los magistrados fue que el Presidente cumplió, pero a medias. La Magistrada Dina Ochoa emitió un voto razonado disidente donde explica que el Presidente sí cumplió y, que en todo caso, el supuesto incumplimiento no es atribuible a él.

La lectura de su voto me llevó a preguntarme: ¿Será que los magistrados ven, antes de firmar la resolución que contiene la opinión de la mayoría, el proyecto de lo que se pretende emitir como un voto razonado? ¿O será que sí lo conocen con tiempo, pero solo no les importa?

Así como el disidente explica por qué la mayoría erró, la decisión de la mayoría debería de dar respuesta a los argumentos de los jueces disidentes, explicando por qué no es aplicable la tesis que ellos están defendiendo. Que la mayoría no dé respuesta a la opinión del juez disidente puede tener dos explicaciones: i) que a los magistrados no se les circula el proyecto del voto razonado antes de que estos firmen la resolución, o ii) que son soberbios y no toman en cuenta la opinión del disidente.

Los votos razonados deben tomarse en cuenta a lo interno de un tribunal. En la Corte Suprema de Estados Unidos históricamente se les ha dado gran valor a los votos razonados. Estos muchas veces han trazado el camino del análisis de la opinión de la mayoría, a veces han cambiado la opinión de la mayoría, y cuando menos, han hecho que otros magistrados se sumen al voto razonado. Los magistrados tienen que oírse y, sobre todo, debatir entre ellos. Solo así mejorará la calidad de la jurisprudencia.

.
.