Home > Columnas > Las demandas de los pueblos a la educación

Las demandas de los pueblos a la educación

Es de apreciar la actitud y pensamiento de actores en el interior del país que empiezan a reconocer  con seriedad y convencimiento la importancia de la educación para la democracia, la justicia, la interculturalidad, la eliminación del empobrecimiento, el desarrollo de las personas, de los pueblos y de nuestro país.  Por esta importancia identificada empiezan a presentar demandas que tienen capital relevancia para el mejoramiento de las condiciones de vida para las generaciones futuras. Por la profundidad de las demandas, es necesario que todos los actores vinculados a educación deben hacer el esfuerzo de revisar lo que se tiene y hacer las transformaciones cuyo contenido debe responder a tales demandas.

Las comunidades locales solicitan que los componentes de su cultura y los medios de vida con que cuentan sean tomados en cuenta en la educación y así propiciar el aprecio y uso de lo que tienen para fomentar el uso de los conocimientos y de la producción variada con que se cuenta según cada región del país. Por el momento, las familias producen para su sobrevivencia y con cierto apoyo deberían producir más y los excedentes deben contar con el apoyo de las instancias especializadas del Estado para la comercialización. Quedan todavía estructuras organizacionales que bien pueden integrar y conducir  intereses de las comunidades por el bienestar común en el marco de las normas y sin desestimar otras formas de organización nacional y regional que sirvan para atender las necesidades locales.  En el caso guatemalteco, será de redoblar esfuerzos por aplicar los niveles de concreción curricular, especialmente el nivel de concreción curricular local donde deben de ser estudiados, comparado y usar lo que tiene la comunidad local.

Personas del interior del país preguntan ¿Por qué no estamos nosotros donde se decide por el bienestar y participación de los pueblos? Esta es una pregunta que exige una respuesta en el ámbito político y en el económico porque en algún momento es ausencia de representatividad en las estructuras donde suceden las decisiones por la vida y el futuro de los pueblos o en otros casos sin participación en donde se planifica el contenido de la transformación que merece la disminución del empobrecimiento de buen porcentaje de la población.  Es de reconocer que también hay actores que prefieren mantener marginado a buena parte de la población de los espacios de decisión política para mantener el poder para el bienestar de pocos.

Alta preocupación tienen las comunidades por la formación técnica de la juventud para que tenga la oportunidad de acceder a las oportunidades laborales que en la actualidad se encuentran tanto dentro y fuera del país.  Será de revisar qué nuevas fuentes de trabajo hay y sobre esa base qué perfil escolar se necesita.  Esto indica que la educación debe tener una dinámica de cambio que debe ir de la mano con el desarrollo económico. En este sentido, vale la pena dedicarle tiempo para identificar qué conocimientos deben ser estudiados y aplicados para acompañar los cambios económicos y políticos de nuestro país.

Por favor cumplan pues.  Esta es otra expresión que siempre está presente en las reflexiones que se dan en las reuniones con grupos y actores que demandan respuestas a sus necesidades educativas básicas.  En este caso, lo que pasa es que muchos líderes políticos del país ofrecen de todo, pero que solamente son ofrecimientos y promesas.  Nada llega a las comunidades y después de muchos años de engaño, estos ofrecimientos incumplidos se vuelven fuentes de conflicto.

.
.