El Siglo

Desregular sí, más impuestos no

Acaba de estar en Guatemala Esther Pérez Ruiz, jefa de la misión del FMI (Fondo Monetario Internacional) quien urgió al país a tener un mayor crecimiento económico, aunque a la vez habló de una Reforma Fiscal Integral.

Me quedo con la primer parte de sus comentarios (Prensa Libre, 20 de marzo de 2018, “FMI recomienda más inversión en desarrollo social y reforma fiscal”): Hay un rezago histórico en Guatemala, y cuando comparamos con otros países similares en renta per cápita hace cuatro décadas, la mayoría de ellos ha progresado, por lo que la perspectiva de mediano plazo es mejorar los niveles de vida, prosperidad y aumentar las condiciones de crecimiento”.  “Guatemala se ha quedado estancada en el crecimiento económico en 3.5%, y el “verdadero reto es elevar su crecimiento más allá de esa cuota”.”

Es verdad que urge un mayor crecimiento económico para que mejore el nivel de vida de todos los guatemaltecos empezando por los más pobres.  Coincido con ella en que tomará siete décadas sacar al 60% de la población de la pobreza si seguimos con el crecimiento actual que se convierte en un Ingreso per cápita en términos reales del 1% anual.  Por eso he dicho que es una tasa de crecimiento mediocre para un país pobre.  La clave, y coincido nuevamente con ella, está en “eliminar las trabas al crecimiento económico y Guatemala tendrá mayores posibilidades de éxito aumentando las tasas de inversión en proporción al PIB”.  Ella sugiere además mejorar las condiciones del clima de negocios.  Mencionó específicamente el problema de descoordinación de las entidades que tienen que ver con el otorgamiento de las licencias de construcción y simplificar los procesos aduaneros para maximizar las ganancias de comercio derivadas de la Unión Aduanera con Honduras.

Pienso que si se logra esto y desregular todas las entidades que hoy en día atrasan el otorgamiento de licencias y permisos para cualquier actividad, el país comenzará a crecer rápidamente.  Preocupa en particular las resoluciones de la CC (Corte de Constitucionalidad) en cuanto a minería como es el caso de la Minera San Rafael.

En el tema fiscal, no puedo estar de acuerdo con ella ya que propone una Reforma Integral con mayor redistribución de ingresos.  Coincido en un comentario sobre que los ingresos adicionales que se tengan (si hay más crecimiento económico obviamente el gobierno recaudará más impuestos por esta vía) no vayan a más burocracia.  Lo que no concuerdo es que se controlen más los despachos aduaneros.  Mi propuesta ha sido eliminar unilateralmente los aranceles con lo que desaparecerán las aduanas como recaudadora de impuestos.  El IVA lo pagarían las empresas mensualmente.

Tampoco estoy de acuerdo con la insistencia en crear una ley de Competencia con todo y su burocrática institución.  Esto generará más corrupción y no es necesaria porque para que exista competencia basta con tener libertad de entrada de todos los productos y servicios que se consumen en el país.  Esa competencia de fuera, que puede ser real o potencial es el mayor disuasivo para que se establezcan precios de monopolio.  El consumidor saldrá ganando y consumidores somos todos.

Finalmente, una Reforma Fiscal si va en el sentido de eliminar impuestos como el ISR (Impuestos Sobre la Renta) que debería llamarse “Impuesto al rendimiento del capital” entonces si la apoyaría, pero más bien va a reforzar estos impuestos y posiblemente aumentarlos.   Esa visión que la parte social debe quedar en manos del Gobierno ha sido la más dañina para los pobres en todo el mundo.  Los pobres mejoran cuando tienen más oportunidades que ocurre cuando hay más inversión y crecimiento económico, no cuando hay más gobierno.

.
.