Home > Columnas > Urge remover al PDH

Urge remover al PDH

///
Comments are Off
RAUL FALLA

La Procuraduría de los Derechos Humanos, es una entidad pública que tiene como misión principal garantizar a todos los habitantes el pleno ejercicio de los Derechos Humanos, reconocidos en la Constitución Política de la República y la ley.

Como institución gubernamental, está a cargo de un Procurador, quien debe ser abogado y notario, con especialización en Derechos Humanos, de reconocida honorabilidad, objetivo e imparcial, que garantice el respeto absoluto a los derechos de los más vulnerables y desprotegidos. Es elegido por el Congreso de la República para un periodo de cinco años, pudiendo ser removido por este mismo órgano en cualquier tiempo, con causa determinada.

En la actualidad, el cargo lo ocupa Jordán Rodas Andrade, un político fracasado que se postuló como candidato en la recién pasada contienda municipal por su natal Xela, por el partido que dirige la diputada Nineth Montenegro de Polanco, quien dicho sea de paso no alcanzó tan siquiera el punto uno por ciento de los votos válidos. Es, además, uno de los sindicados del robo de trescientos mil quetzales de las arcas del Colegio de Abogados y Notarios, cuando fungió como vicepresidente del citado colegio profesional.

Su corta administración, ha evidenciado su incapacidad absoluta en la protección de los derechos humanos, pues al día de hoy no existe una sola gestión constitucional o humanitaria que tienda a verificar el estado de salud de nuestros héroes de guerra, injustamente encarcelados por haber defendido con la ley en la mano al país, del cobarde ataque que mercenarios terroristas llevaron a cabo con el objeto de instaurar un régimen marxista de miseria. Tampoco ha promovido una sola acción de amparo para garantizar el debido proceso y derecho de defensa de los más de veinte mil presos sin condena, hacinados en las cárceles del país, o para garantizar el derecho a la vida de los no nacidos, a quienes se pretende asesinar mediante la aprobación de la ley del aborto que proclama un grupo de diputados izquierdosos.

Lo que no olvidó el ombudsman, es presentar decenas de amparos, por ejemplo, para evitar la expulsión del non grato del país, debido a las garrafales violaciones a los derechos humanos en contra de miles de guatemaltecos ilegalmente detenidos por un crimen que no cometieron. Tampoco olvidó liderar una turba de mariguanos piojosos, que en el mes de septiembre recién pasado impidieron la celebración de los actos patrios, pretendiendo además romper el orden constitucional para deponer al presidente y diputados legítimamente electos por la mayoría de los guatemaltecos.

Hasta llegar al punto de irreverencia a la fe y devoción religiosa de miles de guatemaltecos, a quienes ofendió directamente con su participación y apoyo a un acto pagano, donde pretendió ridiculizar a una de las mayores expresiones de la fe católica mundial, como es, la madre de Jesucristo.

Debido a ello, las reacciones de la comunidad cristiana no se hicieron esperar, y de inmediato se emitieron sendos comunicados rechazando este atropello en contra de la fe cristiana; de la misma forma, se inició una campaña para recolectar firmas y exigir la inmediata remoción del ranflero que ocupa la PDH, así como su encausamiento penal por haber participado directamente en un acto que profanó la fe cristiana.

Por ello, se hace necesario que todos los guatemaltecos sin importar el credo religioso que profesen, acudan el día de mañana al Congreso de la República para exigir a los diputados, la inmediata remoción del Procurador de los Derechos Humanos, por faltar a las obligaciones constitucionales y legales inherentes a su cargo, así como por haber mancillado una tradición religiosa; y procedan a designar a un profesional ético, altamente capacitado y verdaderamente comprometido con la promoción y defensa del orden constitucional en beneficio de los guatemaltecos. Pues, en caso contrario, es decir que los diputados consideren darle una segunda oportunidad a este cafre o simplemente reprenderlo por sus graves actuaciones, deberán saber que más temprano que tarde serán perseguidos sin misericordia alguna por este oscuro personaje y sus pares que conforman el pacto de terroristas.

.
.