Home > Actualidad > María Mayita Meléndez, la Alcaldesa que no se quedó de brazos cruzados

María Mayita Meléndez, la Alcaldesa que no se quedó de brazos cruzados

///
Comments are Off

Ponce, P.R. (martes, 20 de marzo de 2018) Al cumplirse seis meses del Huracán María, resalta la labor heroica de los funcionarios que enfrentaron con valor la destrucción feroz e inclemente convirtiendo la crisis en una oportunidad de transformación e innovación. Así fue el caso de la Alcaldesa de Ponce, María Eloísa Meléndez Altieri, conocida como Mayita, una mujer de acción y resultados. Una líder municipal que no se quedó sentada para ver como el fenómeno destruía su ciudad. El huracán María nunca pensó que otra María saldría a las calles a dar la cara por sus comunidades de inmediato.

Desde el día en que se anunció la posibilidad de que la Isla fuera azotada por un Huracán categoría cinco, estuvo activa en el plan de contingencia. Fue personalmente a desalojar a los más de 20 mil residentes de comunidades vulnerables. Lideró la colaboración del Municipio con las agencias estatales para habilitar refugios y designó personal municipal para brindar cuidados a todos los refugiados durante esas primeras horas de la emergencia.

Desde el mismo día de la emergencia, aun bajo los efectos de las lluvias y los vientos, Mayita salió a la calle a riesgo de su propia vida, para dirigir los trabajos de apertura de carreteras. Dándole prioridad a los caminos que daban acceso a hospitales y refugios.

Su voz resonó fuerte en todo el país y en el extranjero a pesar de las grandes dificultades que se enfrentaron con el restablecimiento de las comunicaciones en la Isla. Mayita, a pesar de estar a dos horas de distancia de los medios nacionales y de no contar con acceso a las nuevas tecnologías por los daños que sufrieron los sistemas de comunicación, fue reconocida como la Alcaldesa más vocal durante el proceso de respuesta.

La Leona Mayor, como cariñosamente le llaman, sucumbía al llanto en las noches tras palpar la gran necesidad de su gente y ver los estragos millonarios que provocó el paso del Huracán en su ciudad. Sin embargo, tras lograr conciliar el sueño por un par de horas cada noche vencida por el cansancio que resultaba de más de 21 horas de trabajo continuo, recuperaba las fuerzas para continuar comandando los trabajos de auxilio, no solo para los ciudadanos de Ponce, sino para apoyar a los alcaldes de los municipios circundantes.

Su liderazgo fue tal que logró despertar en muchos, incluyendo a sus hijas y a su nieta el espíritu de solidaridad que siempre ha distinguido al puertorriqueño. Hasta el punto de que sus hijas se involucraron activamente en las labores de respuesta. Su hija lideró el establecimiento de un centro de acopio y de distribución con artículos que comenzaron a recibir del extranjero. Asimismo, organizaron misiones diarias para llevar alimentos a los residentes de comunidades rurales.

 

Organizaciones civiles, médicos locales y del extranjero, artistas, deportistas, alcaldes y congresistas de Estados Unidos y empresarios se acercaban a la Leona para ofrecerle su apoyo. Asimismo, por la integridad que mostró en sus ejecutorias y su firmeza al recabar apoyo, logró acceso directo a los jefes de agencias federales para que asignaran recursos a los fines de agilizar la recuperación de la Ciudad. Y, fue el único Municipio en establecer una estación medica federal (FMS por sus siglas en ingles) en donde se atendían gratuitamente personas con problemas de movilidad y condiciones médicas severas.

Tras años de estar inoperante, la Alcaldesa, logró transformar la crisis humanitaria en la oportunidad para demostrar la capacidad del Puerto de Ponce. Luego de lograr la autorización para su apertura, inmediatamente se comenzaron a recibir barcos militares con suministros de alimentos, agua y materiales en el Puerto de Ponce. Mayita forzó la conversión la Isla en una multi-puertos afectando positivamente y de forma histórica el desarrollo económico de la zona sur.

Su impresionante capacidad para manejar varios temas al mismo tiempo, la disciplina y humanismo desarrollados durante sus 40 años de carrera como dentista, la valieron para posicionar su liderazgo durante la crisis. Simultáneamente y de forma magistral, Mayita logró reactivar el desarrollo económico de la ciudad en tiempo récord, mientras lideraba las misiones de ayuda humanitaria y reclamaba a viva voz los derechos de sus ciudadanos ante diversos foros.

La labor heroica de los 78 alcaldes de Puerto Rico les ha valido el reconocimiento fuera de la Isla, en enero la alcaldesa recibió un tributo en nombre de todos los alcaldes y alcaldesas. La alcaldesa Meléndez ha desarrollado la campaña “We Are Americans Too”, un llamado al trato de equidad que merecen los ciudadanos americanos de Puerto Rico. En su búsqueda de igualdad, se ha mantenido teniendo una agenda intensa en la capital federal de Washington donde ha hablado frecuentemente con la prensa americana e internacional y participado en varios foros compartiendo escenario con diferentes congresistas americanos, a parte de las reuniones que sostiene con las agencias federales.

A inicio de mes, Mayita Meléndez fue destacada como una de las mujeres líderes que están guiando el camino en las Américas.

Hoy su ciudad está recuperándose, el comercio local se impulsa, pero ella sigue llevando la experiencia de su pueblo en cada foro que se presenta y sigue luchando por lograr la ayuda que su ciudad necesita para alcanzar el desarrollo sostenible. Al mismo tiempo que trabaja en el Congreso de Autosuficiencia Ponceña como parte de los preparativos que ya elaboran para enfrentar con la misma entereza la nueva temporada de huracanes que inicia en tres meses.

.
.